CERO estrellas para Chevrolet Aveo ¡aún en su nueva versión! en recientes pruebas de choque

El Chevrolet Aveo, aunque ya “actualizado” con dos bolsas de aire como equipamiento estándar y producido en México, fue probado en impacto frontal y lateral según los últimos protocolos de Latin NCAP, PERO aun así sacó la mínima calificación con CER0 estrellas para Protección de Ocupante Adulto y tres estrellas para Protección de Ocupante Infantil.

La versión sin bolsas de aire de este modelo había sido evaluada por Latin NCAP en 2015 y alcanzó cero estrellas para los ocupantes adultos.

En la reciente prueba en el impacto frontal, el Aveo registró una protección pobre para el pecho del conductor, incluso contando con bolsas de aire.

El desempeño estructural se calificó como inestable al igual que el área de los pies de la estructura, lo que explica también el movimiento de la columna de dirección y de los pedales, lo que aumenta el riesgo de lesiones en el conductor.

La protección contra impactos laterales ofrecida por el Aveo para los ocupantes adultos es adecuada a buena a pesar de una alta penetración del carro de impacto lateral ya que cuenta con buenos sistemas de absorción de energía.

La Protección de Ocupante Infantil mostró mejoras con respecto al modelo de 2015 ya que en ese entonces los SRI utilizados fueron instalados con cinturones de seguridad y en 2017 los SRI utilizados fueron instalados con anclajes ISOFIX y (anclajes superior) top tether.

La protección ofrecida para los ocupantes niños en el impacto frontal y en el impacto lateral fue buena logrando obtener la totalidad de los puntos posibles en la prueba dinámica; este rendimiento en comparación con la prueba de 2015 se explica por el uso de anclajes ISOFIX y el rendimiento estructural inestable en el choque frontal que redujo la energía hacia la segunda fila de asientos.

La reducción de los puntos provino de la falta de señalización de anclajes ISOFIX de acuerdo con los requisitos de Latin NCAP, la falta de interruptor de desactivación de la bolsa de aire del pasajero, falta de instrucciones y la falla de algunos SRI para instalarse correctamente en el vehículo.

latin n cap.jpg

  • Con información de LatinNCap
Anuncios

Chevrolet BOLT EV, una opción que sorprende.

Días atrás tuvimos una prueba de manejo bastante peculiar y no por el recorrido, que perfectamente puede ser el que cualquiera de ustedes, estimados lectores, puede realizar a diario, sino por el vehículo en que lo hicimos, el nuevo Chevrolet Bolt EV.

A no confundirlo con el VOLT, que ya lleva un tiempo y es un auto híbrido; su hermano con B de “bueno” es 100 % eléctrico y, por ende, más amigable con el medio ambiente.

Ya a esta altura sabemos que algunos nos dirán que en realidad aquí en México contaminamos más para hacer un 1 kilowatt que en otros países y, como consecuencia, es bueno pero no la mejor opción, al menos hasta que el gobierno no cambie algunas reglas.

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-15.jpg

Volviendo al tema que importa, que trae cuatro ruedas y un volante, que es el que ustedes quieren saber y no de políticas ambientales que nosotros no podemos cambiar, les contaremos cómo nos fue en un recorrido mixto entre ciudad y carretera, a cargo de tres conductores con distintos estilos de manejo.

Este modelo de Chevrolet por fuera no dice nada, es decir, se ve como un auto normal y sin saber mucho de diseño ni cosas por el estilo, se nos hace agradable al ojo.

Lamentablemente sólo llegará en una versión única, así que los interiores no podrás personalizarlos a tu gusto y, aunque no son de mala calidad ni sus acabados malos, no estarás frente a un premium. Esto no es malo, pero muchos, dado el costo del vehículo sí esperarán otro tipo de cosas. No defrauda, pero tampoco deslumbra, es justo lo que necesitas.

 

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-19.jpg

Lo cierto es que tampoco decepciona, su pantalla táctil y todos esos juguetes que los millenials adoran están presentes, hasta wifi para 7 dispositivos y sistema ONSTAR. Quizás a partir de este renglón ya perdimos a algunos lectores que se darán por satisfechos. Los que quieran saber algo más sobre el modelo y cómo se maneja, sigan leyendo.

Entre las cosas que nos sorprendieron, las baterías de ion-litio de 60 kWh están alojadas sobre el piso del vehículo, permitiendo de esta forma una distribución uniforme del peso, que es de 50:50, algo que como veremos más adelante se nota mucho en el manejo.

Su centro de gravedad también es bajo, no pega en topes y sus llantas son de tamaño normal (17 pulgadas) así que, como decíamos antes, por fuera se ve como cualquier otro auto.

