¿Qué va a fabricar Mazda en la nueva planta que compartirá con Toyota en Alabama?

¡SORPRESA: La Sucesora de la añorada CX-7!

• Huntsville, Alabama será la sede de la nueva planta de fabricación de Mazda y Toyota

• Esta planta estará ubicada aproximadamente a 14 millas de la planta de Toyota en Alabama (Toyota Motor Manufacturing, Alabama, Inc.)

• La nueva planta tendrá la capacidad de construir 300,000 vehículos anualmente

• La producción estará dividida en partes iguales entre dos líneas de producción, una  para cada compañía

• Mazda producirá ahí un nuevo crossover (Nota de la Redacción: sucesora de la célebre y ágil CX-7, que dejó un nicho importante por cubrir y de la que esperan vender al menos 150,000 unidades).

Estas imágenes corresponden a la Mazda Koeru, conceptual de camioneta mediana presentada hace poco.

Motor y Volante supone -no nos consta, conste- que será la base estilistica para la “nueva” CX-7 (prevista ya como año modelo 2021 por lo que es de esperar que goce de actualizaciones durante el proceso).

Ya nos sorprendía no tener noticias de la extinta (o digamos “dormida”, como el Popocatépetl) CX-7 y que hubieran dejado su atractivo nicho en blanco.

De Toyota aun no sabemos cuáles son sus planes de producción.  

La empresa conjunta representa una inversión de $1.6 mil millones que Mazda y Toyota planean realizar con las mismas contribuciones de financiamiento.

• Se espera que planta produzca hasta 4,000 empleos.

• En los próximos meses, después de obtener las aprobaciones y la autorización de las agencias antimonopolio, se establecerá la nueva empresa conjunta, y los preparativos del sitio comenzarán con el inicio de la producción en 2021.

• Para Mazda, la planta entra en funcionamiento en un año importante que marcará el inicio del segundo siglo de operaciones de la compañía y las ventas del segundo medio siglo en los EE. UU.

• Para Toyota, esta planta será su undécima fábrica en Estados Unidos y representa su compromiso continuo en los Estados Unidos, además de la inversión de $10 mil millones de dólares en los próximos 5 años que se anunció en enero de 2017.

• “Mazda fabrica automóviles con una visión clara de cómo queremos inspirar a las personas, contribuir a la sociedad y ayudar a preservar la belleza de la tierra. Al fabricar dichos autos aquí en Alabama, esperamos que con el tiempo nuestra planta ocupe un lugar especial en los corazones de nuestros empleados y la comunidad local. Al hacer de esta planta una parte vibrante de esa comunidad, esperamos trabajar, aprender y crecer junto con la gente de Alabama y Huntsville “, dijo Kogai.

• “Nuestra inversión para establecer una nueva planta de ensamblaje de vehículos con Mazda se basa en el gran éxito que hemos tenido en Alabama, donde producimos motores para el mercado norteamericano”, dijo Toyoda. “A partir de 2021, estoy seguro de que vamos a dirigir una planta altamente competitiva, reuniendo la experiencia de Toyota y Mazda, así como la excelente mano de obra de Alabama. Estamos comprometidos a ser otra empresa “mejor en la ciudad” en la ciudad de Huntsville y el estado de Alabama, una nueva ciudad natal para Toyota y Mazda “.

• El estado de Alabama es el quinto mayor productor de automóviles y camionetas a nivel nacional

• Con más de 150 proveedores automotrices de nivel 1 y 2 en el estado, así como también fabricantes de automóviles, hay aproximadamente 57,000 puestos de trabajo de fabricación de automóviles en Alabama.

178TOYMAZ1000.png

Anuncios

Llega la nueva Mazda CX-9 Signature

Presentamos la combinación más cautivadora entre materiales premium y diseño. El balance perfecto entre deportividad y sofisticación: Nueva Mazda CX-9 Signature.

En el interior, encontrarás sofisticados materiales trabajados a mano, como los asientos de cuero “Napa”, grato aluminio bruñido y genuina madera “palo de rosa” en la consola, misma que es utilizada para hacer los más finos instrumentos musicales.

Esta versión resulta ser la máxima expresión de sofisticación y detalle dentro de la familia Mazda.

VX-1083716.png

Desde el volante forrado en un finísimo cuero e iluminación que acentúa la parrilla Signature al frente cada uno de sus elementos brinda una experiencia premium para el conductor.

Sin duda uno de los detalles que la distinguen es la madera Rosewood (el apreciadísimo “Palo de Rosa”) que resulta tan limitada como exótica.

Normalmente, los paneles de madera de un vehículo están cubiertos con formas gruesas que se crean cincelando madera real para maximizar su valor auténtico y suele pintarse con énfasis para mejorar la durabilidad y la apariencia.

