Suzuki Swift BoosterJet, un carácter propio con unas ideas brillantes

Los Swift siempre han sido bien queridos por el público. Propietarios y mirones, todos los ven con admiración y gusto, pues han sabido formar su propia personalidad sin pretender establecer un nicho o, peor, colgarse de la fama de un ancestro como, por ejemplo, hace Mini al apropiarse de la imagen del original, que era otra idea y esa sí muy original.

Suzuki, por el contrario, estableció su bandera en un segmento muy competido, ofrece tres alternativas de motorización (sin contar la versión deportiva) y muestra sus credenciales abiertamente.

Ya desde que probamos un Swift la primera vez, dijimos que, además de su individualidad, tienen carácter y vigor. Y señalamos, entonces, que un Swift es lo que un Mini quisiera llegar a ser cuando sea grande.

Ahora bien, ¿cómo ha cambiado el nuevo Swift? A golpe de vista, la configuración es la misma, las dimensiones también e incluso alguno de los motores sigue siendo nuestro viejo conocido. Pero, definitivamente no, en la receta que nos llega con Booster Jet.

Suzuki-Swift-2018-800-5f

Un motor de baja cilindrada, turbo-asistido y múltiples sistemas de ayuda de manejo lo convierten en un auto muy completo. Y el empuje del pequeño motor desmiente su desplazamiento, pues casi sin demora (ya hablaremos de otra demora, también) nos hace casi despegar en cualquier calle.

Al manejarlo, de inmediato delata su breve distancia entre ejes (2.45m) que le permite hacer virajes increíblemente ágiles y en espacios muy cerrados, pero a cambio provoca una marcha bastante rígida y saltona. En el interior encontramos un diseño único, gracias al parabrisas casi vertical (de cuya aerodinámica se encarga hacerlo en forma de cuña visto desde arriba) que no debe confundirse con la cabina adelantada (cab forward) de los 90. Aquella alejaba la base del cristal y extendía mucho el tablero, lo que daba una sensación extraña. Uno podía casi rozar las viseras con las cejas, pero no alcanzar la base del parabrisas con el brazo extendido.

En el Swift es al revés.

Con el parabrisas muy parado, la sensación de amplitud es inmediata, sobre todo arriba, a nivel del toldo. Da un confort inesperado y te hace pensar que se trata de un auto mucho más grande. Muy grato y no sacrifica el Cd (coeficiente de aerodinámica), que lo resuelve con otro método.

Suzuki-Swift-2018-800-47.jpg

El tablero nos dejó impresiones mixtas, lleno de detalles de franjas rojas, algunas incluso lumínicas, para diferenciarlo de modelos más modestos. Agujas análogas para todo en vez de testigos lumínicos idiotas (porque te avisan solo cuando algo ya pasó, mientras las agujas te permiten venir monitoreando el funcionamiento).

Entre el velocímetro y el tacómetro (precisos y claros, aunque orientados hacia el centro lo que nos desconcertó un poco, si bien es un comentario meramente estético ) viene una pantalla de funciones que, entre otras cosas, marca el consumo en números que los mexicanos sí entendemos, o sea “kilómetros por litro” y no en “litros x 100 km” que aunque es lo oficial, acá no usamos.

Suzuki-Swift-2018-800-44.jpg

Este instrumento marcaba en ciudad un consistente 14.9 km/l que en carretera subía a 17 si no le pisábamos demasiado fuerte. Que claro que le pisamos, demasiado y fuerte, pues sabemos que este motor será su carta fuerte con compradores jóvenes que aun valoran “que jale duro” como un ingrediente indispensable.

Y el Booster Jet de Suzuki jala sabrosísimo, tanto, que hasta espanta y te hace entrar en razón rápidamente porque, después de todo, es un vehículo compacto de alto desempeño, pero no de carreras.

Lo que sí de plano no nos gustó fue la pantalla multifunciones, carente de toda humanidad. Es lo contrario de intuitiva y para prender o ajustar cada campo hay que hacer circo, maroma y teatro. De hecho, durante tooooda la primera semana que lo tuvimos a prueba, nunca pudimos apagar el maldito radio que sonaba en una estación ranchera. A lo sumo, logramos bajarle el volumen, pero al iniciar un nuevo día, con cada arranque matutino, ya estaba el mariachi a todo volumen de nuevo rompiéndonos los tímpanos y varios brazos manoteando a ver cómo carambas apagarlo. Claro que el instructivo dice cómo, pero ¿cuándo se ha visto a un macho mexicano revisando un instructivo?

