ACURA TLX: Todo Lo bueno X 100

Hace apenas unas semanas fuimos los afortunados testigos del lanzamiento del nuevo modelo tope de la marca japonesa en nuestro país, pero por suerte para nosotros ahí no acabó la aventura, sino que tuvimos la dicha de probarlo en pista.

En este primer acercamiento, más allá de exprimir el potencial mecánico (que sin duda tiene, pero no alardea), se enfocó principalmente en los nuevos sistemas integrados de seguridad activa.

Primero lo primero, esta nueva generación llegará a México en dos versiones: Advance y A-Spec; una versión de nivel de entrada al sedán de lujo de la marca y la versión deportiva del mismo.

DSC_0028.JPG

Nosotros seguimos pensando que tanto para el ILX y ahora con más razón en el TLX, sería muy prudente comercializar la versión híbrida que está disponible en otros mercados.

Creemos que es importante no solo para el consumidor local, sino también para el mercado ampliar el abanico de ofertas amigables con el medio ambiente; es cierto que poco a poco otras marcas han decidido incursionar y gracias a la mala calidad del aire y los pésimos planes de las autoridades se ha hecho más factible la comercialización de algunos modelos.

Pero eso será tema de otra editorial, hoy estamos para aquí para darles nuestras primeras impresiones de este modelo, al que le ha venido muy bien la nueva imagen que la marca ha presentado con su parrilla en forma de diamante, manejando en forma adecuada el uso del cromo y sabiendo aprovechar el diseño para prescindir de él y reemplazarlo por plásticos de color negro piano que realzan la idea de un deportivo.

DSC_0098.JPG

 

Porque el ya trillado argumento de que Acura es el buque insignia caro de Honda ya ha dejado de ser así, no sólo porque esta última ha sabido mejorar la calidad en sus productos de lujo, sino porque también Acura ha introducido modelos accesibles y se ha enfocado en no solo ser visto por clientes de cierto rango de edad, sino también por jóvenes a lo que les gusta correr en un auto lujoso.

Creemos que este último punto sin duda lo pone en la mira de los que buscan alternativas en el segmento de sedanes deportivos de lujo y que, sin duda alguna, en el A-Spec lo encontrarán.

Como fue la versión presentada y puesta a prueba en pista, nos referiremos a ella en este artículo.

Demás está decir que no repararemos demasiado en el equipamiento que trae, ya que como se imaginarán no le hace falta nada, desde conectividad con cualquier tipo de celular inteligente y una interfaz que ha mejorado mucho en términos de uso / intuitiva respecto de la generación anterior (hasta más rápida).

Lo que verdaderamente importa son cosas que no se ven, pero ahí están para hacernos la vida más fácil o “simplemente” más segura.

Ambas versiones traen el sistema Acura Watch de fábrica y fue este el que tuvimos chance de probar en dos ejercicios en pista.

Siguiendo a un líder, en caravana de 3 autos en curvas sin tocar pedales y a una velocidad de 65 km/h, incluso hasta un frenado total.

De igual forma, al intentar cambiar de carril (usando la direccional, eso que nadie sabe para qué sirve) y que en el carril de alta viene otro auto más rápido, el TLX nos avisa que hay un riesgo al realizar esa maniobra. Aquí también intervienen los sensores de punto ciego.

El sistema para evitar una colisión frenando que, junto con el sistema de frenado inteligente permiten que el vehículo mantenga no solo una velocidad constante, sino también una distancia segura respecto del vehículo que va frente a nosotros y, en caso de frenado de emergencia, el auto lo realiza para evitar un accidente.

Además, trae un asistente de conservación de carril que opera también en conjunto con el control de velocidad crucero adaptativo.

Radares ubicados estratégicamente son los encargados de “leer” las líneas en el piso para saber si estamos en el carril y también “medir” al auto de adelante para actuar en consecuencia.

Esto representa una complejidad que no es imputable a Acura o al sistema que también utilizan otras marcas, sino también a la falta de infraestructura en nuestras carreteras, es decir, que estén bien señalizadas o de nuestros queridos conductores que obtienen su licencia sin tener conocimientos y tienen un manejo errático.

Porque el sistema es muy bueno y es capaz de hacerle más fácil la vida a quien maneja en carretera (no lo creo factible de uso en ciudad), pero si la línea desaparece o el de adelante se cambia de carril sin decir “ni agua va” es difícil que el sistema pueda preverlo.

DSC_0081

Está muy bien y sinceramente sorprende como ha avanzado el desarrollo tecnológico y también como ha ido permeando este tipo de programas de manejo semi autónomos a niveles más “alcanzables”.