En virtud de que todo peso ahorrado es una ventaja, no encontrarás cosas innecesarias y sí verás plásticos duros; dada esta reducción de peso carece de llanta de refacción, gran problema para las calles de México.

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-27.jpg

La solución son unas llantas Michelin denominadas Selfseal que sellan (sí, solitas se parchan) daños de hasta 4.8mm de diámetro… ¡wow! parecen de película, pero no, son de verdad.

Otra cosa que merece destacar y en donde no han escatimado es en la protección, además de contar con todos los sistemas pasivos y activos, el Bolt EV presume 10 bolsas de aire. Nada mal, ¿eh?

Se ofrecen dos garantías, la de siempre de la marca de punta a punta por tres años o 60 mil kilómetros y, en el caso de la batería es de ocho años, así que puedes estar tranquilo.

Quien adquiera un Bolt EV se hará acreedor a un cargador portátil para usar en caso de emergencia (se puede enchufar donde sea, como si fuera tu celular) y a un cargador rápido doméstico.

Dependiendo del tipo de cargador serán los kilómetros de autonomía que cargues por minuto. En el caso del ultra rápido, en solo 30 minutos obtendrás hasta 140 kilómetros de carga.

El cargador doméstico te brinda una carga de 40 kilómetros cada 60 minutos y con el de urgencia o portátil, te tomará más de medio día generar unos decentes kilómetros. O sea, está pensado para que lo cargues en tu casa o en algún cargador público, algo que no siempre es tan sencillo.

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-13.jpg

Regresando al tema peso, es importante que sea ligero, ya que con su motor eléctrico podrás sentir en cada acelerón sus 200 caballos de fuerza y las 266 libras pie de torque que dejarán su marca de hule en el asfalto (comprobado empíricamente), porque además una peculiaridad es que, por alguna razón, a diferencia de sus competidores, en el Bolt sí puedes desconectar el control de tracción y aun con él conectado, si le pisas sales rechinando llantas como todo un muscle car, porque el cero a cien lo hace en menos de siete segundos.

Dato gracioso fue que durante nuestra prueba de manejo nos emparejamos contra un Porsche Cayman S, que nunca supo qué fue lo que salió tan rápido y no se le despegaba, al menos en los primeros metros saliendo de la caseta. Sin duda, sorprende… lo malo es que por seguridad el Bolt está gobernado y no da más de 150 km/h (aunque creemos que hasta 180 sería seguro dejarle esa ventana por  las dudas, ya que nunca se sabe.

También nos gustaría mencionar que la capacidad de carga de la cajuela es bastante generosa, incluso creemos que puede albergar más cosas que modelos de otros segmentos, así que no se dejen engañar con lo pequeño que parece el auto, porque incluso en las plazas traseras también caben tres personas… y hasta pueden ser de al menos 1.75 m y no sufrirán por ir con las rodillas en el mentón.

Nuestro recorrido mixto fue saliendo de los cuarteles generales de GM en pleno Polanco y sorteando el tráfico con destino fijado hacia Metepec en el Estado de México, de ahí a Santa Fe y regresamos a Polanco.

El primer tramo pudimos probar su aceleración en modo sport (que, como si fuera un auto de combustión interna, el botón hace más sensible la respuesta del acelerador). De igual manera se utilizó en uno de sus dos modos de manejo, el LOW.

Aquí el manejo pasa a ser con un solo pie o one pedal driving; este modo es al que hay que acostumbrarse porque sería el más lógico de usar. El auto se mueve solo al acelerar y cuando dejas de ejercer presión en el pedal, desacelerará hasta frenarse totalmente.

Ideal para situaciones de tráfico en las que, además, nos permitirá en cada desaceleración generar un poco de energía. Una vez que te acostumbras, es una maravilla para ir por la ciudad sin que te importe nada.

El otro modo de manejo lo probamos ya de regreso. En Drive se asemeja mucho a un auto normal y apenas a esta altura del texto me doy cuenta de que el Bolt al final del día es eso: aunque con tecnología de punta, no busca cosas extrañas y tiene todo a lo que estamos acostumbrados.

Lo que puede hacer la transición menos dolorosa, una llave, botón de encendido, palanca de velocidades (obvio, con ausencia de túnel de transmisión), se va solo en Drive sin que le pises al freno y con una autonomía de más de 350 kilómetros (promedio) te quitará ese pendiente de quedarte tirado en la calle.

En el modo Drive, si ves una bajada pronunciada, puedes regenerar en forma adicional accionando una palanca en el volante (regen on demand). Esto hace que se active el frenado regenerativo y tú mides con esa palanca cuánto quieres que el auto desacelere sin perder el impulso.