Suzuki-Swift-2018-800-27.jpg

Entendemos que las nuevas generaciones quieren todo digital, pero no tanto que para prender el radio tengas que hacer cuatro operaciones.

Igualmente, tampoco nos convenció la pieza de plástico que adorna el túnel de la transmisión, ya que cada vez que quitas o pones el freno de mano, te araña como si trajeras un gato feroz a bordo.

Tres de nosotros tenemos las cicatrices en el dorso de la mano para demostrarlo.

A cambio, sacarlo a camino abierto, en particular nuestro camino favorito, ese tramo verdaderamente alpino, lleno de ascensos, descensos y curvas peraltadas como si fuera una feria, resultaron un deleite en el Booster Jet que, a sus anchas, aceleraba entre los 30 y 100 en 4 segundos. Y de esos 4 el 4° es el más divertido, porque el turbo empieza a empujar gradualmente pero ya para el 4 empuja como gorila, así que uno tiene que ir endureciendo el cuello conforme gana fuerza, porque si no, te deja la cabeza colgando hacia atrás.
Nahh, claro que exageramos, ¡pero es que así se siente! Un empujón brutal que viene de menos a más en fracciones de segundo.

Suzuki-Swift-2018-800-05.jpg

Hablando de demoras, pues ya casi todos los autos tienen un botón de arranque.

Un botón en el tablero, idéntico al que estrenaron los coches en los años 30 y que era el “control remoto” para activar el motor eléctrico del encendido. La marcha ya era automática y no había que bajarse a “darle cran” con una manivela frente a la parrilla.

Al paso de los años, el sistema cambió a girar la llave, pero ahora está de regreso y no hay coche que se precie de moderno que no tenga su botonzote, ahora electrónico.

Te subes con la llave en el bolsillo, pisas el pedal de freno, y lo oprimes.

Y te quedas mirando.

Y mirando.

Y mirando.

Solo hasta que pasan los más largos tres segundos de la historia, el sistema comienza su numerito (prendiendo lucecita por lucecita) y finalmente da la orden y el motor arranca.

Tal vez tiene demasiadas cosas que verificar antes de encender, pero es irritante.

En cuanto a espacio y confort, nada extraño que relatar, es confortable y espacioso para cuatro ocupantes que, sin duda, viajan más cómodos que en el modelo anterior. Y que en casi toda su competencia.

Nos gustó su capacidad de detención de arranque en rampas, que funciona bien y se escucha al operar e incluso se nota que queda “al pendiente” durante algunos segundos más por si se ofrece.

Así que tenemos un auto veloz, cómodo y seguro (tiene todos los implementos que se esperan, incluyendo una sólida jaula de seguridad) al que, con un poquito de atención, quedaría perfecto para uso tanto citadino como en camino abierto.

Está lindo su diseño, pero eso es cuestión de gustos y ya ni nos atrevemos a juzgar o no su atractivo porque los que lo miran dicen cosas diferentes. A nuestro juicio nos parece que es el auto de dimensiones breves MEJOR logrado de todo el mercado, ya que en ningún momento da sensación (desde el interior ni del exterior) de estrechez. Incluso lo contrario, gracias al ángulo del parabrisas que también contribuye a un ingreso/egreso a las plazas delanteras muy cómodo para personas de alta estatura, que no tienen que agachar  la cabeza al entrar o salir.

La calidad del ensamble se siente correcta y la carrocería hace uso de todos los trucos de diseño para lucir como un auto mucho más grande y  lujoso de lo que uno esperaría. Los fornidos “hombros” bajo el borde inferior de las ventanillas lo hacen verse grande y fuerte, el cofre achatado lo hace verse atrevido, y las grandes calaveras y las excelentes luces, todo contribuye a un recorrido muy satisfactorio.

Suzuki-Swift-2018-800-29.jpg

Esta versión no es barata (ya ningún auto lo es) pero el Booster Jet solo te cobra por lo que te ofrece. Que es mucho, ciertamente. Pero lo mejor es que recibirás justa y exactamente lo que esperabas. Un coche honesto, bien hecho  y divertido.