Sin embargo, satisfaciendo los requisitos de nuestros clientes, el panel trasero de madera está cubierto con una capa de pintura mínima para proporcionar el toque real y la sensación exacta de la madera.

También usualmente curvamos desde la arcilla y estudiamos la estructura y el diseño a partir de ella, pero para esta versión curvamos la madera real desde el primer paso. Esto fue porque queríamos encontrar la expresión exacta del material verdadero, esto incluye no solo madera sino también aluminio y otros materiales. Todo este proceso se hizo trabajando en conjunto con artesanos y diseñadores japoneses.

CX9-16-G-US-LOC-010.png

Por otra parte, la iluminación LED en asientos y manijas de puerta, crean un ambiente reconfortante. El abundante espacio con el que cuenta Mazda CX-9 permite una flexibilidad ilimitada en el área de carga, simplemente con abatir los asientos logramos aprovechar 1,082 litros de espacio, más que suficiente para acomodar tres maletas grandes. Para aumentar la capacidad a 2,017 litros, puedes abatir el asiento de la segunda fila y con solo apretar un botón, tendrás fácil acceso al área de carga trasera.

El motor 2.5L Turbo SKYACTIV®-G de 16 válvulas ofrece mayor potencia a bajas revoluciones y un impresionante torque de 310 lb-pie a 2,000 rpm para brindarte una experiencia de manejo única.

La carrocería, chasis, motor y transmisión fueron construidos con la tecnología SKYACTIV® para maximizar la experiencia de manejo y minimizar su impacto en el medio ambiente. Esta idea nos permitió reducir más de 100 kg de peso para poder lograr un excelente desempeño y rendimiento de combustible.

VX-1269340.png

Sentirse seguro y mantener el control detrás del volante es esencial. Nuestra tecnología predictiva de tracción en las 4 ruedas, i-ACTIV AWD®*, opera automáticamente para ayudarte a conducir aun en condiciones cambiantes del camino.

Una variedad de sensores son puestos en acción para monitorear activamente y predecir las condiciones de operación de tu vehículo como la temperatura externa, el uso del limpiaparabrisas y los patrones de frenado y aceleración. Estos elementos son utilizados para que el sistema i-ACTIV AWD®* provea una tracción ideal antes de que alguna rueda se derrape.

CX9-16-G-US-LOC-004_R10_20170616 - copia.jpg

(Nota del Ed: Jeje, en esta foto se aprecia el intento de aprovechar el famoso nombre de nuestra célebre casa matriz -Editorial Novaro- pero, como son japoneses, les salió “Novalo”)

La tecnología de embrague electromagnético instantáneo aporta potencia a las ruedas delanteras y traseras de acuerdo con la condición de la superficie del suelo y a la información de tu vehículo.

Mazda CX-9 Signature ya está disponible en nuestra red de distribuidores con un precio de $769,900

A prueba: MAZDA 2 i Touring

ROXI: cuando te enamoras de un coche

 

En los últimos años, los coches subcompactos se han ido sofisticando hasta alcanzar  un punto de inflexión en el que sus dueños ya no los ven igual que a su refrigerador u horno de microondas.
Así como diciendo, “sí. Funciona, pero no me emociona”.

En vez,  se están convirtiendo en coches completos, excitantes y divertidos, autos  con toda la barba,  bien diseñados y  bien equipados y que solo de manera incidental resulta que son pequeños.

O bueno, así nos lo hizo creer la versión actual del Mazda2 que con patadas y manotazos no nos quedó más remedio que devolver a la fábrica tras probarlo una semana y quedar enamorados para siempre.

Mazda-2-2015-800-4b

En serio: cuando llegó el chofer del proveedor de entregas a los medios (¡qué lejos está el día en que teníamos que ir a rogarles que nos prestaran uno para probarlo al menos por un rato!) tratamos de engañarlo diciéndole que “¡se nos salió de la cochera! Ya hasta pusimos carteles en toda la colonia para que, si lo ven, nos lo traigan”.

No lo queríamos devolver y no era un enamorado o dos, eran todos, hasta las secretarias y los perros que cuidan el establo de coches para que no se nos cuelen los cacos. Todos estábamos encantados con Roxy (por su vibrante color rojo y simpático carácter).
Ni modo, tuvimos que soltar las llaves.

Incluso el chofer que lo regresó a CDMX (todavía uno de nosotros colgado del escape) nos confesó que, entre ellos, siempre se peleaban porque les tocara entregar este simpático carrito, y más si era hasta Guadalajara o Monterrey, que les permitía disfrutarlo más kilómetros.

Mazda-2-2015-800-30.jpg

Acá en M/V a todo mundo “se le ofrecía” llevar a Roxy, por el mandado, porque ya iba a llover, porque se lo iba a enseñar a un primo. Había cola de “primos” que ya saben que siempre estamos llenos de coches interesantes y vienen a tocar la puerta. Con Roxy la cola de primos era más larga aún que cuando hay Volvos o Audis.