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-0d.jpg

Es todavía más fácil en carretera y en tramos sin curvas poner el control de crucero y ahí el auto se encargará sin sobresaltos de maximizar el recorrido, aprovechando los descensos para cargar y de llevársela despacito, pero sin perder el ritmo en las subidas.

Gracias a la buena coordinación de la suspensión y dirección, incluyendo las famosas llantas anti ponchaduras, logramos ir trazando curvas por encima de los 120 km/h sin sentir feos, el carro se siente con buen aplomo y da confianza de seguirle pisando un poco más, no hay balanceo o body roll.

Incluso hasta nos tocó amarrarnos a 110 km/h por las obras en la carretera y un camión que detuvo sin más la circulación, pero más allá de un leve rechinido, el auto no se movió y frenó espectacularmente en una distancia sumamente corta… y hasta regeneramos unos kilómetros más de autonomía, jeje.

A pesar de que íbamos en Drive y con el control de crucero, fue más exigente para la batería el recorrido de regreso desde Toluca, ya que son casi todas pendientes, pero aun así gastamos muy poco de su autonomía.

Al final se vuelve un juego, ya que ves como avanzas en kilómetros pero gracias a la regeneración, tu autonomía no se ve mermada (vamos, que en la pantalla hasta hay una aplicación que va calificando tu manejo).

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-11.jpg

La clave en estos autos eléctricos en los que tenemos el 100 % de par al tocar el pedal, es ser progresivos y poco agresivos al acelerar. Puedes ir a 150 km/h, el tema es cuánto quieres esperar a llegar a esa velocidad.

Regresando a una escala técnica por un heladito (ya que no encontramos pan para el susto después del amarrón), desde Santa Fe a Polanco se nos hizo de volada el viaje y a pesar del tráfico no mermó nuestro rendimiento.

El tema que sí nos preocupa son las estaciones de carga públicas. La ciudad no está preparada aún, no hay suficientes y las pocas que hay están bloqueadas, requieren tarjeta o simplemente a alguien le valió y se estacionó ahí.

Es cultural el asunto y además implica que quien compre el carro tiene la capacidad de instalar en su cochera un cargador, cosa que como hemos visto o preguntado, no todos pueden hacerlo (porque viven en departamentos o el coche queda en la calle, etc.).

Nos comentaron que todavía Chevrolet no tiene plan de ampliar la red de cargadores y como este es compatible con otros modelos, pues aprovecharán que tienen medio camino recorrido. Ojalá se reconsidere este punto y sí le inviertan a la red de cargadores para que sea una opción todavía más viable.

Chevrolet-Bolt_EV-2017-800-23.jpg

Claro, aquí habría que pedirle también al gobierno que ayude incentivando la compra de estos autos con más descuentos o exenciones de impuestos y que les dé facilidades a las fábricas para poner cargadores, o que obligue a las plazas a tener centros de carga (en vez de estar proponiendo que tengan menos lugares de estacionamiento).

Lo cierto es que Chevrolet ha sabido capitalizar lo aprendido con el Volt y el Spark EV y, sin duda, el Bolt se convertirá en una opción muy válida para quien pueda erogar los $696,100 que cuesta.

En cuanto a si los vale, es muy subjetiva la respuesta, pero no te sentirás decepcionado si lo adquieres. Compararlo con otros eléctricos creo que no vale, porque estamos hablando de cosas distintas en lo que ofrecen y, en este caso, por autonomía el Bolt gana en todas las comparativas.

 

Nicolás Bachechi Pavone

 

@ChevroletMéxico #ChevroletMéxico #BoltEV #ChevroletBoltEV

 

 

Experiencia 100 % Eléctrica 

El día de hoy estaremos teniendo una experiencia de manejo 100 % eléctrica con Chevrolet México y el nuevo Bolt EV.


Con 10 bolsas de aire, capacidad para 5 pasajeros, además de todos los servicios ON Star y conectividad, más los sistemas ya conocidos de seguridad pasiva y activa.


Se entregan con dos cargadores, uno portátil y otro de uso doméstico (40 km en 60 minutos). La carga ultra rápida, 140 km en 30 minutos.

Una garantía de 8 años en su batería (ubicada sobre todo el piso).

Su único motor eléctrico genera 200 hp y 266 Lb pie de torque. Con su balance y distribución 50/50 promete un manejo muy interesante.


Varios sistemas de manejo (“one pedal driving” y “regen on demand”) permiten regenerar energía y aprovechar al máximo los recorridos realizados.


Su precio será de $696,100 y nos presume una autonomía de hasta 380 km.

No te pierdas nuestras primeras impresiones y resultados en nuestra próxima edición.

@Chevrolet #BoltEV #MotoryVolante @Revista Motor y Volante #ChevroletMexico