 

Gabriel Novaro

Anuncios

Suzuki Swift Boosterjet 2018: Nos movió el piso

Hace apenas unas horas que nos bajamos del renovado producto de Suzuki y todavía estamos procesando todo, porque nos puso a pensar (cosa difícil) y a realmente comprender que la lucha en el segmento está poniéndose cada día más difícil para el que no sabe, pero nosotros les daremos las herramientas necesarias para que ustedes puedan tomar la mejor decisión.

Como indica el título, nos movió las bases. En parte, porque para el lanzamiento Suzuki de México decidió tirar la casa por la ventana y organizó una excursión de fin de semana nada más y nada menos que desde Los Ángeles a Ensenada a bordo de un crucero.

Tal cual lo adelantó Herr Editor en días pasados, el Carnival Inspiration es una fortaleza flotante que alberga 2651 pasajeros y 920 tripulantes y con dimensiones similares a las de un edificio.

En esta experiencia poco usual por parte de las armadoras, se logró convivir no solo con personas de la fábrica y corporativo, sino también con las otras “patas de la mesa” que conforman este gran show y que son nada más y nada menos que los distribuidores y los clientes y, entre ellos, los más pasionales como los del Club Swift de México.

Tres cuartos Der  Nuevo Swift.jpg

Sin duda, una alternativa a los típicos lanzamientos que, más allá de agasajarnos de una manera que no merecemos (pero ni modo de negarnos), nos permite conocer las otras caras de la moneda. Sí, ya sabemos que solo tiene dos, (no la hagan de jamón).

Al hablar con los clientes sabes de primera mano cuáles son sus opiniones sobre el producto, qué les gusta y qué no les parece, qué hubiera sido bueno que tuviera y por qué le siguen poniendo eso.

También sus experiencias y hasta “via crucis” en el caso de las idas a servicio, garantías, en fin, el servicio de post venta, que es lo que más preocupa en muchos casos.

Por último, pero no menos importante, son los distribuidores que tienen la última palabra porque realmente son ellos los que saben cuánto se desplazan los modelos dentro del inventario, cuáles son las preguntas más frecuentes en los pisos de venta y también dónde se puede mejorar (calidad o servicio) para que los clientes se fidelicen con la marca.

Nuestro Director de Pruebas regresó muy satisfecho con los intercambios que pudo hacer durante este fin de semana, ya que no hay guiones en estas charlas “off the record” y también con la sinceridad de clientes elegidos mediante dinámicas o hasta los propios distribuidores, que pocas veces tienen la oportunidad de ser oídos en sus reclamos.

Trasero Nuevo Swift.jpg

Vaivenes del océano y alguna que otra bebida espirituosa lograron obtener palabras sinceras y un gran ambiente de camaradería entre todos, incluso también con colegas de medios que, por distintas circunstancias, no siempre se coincide en los eventos o que nuestro charrúa no había tenido el gusto de conocer.

Entrando ya en lo que nos atañe, había mucha expectativa sobre las cosas nuevas que traería esta tercera generación del Swift que nos acompañará al menos hasta 2023 (siguiendo la lógica que la primera se presentó en 2004 y la segunda en 2010).

Este modelo representa el mayor volumen de venta de la marca, es lo que cuadra en la trillada frase (pero muy elocuente, dado el contexto) “buque insignia”.

El Swift fue el diferenciador en 2004, ya que para Suzuki implicó que el modelo fuera el primero pensado para venta a nivel mundial y no solo destinado a ciertos mercados como sucedía con otros modelos.

Prueba de que esta “jugada” de la marca salió muy bien y logró despegarla de la idea de que solo hacían buenos motores de lancha y motos, es que hasta el último trimestre del 2016 en México se habían vendido 47,103 unidades y las proyecciones son que para agosto de 2017 se alcancen las 50 mil unidades. Puede ser poco, pero desde el nacimiento del modelo ya han vendido 5 millones de unidades; todas cifras nada despreciables.

 

Lateral Izquierdo Nuevo Swift.jpgEn la presentación nos hicieron saber los cambios que incluye el nuevo Swift, los obvios estéticos y de diseño que le caen muy bien porque lo hacen ver moderno y atractivo visualmente, sin caer en cosas raras (o muy progresistas) que luego no a todos agradan.