Lo curioso es que las dos semanas previas a la prueba de este Mazda2, acabábamos de manejar otros dos subcompactos (no les vamos a decir cuáles) los que devolvimos sin chistar. Nadie se enamoró de ellos.  Mientras que a Roxy hasta le cantamos las Golondrinas.

En este mundo de las revistas de autos, uno pasa de un modelo a otro y de una marca a otra en menos de lo que se puede decir supercalifragisticoexpialidoso. Los ojos, la mente y la palma de las manos se vuelven súper sensitivas para detectar cuál es el bueno y cuál no. Así en minutos. Y más si son semanas, claro.

Mazda-2-2015-800-7c.jpg

Este modelo fue presentado primero como el concepto Hazumi, que debutó en el Salón de Ginebra y después fuimos viendo sus fotos conforme progresaba su avance de producción, el segundo un conjunto de fotos filtradas del coche de producción. El 2016 Mazda 2 se ve más o menos exactamente como el Hazumi y el mayor cumplido que podemos dar es que parece una copia encogida del Mazda3 HB. No hay nada más en su segmento,  en este momento, que se vea tan completo, equilibrado o atractivo como el nuevo 2.

Lo mismo ocurre con el interior, que logra darnos señales deportivas y al mismo tiempo lujosas en una composición moderna y visualmente agradable. El tablero de mandos es bajo y en gran parte libre de botones  e incluso las boquillas del A/A se ven como de coche grande. Se sienten como de coche grande, una tobera en cada extremo del tablero y una amplia parrilla central, aunque no estamos seguros de cómo la pasarán los pasajeros traseros.  No se quejaron, mientras anduvimos de aquí para allá. Cada vez que uno “ocupaba” (como dicen los nacos) sacarlo, salían voluntarios dispuestos a dar la vuelta de gorra.

Incluso cuando sucedió la tragedia sísmica que afectó al país y en particular a nuestro pequeño Estado, Motor y Volante se transformó por completo en una brigada de ayuda que recorrió caminos y brechas al oriente y sur de la entidad llevando víveres, ropa y agua a pueblos derruidos o incomunicados. Pusimos a trabajar varias camionetas  que teníamos en pruebas que cumplieron fielmente su función de trabajo pesado (y nosotros mismos nos arremangamos las mangas, desde luego, y formamos equipos con las oficinas de CDMX y la de Cuernavaca que salimos en brigadas a repartir despensas, medicinas y todo lo que hiciera falta unos a la frontera con Puebla, los campos de caña donde también cayeron muchas casa y hospitales, mientras  otros íbamos a la Zona Minera de Morelos en la montañas que nos separan de Guerrero.

El Mazda2 pronto se convirtió en el favorito (les pedimos permiso a las fábricas para usarlos en la labor de apoyo, que nos dieron al instante)— como la saeta que salía pitando a cualquier confín de la región donde urgían medicinas o agua o cargas urgentes. Roxy se convirtió en nuestro más rápido brigadista.

Al igual que con el Mazda 3, hay dos diseños de instrumentación: uno con un velocímetro digital incorporado en un tacómetro centralizado en las versiones más costosas (incluso la que trae la pantallita eréctil que despliega datos sobre el parabrisas) y uno más con un gran velocímetro análogo  y pantallitas digitales para las demás funciones en la versión de entrada.
El parasol de ambos, de cualquier manera, nos recuerdan al que se ve en el McLaren 12C. Nada menos, jeje.

El “ethos” (la sangre común) de la ingeniería de Skyactiv de Mazda, que combina una construcción ligera junto con motores y transmisiones de bajo consumo, llega al 2 por primera vez. Esto hace que el Mazda2 sea el cuarto Mazda que se diseñó del piso para arriba con un cuerpo, chasís, motores y transmisiones Skyactiv, igualito que los Mazda6, el Mazda3, las nuevas , CX-5 y CX-9 y la también divertidísima CX-3.

Las dimensiones han cambiado y se notan claramente en dos términos: una figura mucho más equilibrada y una sensación de rodaje mucho más grata. Entre ejes mide casi 10 cm más (alcanzando poco más de 2.5 m, la cifra mínima ideal) y en largo total creció 15 cm aproximadamente, alcanzando un poquito más de 4 m de defensa a defensa. También creció en estatura, pero no se le nota por fuera, aunque sí por dentro.

Con su peso ligero gracias al uso de metales de aleaciones especiales (más resistentes que el acero al carbón normal de otras marcas) y sus 103 caballos (106 libras de torque) casi todos los “primos” que se subieron se iban creyendo que era turbo.