Según su estudio de mercado, el público objetivo para este modelo son hombres entre 18 y 35 años, por ello es fácil comprender por qué es vital que destaque por sus características de manejo más que por otras cosas (como el bajo consumo de gasolina o de emisiones contaminantes ).

En el apartado técnico, destaca una reducción de peso de 100 kilogramos (30 de ellos provenientes del chasis, que comparte con el Ignis), un radio de giro más corto, un habitáculo más cómodo gracias a una mayor distancia entre ejes y, por último, una menor altura que, como saben, ayuda a que el centro de gravedad sea más bajo con los consabidos beneficios en caso de manejo más deportivo (sin que ello implique que ande pegando en los topes como pudimos corroborar en la prueba urbana).

Su capacidad de carga se ve aumentada respecto a la versión anterior (15 % más) y, al contrario de lo que se pensaría, su tanque de combustible pierde 5 litros, aunque con los consumos obtenidos nos demuestra que la autonomía total no se ve afectada. Eso sí, todavía por suerte contamos con una refacción, que se agradece tener en caso de ocuparla y no andar rezando para que no ponchemos una llanta.

Se venderá con dos motorizaciones, una atmosférica compartida con el Ignis de 1.2 litros, 4 cilindros de 16 válvulas, que genera 82 caballos de fuerza y 83 libras pie de torque y que estará disponible para las versiones GLS y GLX, con la posibilidad de optar entre caja manual de 5 velocidades o la CVT que ha sido adaptada para nuestro país (después de ensayos, prueba y error como todas las cosas).

Motor Boosterjet Suzuki

La versión que más atrae es la BoosterJet, ya que este nuevo motor de 3 cilindros y 1.0 litros de desplazamiento entrega 110 caballos de fuerza y 118 libras pie de torque; cifras superiores incluso a la versión anterior y que además, debido a la “dieta” a la que fue sometido el Swift, deja una relación de potencia de 8.59 kg por caballo de fuerza (la deja en niveles de varios deportivos) que nos hace sentirlo muy divertido.

Así que, como resultado de todo esto, tenemos que es más ágil porque pesando menos (945 kg), es más fácil desplazar la masa (de igual manera es más fácil frenarla y más cuando trae 4 frenos de disco y no tambores como otros rivales del segmento); en síntesis, un mejor desempeño, menor consumo y niveles más bajos de contaminación.

En este caso, la caja de velocidad opcional a la manual es automática con paletas al volante para darle al conductor ese plus al manejarlo. Las otras versiones tren una caja CVT.

En nuestra prueba de manejo, exigiéndolo, alcanzamos un máximo 12.5 km por litro, cosa que sin duda alguna se puede mejorar; el “peor” consumo corriéndolo como debe ser rondó los 10.7 km por litro, que tampoco está nada mal.

Trasero Nuevo Swift 2.jpg

Como saben, seremos breves en enumerar todos los accesorios que trae, aunque vale la pena destacar que la versión más equipada trae GPS con datos propios y no los del celular del conductor/usuario, más toda la conectividad de Info entretenimiento (sin importar plataforma móvil) gracias a su pantalla LED.

Faros de niebla, led con lupas y hasta luz diurna de led son algunos de los elementos con los que está equipado. Manteniendo lo planteado con Vitara, se ofrecerá la posibilidad de personalizar en varios elementos el Swift para que cada dueño lo convierta en algo único.

Spoiler trasero y parrillas con insertos de colores son algunas de las posibilidades que los distintos kits pre configurados ofrecen. No cabe duda que este carro va orientado a jóvenes, ya sea para los que van por su primer carro o para los que un poco más grandes, saliendo de la universidad y con su primer trabajo, buscan movilizarse rápido y de manera elegante.

Ya en tierra firme y con los magníficos paisajes de Ensenada, nos preparamos a recorrer una ruta específicamente diseñada para comprobar tanto las virtudes en el tráfico de la ciudad como en carreteras sinuosas.

Desde la salida ya notamos que estábamos frente a un motor picoso y rebelde que, como novia que te quiere se entrega sin reparos, pero no explosivo como caballo desbocado, sino lineal (dentro de lo que cabe para un turbo) y con poco lag.