Y no, Mazda sabe muchísimo más que solo recurrir a ese viejo truco que impone otros sacrificios (durabilidad, confiabilidad, desempeño lineal…). Es decir, los turbos son para cuando se te acaban otras ideas.

Mazda-2-2015-800-1a.jpg

Pueden averiguar más al respecto al leer nuestros reportajes sobre tecnología y ver cómo Mazda va en la punta de lanza de los avances sobre motores y alto desempeño sin desgaste.

De ahí, pues, puedes ver por qué nuestro total enamoramiento con Roxy.

Mazda2, un coche que genuinamente no tiene par en el mercado.

Ni nada que se le acerque.

GN

Mazda logra el “Top Safety Pick” en modelos 2017 probados por IIHS.

Mazda Motor Corporation ha anunciado que todos los modelos Mazda 2017 probados por el Institute for Highway Safety (IIHS), incluyendo la nueva Mazda CX-5, han sido galardonados con la máxima calificación de seguridad de esta organización sin fines de lucro.

El IIHS evalúa con cinco pruebas la resistencia a impactos de colisión: impacto frontal superpuesto y moderado, impacto lateral, test de resistencia del techo, cabecera y asiento, así como la simulación de un impacto trasero. Además, se evalúa el desempeño de los faros y la prevención de impactos frontales mediante sistemas de aviso de colisión y de frenado automático.

Los modelos Mazda probados para 2017 fueron Mazda CX-9, Mazda CX-3, Mazda 3, Mazda 6 y la nueva Mazda CX-5. Cada uno de ellos recibió la máxima calificación de seguridad del Instituto para los modelos equipados con faros de LED y prevención de colisiones delanteras. De acuerdo con el IIHS, Mazda es el único fabricante, de 16 fabricantes de automóviles, que recibió la máxima calificación para todos los modelos 2017 probados.

Estos resultados fueron posibles gracias a la filosofía global de seguridad de Mazda: “Mazda Proactive Safety” basada en la comprensión, respeto y creencia en las habilidades del conductor. A lo anterior se suman las características de seguridad avanzadas de i-ACTIVSENSE que también adopta un enfoque centrado en el ser humano para ayudarlo a reconocer los peligros en cualquiera de las situaciones de conducción que se encuentran diariamente y el SKYACTIV-Body, uno de los pilares de la tecnología SKYACTIV, que además de ser ligero y divertido para conducir proporciona un excelente desempeño en seguridad de colisión, tal como muestran los resultados de las pruebas IIHS.

Mazda tiene como objetivo enriquecer la vida de las personas celebrando el manejo con autos que no solo son divertidos de conducir, también ofrecen un rendimiento excepcional, gran seguridad y comprometidos con el medio ambiente convirtiéndose en una marca con la que los clientes puedan sentir una fuerte conexión emocional convirtiéndolos en fans de la marca. La compañía continuará investigando y desarrollando tecnologías de seguridad que pongan a las personas en primer lugar.

Mazda CX5: Diversión al natural

En días previos a que leas esta revista tuvimos la oportunidad de probar durante dos días la nueva generación de la CX-5, que se ha presentado otra vez a incomodar al resto del segmento ofreciendo algo distinto a lo que el resto de las armadoras ofrecen.

Te preguntarás qué es eso que la vuelve “diferente” y te lo diremos, pero no en el primer párrafo sino a lo largo de esta reseña, repasando uno por uno los puntos neurálgicos de la nueva Mazda.

Ya todos sabemos que cuando hablamos de SUV’s el mercado está difícil con tanta oferta en donde encontramos de todo, cosas buenas, cosas malas y cosas malas que las venden como buenas, o buenas que no han sabido evolucionar, y luego tenemos los que sobre una base firme siguen trabajando, pero sin seguir la tendencia.

DSC_0030

Esa tendencia de hoy de agregar gadgets por doquier y además meterles un turbo a los motores para ofrecer más HP, sin pensar en cuestiones de calidad, confort y lo más importante: seguridad.

Mazda tiene muy claro hacia dónde va con el CX-5 y es que siendo el modelo que marcó un punto de partida y referencia, también se volvió el más querido por el consumidor.

A lo largo de su existencia ha sabido vender más de 1.4 millones de unidades y como buen buque insignia ostenta el honor de poder decir que es uno de cada cuatro unidades de la marca que se vende.

Hay derechos que se ganan a pulso, pero el verdadero reto no está en subir a la cima, sino en mantenerse durante años siendo la opción del público.

La nueva filosofía de la marca implica evolucionar a algo simple y que provoque sensaciones en sus ocupantes, ya hemos hablado por demás del “jimba ittai” de la simbiosis del auto con el conductor, asi como se genera entre el jinete y su corcel.

Esta nueva generación ha sido literalmente desarmada y han buscado mejorar cada uno de los componentes que la integran y es así que llegan a contarnos que se han cambiado 698 partes para poder lograr un (todavía) mejor producto.

Parte de estos cambios radican en realizar un ambiente más confortable para quienes usen el vehículo y de igual manera reforzar su estructura con materiales más resistentes, pero a su vez de menor peso.

La ecuación permite que esta unidad sea más segura, con una mejor insonorización del habitáculo y que, a su vez, no haya aumentado su peso total.

Sobre la insonorización, podemos decir que es lo más sorprendente porque quienes alguna vez han transitado la carretera México – Querétaro no nos dejarán mentir que durante varios kilómetros su concreto genera un ruido al rodarlo a altas velocidades que puede ser además de molesto desgastante, esto no sucede nadita, tanto que siquiera tuvimos que subir el tono de nuestra voz al ir dialogando de la vida con nuestro colega de Rin 18.

Y es que hablando de la vida, nuestro joven Director de Pruebas recordó lo que le enseñaron en su escuela “tan alto como quieras llegar” y parece ser que en Mazda también siguen esa línea, porque lejos de querer ser un premuim como muchos lo han querido encasillar, se ha enfocado en ofrecer algo distintivo.

Hoy por hoy podemos ver unos interiores que nos animamos a decir son de los mejores del segmento y no solo por la calidad de los materiales empleados sino también por su diseño y disposición general enfocada en los detalles. Costuras que denotan el cuidado y buscan hacer sentir a cada dueño como si su vehículo hubiera sido armado a mano.

El conductor podrá, desde su asiento con múltiples ajustes, acceder tanto a una pantalla táctil que le permitirá ajustar cuantas cosas quiera y sobre lo cual no comentaremos mucho.

DSC_0011

Se las ingeniaron para diseñar un sistema de sonido que no se caracteriza por agregar bocinas a lo tarugo, sino estudiar la acústica del habitáculo con los especialistas de BOSE y añadir estratégicamente en los lugares adecuados para que se escuche como en una ópera.

Lo mejor viene en el volante, que es grueso al tacto y con cuero de calidad, un bordado que agrada y que quizás hubiera estado interesante hacer en el clásico color Mazda, el rojo.

Su exterior no se queda atrás, aún la generación anterior se ve bien en las calles, pero la nueva, continuando con el concepto “KODO” ha transitado el mismo camino que su hermana mayor la CX-9 y es bueno ver como permean cosas del tope de gama al resto de la familia (cruzamos los dedos para que también llegue el motor). Agradecemos hayan prescindido de gran parte del cromo.

La unión que hacen los faros uniéndose a la parrilla, así como las líneas laterales suaves dan un toque elegante y con su doble salida de escape nos despide un tono deportivo.

Sus faros de full led, además de proveer una iluminación única, le dan un look excepcional que ninguna de las fotos que aportemos al artículo hará justicia. Eso y que el nuevo rojo brillante que viste a la CX-5 tiene 7 capas de pintura que incluyen hasta pigmento negro, lo que logra en distintas condiciones de luz matices únicos.

Un nuevo diseño de asientos permite a todos disfrutar el viaje sin cansarse tanto, hasta en clase turista pueden reclinarlos y el acceso, gracias a ajustes en el ángulo de apertura, es más cómodo.

Pero ahora enfoquémonos en el manejo que es lo más importante, si bien fue poco el tiempo que la rodamos, nos permitió tener una idea cabal de su uso tanto en ciudad y carretera como en Patrimonio Cultural de la Humanidad (¡ay güey!, es que los empedrados suelen ser los peores delatores de defectos, pero este no es el caso).

DSC_0044

Poniéndonos un poco técnicos, nos gustaría revisar si traían la presión adecuada o si realmente fueron algunos tramos de carretera los que nos hicieron ir rebotando un poco. De igual manera sentimos en algunas maniobras que la camioneta no se sintió tan cómoda, quizás el peralte e inclinación y tener que esquivar un bache en la mitad de la curva no ayudó mucho.

No obstante ello, el “G Vectoring Control” (heredado de su hermano menor) hace su trabajo muy bien porque logra que el vehículo tome la curva con toda precisión y que los pasajeros no terminen pidiendo cambio de vehículo.

DSC_0005

La mejor forma de comprobarlo es “lamentablemente” (risa socarrona) tomando curvas a exceso de velocidad y viendo como mantiene la trayectoria.

Su suspensión trasera multi link independiente, así como delantera McPherson, logran estabilidad, en conjunto con un centro de gravedad bajo.

No hay que olvidarse que la primera premisa de la CX5 no es deportiva, pero aun así no nos queda a deber en esa materia.

Esto nos lleva a hablar de la caja, el modo normal y por la ciudad cumple bien con su cometido, pero en carretera es mejor usarla en modo Sport para estirar un poco más los cambios y aprovechar el torque del motor para hacer rebases.