El volante está forrado en cuero, con un grosor justo y recortado por abajo. Los acabados no son malos, quizás algún detalle que pulir en las uniones de los hules con el techo (nada grave, pero ya saben cómo es de ladilla el charrúa) y de igual forma los materiales utilizados son de una calidad acorde al producto, tela suave en asientos, el relleno tiene memoria y es cómodo. Los plásticos son duros al tacto, pero no de mala calidad.

Interior Nuevo Swift.jpg

La visibilidad y posición de manejo es ideal; el asiento, si bien es de ajuste manual, se puede acomodar hasta en la altura. Por último, nos agradó que tuviéramos la capacidad de ajustar la profundidad y altura del volante, algo que en otras armadoras pasa desapercibido.

Nos gustó cómo transmite el volante lo que va sucediendo y permite con suma rapidez y precisión corregir algún exceso de nuestra parte al tomar las curvas del hermoso Valle de Guadalupe.

Es que nos urge no solo manejar (tanto tiempo en el agua nos oxida), sino que al final de la prueba de manejo nos esperan en un viñedo y, como dice nuestro cardiólogo, una copa (o dos o tres) son buenas para el corazón.

La segunda y tercera velocidad en un recorrido sinuoso se portan a la perfección, permitiendo traer el auto siempre revolucionado y no perder el “boost” del turbo. La relación de las cinco velocidades es la ideal, ni muy cortas ni largas.

Aun a sabiendas que trae una barra fija en la suspensión trasera, el seteo de la suspensión es confortable en ciudad, pero quizás para compensar lo antes dicho es que la hicieron un poco más rígida, cosa que se agradece en carretera. No es lo ideal y sabemos que incluirla incrementa el costo del vehículo, pero quizás en otra versión futura se integre.

Fue simplemente delicioso y gratificante conectar una serie de curvas en la carretera y saber que el carro está siendo llevado al límite, pero que sigue respondiendo firmemente y sintiéndose bien balanceado sin body roll, vamos, que se maneja casi como un kart (aunque esa frase también está trillada).

Reiteramos que el carro empuja y parece no tener límite (bueno, sí las 6 mil RPM) pero para que tengan una referencia, en uno de los pocos tramos de recta alcanzamos de forma segura (la Policía Estatal nos estaba abriendo camino para que, aunque íbamos por una carretera pública, no tuviéramos tráfico) un poco más de 160 km/h en cuarta velocidad a casi 5 mil RPM, lo que nos indica que quizás en quinta velocidad sin problemas llegaríamos a los 200 km/h.

Ahora bien, aunque se puede hacer, no lo recomendamos, porque al ser un auto tan liviano ya empezaría a sentirse esa sensación de flotar (al menos si no vas cargado o llevas algo de equipaje, que no era nuestro caso). El rango de 120 a 140 km/h es ideal para ir a velocidad de crucero y todavía te guardas un resto por las dudas.

Tres cuartos  Nuevo Swift 2.jpg

Lo que no nos gustó fue que el corte del motor es un poco abrupto a las 6 mil, podría ser que llegara a las 5,500 y tuviera ese plus de 500 antes de cortar sin más la potencia.

Quizás no es algo negativo, pero es que siendo un motor que entrega potencia en todo el régimen (desde las 1,500) es fácil llegar a las 6 mil porque no se siente ese punto en donde el motor deja de ser eficiente (sí, todos los motores en cierto régimen dejan de entregar potencia) y, en el caso del Swift, asumimos que está por encima del corte.

¿Qué puede inclinar la balanza de un comprador? Pueden ser las seis bolsas de aire de su nivel tope de gama, los cuatro discos de freno, que sí exista una opción manual, que se lo pueda personalizar y que la versión anterior en las pruebas de EuroNCap obtuvo 5 estrellas. Suponemos que próximamente LatinNCap nos traerá resultados también muy buenos.

Los precios son para la versión base GLS, $224,990 (manual), CVT, $239,990, la versión GLX manual $244,990 y CVT $259,990. Los Boosterjet en $264,990 (manual) y $279,990 (automática).

Como verán, la diferencia entre modelos va escalando exactamente en una proporción de $20,000, que creemos está muy bien planteada y te pone a pensar si tienes chance de irte un escalón arriba.