Ahora ideal, usarla en modo manual ya que es sumamente precisa y eficiente; incluso a pesar del uso “rudo” no se calienta y sigue funcionando como reloj suizo. El problema es que se olvidaron de ponerle unas paletas selectoras de velocidades detrás del volante para hacer aún mejor la experiencia de manejo.

Un detalle no menor como lo dijimos antes, Mazda se ha alejado del “downsizing” e inducción forzada (turbo) y se ha quedado del lado de la acera de los aspirados.

Las motorizaciones para los distintos modelos siguen siendo 2,0 litros y 2,5 litros, que generan 153 y 188 caballos de fuerza respectivamente.

Les confiamos algo, sinceramente sí nos gustaría ver montado el motor de la CX-9 en el tope de gama de la CX-5. Con eso ya no habría excusas para no elegirla y la competencia estaría en “apuros” cuando el único argumento en contra de Mazda es que “no corre tanto”.

Aunque como están las cosas hoy, las motorizaciones están orientadas a maximizar el consumo y mantener bajas las emisiones.

DSC_0037

¿Qué extrañamos o esperaríamos ver en las próximas mejoras? Asiento de copiloto con ajustes eléctricos, una cajuela con apertura / cierre eléctrico (ojo, no de esos trucos de magia con el pie), sino que facilite a su usuario la tarea de carga y descarga, evitando tener que jalar o empujar.

Catafixiariamos el 2,5 a casi todos los 2,0 l y le pondríamos turbo al 2,5 l, total, soñar no cuesta nada… pero en una de esas quizás tengamos razón. Quién sabe, en una de esas se nos cumple.

Comenzando en $379.000 y escalando hasta los $469,900, podemos encontrar la opción que más se ajuste a nuestras necesidades y bolsillo. En cualquier caso, creemos que no se arrepentirán con su compra. No son “baratas” pero consideramos que el costo / beneficio se sigue inclinando a favor.

 

NBP

Mazda CX5: Diversión al natural

En días previos a que leas esta revista tuvimos la oportunidad de probar durante dos días la nueva generación de la CX-5, que se ha presentado otra vez a incomodar al resto del segmento ofreciendo algo distinto a lo que el resto de las armadoras ofrecen.

Te preguntarás qué es eso que la vuelve “diferente” y te lo diremos, pero no en el primer párrafo sino a lo largo de esta reseña, repasando uno por uno los puntos neurálgicos de la nueva Mazda.

Ya todos sabemos que cuando hablamos de SUV’s el mercado está difícil con tanta oferta en donde encontramos de todo, cosas buenas, cosas malas y cosas malas que las venden como buenas, o buenas que no han sabido evolucionar, y luego tenemos los que sobre una base firme siguen trabajando, pero sin seguir la tendencia.

DSC_0030

Esa tendencia de hoy de agregar gadgets por doquier y además meterles un turbo a los motores para ofrecer más HP, sin pensar en cuestiones de calidad, confort y lo más importante: seguridad.

Mazda tiene muy claro hacia dónde va con el CX-5 y es que siendo el modelo que marcó un punto de partida y referencia, también se volvió el más querido por el consumidor.

A lo largo de su existencia ha sabido vender más de 1.4 millones de unidades y como buen buque insignia ostenta el honor de poder decir que es uno de cada cuatro unidades de la marca que se vende.

Hay derechos que se ganan a pulso, pero el verdadero reto no está en subir a la cima, sino en mantenerse durante años siendo la opción del público.

La nueva filosofía de la marca implica evolucionar a algo simple y que provoque sensaciones en sus ocupantes, ya hemos hablado por demás del “jimba ittai” de la simbiosis del auto con el conductor, asi como se genera entre el jinete y su corcel.

Esta nueva generación ha sido literalmente desarmada y han buscado mejorar cada uno de los componentes que la integran y es así que llegan a contarnos que se han cambiado 698 partes para poder lograr un (todavía) mejor producto.

Parte de estos cambios radican en realizar un ambiente más confortable para quienes usen el vehículo y de igual manera reforzar su estructura con materiales más resistentes, pero a su vez de menor peso.

La ecuación permite que esta unidad sea más segura, con una mejor insonorización del habitáculo y que, a su vez, no haya aumentado su peso total.

Sobre la insonorización, podemos decir que es lo más sorprendente porque quienes alguna vez han transitado la carretera México – Querétaro no nos dejarán mentir que durante varios kilómetros su concreto genera un ruido al rodarlo a altas velocidades que puede ser además de molesto desgastante, esto no sucede nadita, tanto que siquiera tuvimos que subir el tono de nuestra voz al ir dialogando de la vida con nuestro colega de Rin 18.