Ahora la pregunta obligada: ¿cuándo sale la versión Sport? Sabemos que al menos contará con 140 caballos de fuerza y que no sería de extrañar que estuviera disponible en el mercado mexicano para finales de año.

Nuestra lógica, lejos de cualquier fundamento, número, análisis o elemento objetivo, nos dice que debes comprarte el carro que, cuando te bajes, sea con una sonrisa y que inevitablemente te voltees a verlo. Creemos que este nuevo Swift llegó con estas intenciones.

 

NBP

 

#SuzukiMexico @SuzukiMexico #SuzukiSwift #MotoryVolante @MotoryVolante

CIAZ RS, una de las tres novedades de Suzuki para 2017

En el que fuera el primer evento del año, Suzuki nos presentó al nuevo miembro de la familia, que se incorpora para traer más diversión y exclusividad a sus clientes.

El nuevo Ciaz RS, viene a complementar la oferta del GLS y GLX, pero con ciertas cosas que lo caracterizarán como sus colores únicos (Negro Ónix y Rojo Absoluto), su spoiler frontal, estribos deportivos y dos spoilers traseros (inferior y superior).

2.jpg

Claro que estos elementos le darán un look deportivo al sedán compacto de la marca, y creemos que ayudará mucho a que las buenas ventas se mantengan y hasta aumenten.

Nadie se quiere perder una rebanada del pastel y es natural que la marca apueste fuerte al mercado que más crecimiento tuvo en 2016, alcanzando casi un 38% (268 mil unidades).

Si bien los cambios son estéticos y de equipamiento respecto de la versión GLX, lo que más impresiona es el tema del consumo.

4.jpg

El rendimiento de gasolina anunciado, promedio combinado de al menos 19.4 kilómetros por litro (o como no le gusta a Herr Editor, aunque reconoce que es lo correcto, 5,15 litros cada 100 km), ¡algo simplemente maravilloso!

Imagínense en su rutina diaria, semanal o mensual no teniendo que recargar tan seguido, ahora sí que los gasolinazos y escasez “les harán lo que el viento a Juárez”.

Ese dicho no se los tenemos que explicar, ¿verdad?

5.jpg

Lo mejor es que sus precios no se disparan y puedes conseguir la versión manual de 5 velocidades por $254,990 y la automática de 4 velocidades por $269,900.

No tenemos mucho más para decirles porque todavía no le hemos podido echar mano al “pequeño RS”, pero sin duda en breve estará entre nosotros para traerles una reseña más detallada.

Lo bueno es que este año Suzuki ya anunció que vendrá el Ignis antes del primer trimestre y para finales de año la tan esperada nueva generación del Swift; sin duda, las cosas se pondrán divertidas.

3.jpg

Con un rendimiento de hasta 19.7 kilómetros por litro, no habrá escasez de combustible que les afecte; el Ciaz RS presume ser uno de los 20 vehículos más eficientes.

Suzuki Vitara Turbo

Hay actualizaciones de media vida que en la mayoría de los casos son estéticas y de implementación de nuevas tecnologías, incremento en temas de seguridad, pero el más importante es cuando involucran mejoras en la motorización.

Y eso es lo que sucede con la Vitara Turbo, estéticamente está, su apariencia no deja nada que desear y en cuanto a la seguridad está a la vanguardia, con 5 estrellas en las pruebas de seguridad del Euro NCAP.

IMG_1457.JPG

En nuestra prueba de la versión naturalmente aspirada, afirmamos que la potencia era acorde y estaba bien para el uso que se le puede dar en la Ciudad de México, ya que los 118 caballos de fuerza son suficientes para desplazar los 1,120 kg.

Claro que con esta nueva versión turbo nos sentimos más que emocionados porque sabemos que esto la hará sentirse aún más ágil y divertida.

Incluso servirá para inclinar la balanza para aquellos que estaban dudosos de las capacidades de esta “pequeña” camioneta.

Es así que la Suzuki Turbo, baja su cilindrada de 1,6 a 1,4 litros y aumenta 20 caballos de fuerza, pero en donde realmente hay que prestar atención es en el torque, que pasa de 115 libras/pie a 4,400 rpm a 162 libras/pie a partir de las 1,500.

IMG_1454.JPG

¿Qué significa esto? Se sentirá mucho más el empuje y la capacidad de carga de la camioneta desde abajo sin tener que esperar a que vaya muy revolucionada para obtener potencia y capacidad de rebasar.