Y es que hablando de la vida, nuestro joven Director de Pruebas recordó lo que le enseñaron en su escuela “tan alto como quieras llegar” y parece ser que en Mazda también siguen esa línea, porque lejos de querer ser un premuim como muchos lo han querido encasillar, se ha enfocado en ofrecer algo distintivo.

Hoy por hoy podemos ver unos interiores que nos animamos a decir son de los mejores del segmento y no solo por la calidad de los materiales empleados sino también por su diseño y disposición general enfocada en los detalles. Costuras que denotan el cuidado y buscan hacer sentir a cada dueño como si su vehículo hubiera sido armado a mano.

El conductor podrá, desde su asiento con múltiples ajustes, acceder tanto a una pantalla táctil que le permitirá ajustar cuantas cosas quiera y sobre lo cual no comentaremos mucho.

DSC_0011

Se las ingeniaron para diseñar un sistema de sonido que no se caracteriza por agregar bocinas a lo tarugo, sino estudiar la acústica del habitáculo con los especialistas de BOSE y añadir estratégicamente en los lugares adecuados para que se escuche como en una ópera.

Lo mejor viene en el volante, que es grueso al tacto y con cuero de calidad, un bordado que agrada y que quizás hubiera estado interesante hacer en el clásico color Mazda, el rojo.

Su exterior no se queda atrás, aún la generación anterior se ve bien en las calles, pero la nueva, continuando con el concepto “KODO” ha transitado el mismo camino que su hermana mayor la CX-9 y es bueno ver como permean cosas del tope de gama al resto de la familia (cruzamos los dedos para que también llegue el motor). Agradecemos hayan prescindido de gran parte del cromo.

La unión que hacen los faros uniéndose a la parrilla, así como las líneas laterales suaves dan un toque elegante y con su doble salida de escape nos despide un tono deportivo.

Sus faros de full led, además de proveer una iluminación única, le dan un look excepcional que ninguna de las fotos que aportemos al artículo hará justicia. Eso y que el nuevo rojo brillante que viste a la CX-5 tiene 7 capas de pintura que incluyen hasta pigmento negro, lo que logra en distintas condiciones de luz matices únicos.

Un nuevo diseño de asientos permite a todos disfrutar el viaje sin cansarse tanto, hasta en clase turista pueden reclinarlos y el acceso, gracias a ajustes en el ángulo de apertura, es más cómodo.

Pero ahora enfoquémonos en el manejo que es lo más importante, si bien fue poco el tiempo que la rodamos, nos permitió tener una idea cabal de su uso tanto en ciudad y carretera como en Patrimonio Cultural de la Humanidad (¡ay güey!, es que los empedrados suelen ser los peores delatores de defectos, pero este no es el caso).

DSC_0044

Poniéndonos un poco técnicos, nos gustaría revisar si traían la presión adecuada o si realmente fueron algunos tramos de carretera los que nos hicieron ir rebotando un poco. De igual manera sentimos en algunas maniobras que la camioneta no se sintió tan cómoda, quizás el peralte e inclinación y tener que esquivar un bache en la mitad de la curva no ayudó mucho.

No obstante ello, el “G Vectoring Control” (heredado de su hermano menor) hace su trabajo muy bien porque logra que el vehículo tome la curva con toda precisión y que los pasajeros no terminen pidiendo cambio de vehículo.

DSC_0005

La mejor forma de comprobarlo es “lamentablemente” (risa socarrona) tomando curvas a exceso de velocidad y viendo como mantiene la trayectoria.

Su suspensión trasera multi link independiente, así como delantera McPherson, logran estabilidad, en conjunto con un centro de gravedad bajo.

No hay que olvidarse que la primera premisa de la CX5 no es deportiva, pero aun así no nos queda a deber en esa materia.

Esto nos lleva a hablar de la caja, el modo normal y por la ciudad cumple bien con su cometido, pero en carretera es mejor usarla en modo Sport para estirar un poco más los cambios y aprovechar el torque del motor para hacer rebases.

Ahora ideal, usarla en modo manual ya que es sumamente precisa y eficiente; incluso a pesar del uso “rudo” no se calienta y sigue funcionando como reloj suizo. El problema es que se olvidaron de ponerle unas paletas selectoras de velocidades detrás del volante para hacer aún mejor la experiencia de manejo.

Un detalle no menor como lo dijimos antes, Mazda se ha alejado del “downsizing” e inducción forzada (turbo) y se ha quedado del lado de la acera de los aspirados.

Las motorizaciones para los distintos modelos siguen siendo 2,0 litros y 2,5 litros, que generan 153 y 188 caballos de fuerza respectivamente.

Les confiamos algo, sinceramente sí nos gustaría ver montado el motor de la CX-9 en el tope de gama de la CX-5. Con eso ya no habría excusas para no elegirla y la competencia estaría en “apuros” cuando el único argumento en contra de Mazda es que “no corre tanto”.