Siendo un turbo pequeño, la cantidad de HP’s son más que suficientes y también eso ayuda a que el lag o demora sea casi nulo. Este mismo posee una válvula que permite abrirse o cerrarse para generar más o menos presión, dependiendo de la necesidad del piloto. Esto se regula mediante una correlación con el pedal del acelerador.

Es de destacar que a pesar de ser más potente, eso no implica que sea más “gastalona”, sino todo lo contrario; este motor “booster jet” de alto torque gasta casi lo mismo que el aspirado y lo mejor es que sus emisiones tampoco se disparan.

IMG_1453.JPG

De construcción ligera y compacta, los inyectores cuentan con aspersores directos en la cámara de combustión que permiten utilizar la cantidad exacta de gasolina requerida volviendo todo el proceso más eficiente.

Por fuera se suman algunos cambios para distinguirla de sus hermanas, siendo las más destacables los rines de color negro y el color de las carcasas de los espejos.

Eso nos da igual, aunque se ven bien, lo mejor es el cambio en los detalles del interior, costuras en volante, palanca de cambios y asientos en color rojo, también los biseles del aire acondicionado en rojo. Así como plásticos oscuros en el tablero (que sí agradecemos mucho ya que no reflejan tanto como las demás versiones).

Lo más importante (y divertido) para nuestro Director de Pruebas, fue poder probar en un ambiente ideal las bondades de la Vitara Turbo con su caja manual de 6 velocidades.

IMG_1459.JPG

La cita para poder exprimirle todo el jugo a la nueva Vitara Turbo fue en las instalaciones de Centro Dinámico Pegaso, lugar ideal para este tipo de pruebas en donde los instructores tenían preparada una serie de ejercicios para demostrar en forma fehaciente la capacidad de vehículo.

Comenzamos las actividades realizando un slalom, en donde pudimos apreciar in situ no solo el buen balance y distribución de peso, sino también la respuesta del volante a las maniobras.

No estaba la caja manual, pero pudimos comprobar el modo sport y las levas al volante para divertirnos y por qué no decirlo, llevarnos un lugar en el podio … créanlo, la Vitara es más capaz de lo que se imaginan, en buenas manos.

IMG_1460.JPG

Seguimos a las pruebas “off road”, en donde volvimos a confirmar que la Vitara tiene en su alma un doble propósito fuera del asfalto de la ciudad. Ojo, no queremos decir con esto que sirve para irse a un Safari en el Sahara, pero créannos que sin problemas gracias a uno de sus 4 modos de manejo, al ponerlo en todo terreno y bloquear el diferencial no tuvo mayores problemas en subir repechos (N. del Ed. ¿qué esperaban? …es uruguayo) con 25 grados de inclinación, meterse en laderas o incluso pasar obstáculos donde dos de sus ruedas quedaran en el aire.

Lo mejor, considerando el buen sistema pluvial de la Ciudad de México, es capaz de atravesar charcos de hasta 30 centímetros sin titubear. (otra Nota del Ed.: precisamente como es uruguayo, no sabe que no es sistema pluvial, sino que Tenochtitlan eran puros canales. Ya se acostumbrará).

IMG_1446.JPG

Todas las asistencias, como el control de tracción, bloqueo de diferencial modo de lodo y hasta para bajar pendientes funcionaron perfectamente como era de esperarse. Así hasta el más incrédulo de los invitados al evento tuvo que tragarse sus palabras.

Volviendo al asfalto nos esperaba, ahora sí, un pequeño circuito de maniobrabilidad en donde la Vitara ratificó su maniobrabilidad y modo sport para exigirla cuando sea necesario.

Respecto de la caja automática, si bien es buena creemos que la opción es la caja manual, ya que permite sentir más viva la camioneta y exprimirle un poco más al motor. Y lo mejor es que el clutch es muy liviano y sería altamente tolerable hasta en el tráfico de la ciudad.

IMG_1444.JPG

Por último y no menos importante, estaba la prueba de frenado con cambio de carril, a pesar de la poca distancia se lograba acceder a una velocidad de 70 km/h para amarrarse y evitar los conos sobre una superficie mojada y pulida.