Aunque como están las cosas hoy, las motorizaciones están orientadas a maximizar el consumo y mantener bajas las emisiones.

DSC_0037

¿Qué extrañamos o esperaríamos ver en las próximas mejoras? Asiento de copiloto con ajustes eléctricos, una cajuela con apertura / cierre eléctrico (ojo, no de esos trucos de magia con el pie), sino que facilite a su usuario la tarea de carga y descarga, evitando tener que jalar o empujar.

Catafixiariamos el 2,5 a casi todos los 2,0 l y le pondríamos turbo al 2,5 l, total, soñar no cuesta nada… pero en una de esas quizás tengamos razón. Quién sabe, en una de esas se nos cumple.

Comenzando en $379.000 y escalando hasta los $469,900, podemos encontrar la opción que más se ajuste a nuestras necesidades y bolsillo. En cualquier caso, creemos que no se arrepentirán con su compra. No son “baratas” pero consideramos que el costo / beneficio se sigue inclinando a favor.

 

NBP

MAZDA MX-5 ¡CALIENTE!

Hace poco nuestro querido colega Sergio Oliveira preguntó en una de sus encuestas tapatías…

“¿Qué prefieres: MX-5 o GTI?”

Y ahí van sus seguidores unos que éste y otros que el otro.

Cada quien su gusto, seguro.

Excepto por un detallito: casi al mismo tiempo nos llegó el anuncio oficial de la llegada a este lado del Atlántico, del paquete de potencia desarrollado por la firma inglesa BBR.

Con este, el ¡MX-5 SE CATAPULTA!

4

BBR ya ha andado haciendo sus monerías con los Miatas desde hace años. Esta vez, “atacó” al 2.0 litros con un “paquete para principiantes” llamado Stage 1 que desarrolla 248 caballos y 236 libras/pie.

La potencia fue medida a las 7150 vueltas del motor, mientras que el par motor queda disponible casi en su totalidad entre las 3 y las 6500 rpm.

Con esta cantidad de equinotes y de librotas, y considerando el ligerísimo peso del MX-5, éste se dispara hasta una velocidad máxima de 250 km/h (y eso que está gobernada, no se fueran a desbocar los entusiastas) y logra los 100 desde salida parada en apenas 5 segundos.

Y bueno, cuesta una lana extra.

Por encima del valor del coche (conste, no es precio, en Mazda se debe decir VALOR) hay que desembuchar el equivalente a casi 6 mil libras esterlinas.

Saca tú tus cuentas, varía día con día.

El arreglito no altera en lo más mínimo las características del motor (sigue cumpliendo con emisiones, etc) y es totalmente reversible por si te espantas.

El GRAN chiste es que BBR reconoce el minucioso trabajo logrado por los ingenieros “calvos” de Mazda (¿ se acuerdan?) que hicieron con ese motor Skyactiv-G, que logra tanto con tan poquito.

Como todo en Mazda, esa es su gracia tecnológica, puro cerebro en vez de puro músculo para resultados equivalentes sin tener que pagar los platos rotos.

2.jpg

Por eso se les queman los pelos de la cabeza, pero…

Hay que hacer notar que que el equipo BBR -otros calvos pero ingleses- optó por un turbocompresor de doble tornillo (rodillo, voluta, tiene muchos nombres) en vez de un supercargador mecánico, porque éstos padecen de un elevado peso parásito cuando no están empujando.

Esto, en un motor tan perfectamente calibrado y cuya razón de ser es la eficiencia al tope como en el Skyactiv-G, sería como contrarrestar sus virtudes.

En otras palabras, hubieran tenido que subirle muchísimo los regímenes de presión, lo que no sería compatible con la ya alta compresión a la que opera este motor.

Además, el enredado múltiple de escape (4-2-1…) impedía el uso de un monoturbo. Los de doble tornillo rebotan mucho menos presión y de hecho ayudan a una función como cuando hay tubos calculados (los célebres “headers”).

En resumen, se logran cifras de potencia muy elevadas a muy bajos regímenes de presurización.

3.jpg

Les incluimos una tabla de resultados del motor.

¡El sueño dorado de cualquier ingeniero!

Bueno, de los que sí le saben al asunto.

Esta información la mandó directamente la firma técnica británica, y eso nos encanta, porque cuando pasa por mercadólogos, como no entienden nada, le meten flores que no van (“¡lujoso!”,elegante!”) y en pocas y rudas palabras, la cagan.

A EEUU ya se inició el envío de kits, a México no se ha dicho aun palabra, pero ya lo veremos.

Mantengan cruzados los dedos (con la misma complejidad del múltiple de escape del MX-5, porque da más chance de ganar).

GN