Consistentemente la Vitara se comportó a la altura y salvo excesos de confianza o errores de cálculo de quien la conducía logró en todos los casos evitar impactar contra los conos y frenar en una distancia sumamente corta.

El instructor nos indicó que pisáramos fuerte el pedal de freno, que si lo rompíamos nos podíamos llevar la Vitara pero, ni con los dos pies logramos hacerlo. Así que, si bien podemos objetar la calidad de los plásticos, no hay nada que decir del resto del vehículo y su ensamblaje.

IMG_1455.JPG

Sin duda, sigue siendo una opción interesante poder acceder a un vehículo turbo de tracción integral, con un alto grado de elementos de seguridad (activa y pasiva) por un precio menor a los $400,000.

Se espera por parte de Suzuki México que el mercado de las Vitara Turbo represente un 20% de las ventas mensuales de la Vitara, algo así como 100 unidades al mes.

Los esquemas de garantía normal se mantienen, es decir 3 años o 60 mil kilómetros y también existe la posibilidad de extenderlos a 6 años o 125 mil kilómetros. Nada mal, eso es tener confianza en sus productos, ¿no creen?

Ahora las malas y buenas noticias, la Turbo “all grip” solo llegará automática, así que si quieren una manual deberán conformarse con la versión de tracción delantera.

Las versiones aspiradas se mantienen GLS y GLX, contando únicamente caja manual de 5 velocidades en el modelo de entrada.

Los precios para las aspiradas van desde los $289,990 a los $344,990 y para las turbo comienzan en los $339,990 hasta los $379,990.

NBP

Suzuki S-Cross Turbo 2017

Al pequeño “crossover” de Suzuki (en M/V preferimos usar el idioma español, significa una camioneta multiusos de pequeñas dimensiones) le ha llegado la hora de someterse a la actualización de mitad de vida y eso fue lo que nos presentaron brevemente en días pasados.

Un vehículo que ha sido muy bien aceptado en el mercado mexicano (al menos así lo demuestran sus ventas) y que si bien la mayoría de estos cambios son estéticos, el más importante va por el lado de su motor.

DSC_0014.JPG

Específicamente, lo que más llama la atención (y que tanto le gustó a Herr Editor) es su nueva facia y parrilla “dentada” que le dan nuevo atractivo y que, al ser cromada, material que está reganando popularidad, luce una presencia más vistosa.

Esto lleva a que se replantee la forma de los faros, que de ahora en más serán con lupa y tecnología led, lo que en general implica una mayor visibilidad y distancia de alumbrado.

No es este el caso, pero conocemos varios autos con lupas que pierden luminosidad en vez de ganarla con un simple reflector parabólico que es nuestro favorito. Nuestro y de las Leyes de la Física. Lo mismo sucede con las calaveras que tienen un nuevo diseño.

Para el interior, hay que prestar más atención para notar los cambios, que realmente son herencias de su hermana mayor la Vitara, como su pantalla de Info entretenimiento y el acabado del tablero central.

s cros.JPG

Lo más destacable es la incorporación de la versión Turbo a las opciones de compra, este motor de tecnología Booster Jet DIT (desarrollo propio de la fábrica) que mejora la potencia combinando un mejor rendimiento de combustible y un menor nivel de emisiones, según señala la fábrica.

Los autos de Suzuki tienen, a nuestro juicio, una ventaja: se siguen viendo actuales al paso de los años.

Y contrariamente a lo que opinó algún lector que citó afectación por reventa mayor a otras marcas, siempre hemos creído que eso es un truco de comerciantes y no tiene nada que ver con el auto en cuestión.

scross trasera.JPG

Hace años revisamos el caso de Chrysler, que “padecía” de lo mismo, hasta que descubrimos el peine: un ex-empleado de la pentaestrella estaba enojado por su despido, y casualmente su siguiente chamba fue con el famoso librito azul de precios.

El fulano hizo hasta lo imposible, durante años, por mostrar precios bajos para esa marca, sin ninguna justificación.

En Motor y Volante juzgamos a los productos por su cumplimiento cabal de lo que promete, no solo como un acto banal de comercio, que nos irrita.

DSC_0015.JPG

Suzuki es una estupenda marca, no demasiado masiva, y sus productos nos encantan.
Y no se deprecian ni un peso más o menos que las demás. Porque duran y se siguen viendo vigentes al paso de los años.

NBP