Destaca la gestión variable de cilindros que, según el manejo del conductor, determina si vamos a una velocidad crucero, que se puede prescindir de tres cilindros (de los seis) para brindar un ahorro de gasolina.

Sin embargo, si usamos más potencia, tan rápido como ustedes leyeron esto contaremos con los seis cilindros y toda la potencia, que proviene de un motor, como ya dijimos, de seis cilindros en V, con inyección directa de 24 válvulas que genera 290 caballos de fuerza y 267 libras pie de torque en un rango medio de 4500 rpm.

La sorpresa la da una caja de nueve (sí, nueve) relaciones o velocidades que se acciona por toque, son simples botones (P, R, D, N) que gracias a Dios se ve asistida para manejo manual con paletas al volante, que además de sobrias tienen buen tacto y son muy precisas.

Acura TLX-27.jpg

En el último ejercicio, un pequeño circuito nos permitió comprobar la maniobrabilidad del auto y el modo de manejo Sport+, las paletas de cambios y la suspensión, así como los controles independientes (principalmente los ángulos de dirección en las ruedas traseras).

Nos gustó mucho como se sintió porque los asientos nos abrazan y podemos sentir el torque progresivo y la dirección es precisa, pero lo más divertido es como al tomar las curvas un poco más rápido de lo “debido” el auto se siente un poco suelto, pero no nos mal entiendan, no es que se va y pierdes el control.

Es una “soltura” que te permite jugar y hasta corregir, porque el sistema entiende (al menos en modo sport+) que estás queriendo divertirte y no se entromete; esos sistemas son luego más peligrosos porque corrigen de forma agresiva o no dejan sentir al auto y llevan a que desactives todo poniéndote (y poniendo a los demás) en riesgo.

DSC_0095.JPG

En “sport+” no se desactiva nada, por lo que siempre estarás seguro aun cuando hagas alguna tarugada.

Y para cuidarte cuentas con frenos de disco en las cuatro ruedas, ABS, distribución electrónica de frenado y una cantidad de bolsas de aire (siete) que está a la altura de un auto premium (frontales, rodilla, laterales y hasta de cortina para asientos traseros).

Hay mucho del desarrollo que proviene del NSX (como hemos dicho, se permea y terminan heredando) y del estandarte que hoy abraza la marca, “Precision Crafted Performance”, que no solo se queda en palabras, es algo más complejo.

Estéticamente nos agradaron mucho los contrastes usados con los plásticos en difusor trasero, facia, spoiler trasero y los escapes dobles. Se podrá optar por rines 18 o 19 pulgadas.

DSC_0088.JPG

Después de todo esto, lo que les importa a todos ustedes: los precios de venta están en un rango que sinceramente creemos pondrán a pensar a más de uno, el Advance $669.900 y el A-Spec $739.900.

De algo estamos seguros y es que el segmento se está poniendo reñido y este tipo de opciones enriquecen pero le hacen más difícil la decisión al consumidor.

Esperamos pronto poner a prueba a este modelo, aunque estamos seguros de que veremos muchos de estos modelos en la calle en los próximos meses.

NBP

 

Acura TLX 2018

Anoche nos fue revelada la nueva generación del tope de gama de Acura, el nuevo TLX que sin duda busca satisfacer las necesidades de los más exigentes, orientándose no solo al lujo sino también a llenar ese espíritu deportivo de quienes disfrutan correr sus autos.
Para compartir este lanzamiento con ustedes, les presentamos el video que capturamos en el evento.

 

¿Vieron?
No, no a la chica vestida de piloto
Que si vieron ¡al TLX!

Un auto que jala miradas aun como gritando, porque bien que “alza la voz” para que lo mires, con lo que Acura se quita la corbata y se pone el casco.

Sin embargo, y acorde a su estrategia mundial, no descuidan un factor fundamental como es el de la seguridad en todas las versiones ofrecidas, siendo destacables los elementos activos y pasivos.

Siete bolsas de aire, su sistema Acura Watch, y sistemas dinámicos de manejo son algunas de las ventajas que ofrece el TLX.

img_8051

Los interiores con asientos deportivos cuentan con ajustes lumbares y además una combinación de cuero con tela con un bordado a la vista que, aunque así escrito suena como cursi, en la realidad luce mucho.

El motor es un V6 de 3.5 litros de desplazamiento, eroga 290 HP y 267 libras/pie de torque y por la mañana veremos en la pista qué tal se acopla a la caja de 9 velocidades.

Desde luego, ofrece una apariencia renovada aunque con la ya familiar “cara” de modelos ya presentes en el mercado, tales como su parrilla diamante y faros múltiples (jewel eye) de led.

Se podrá optar por rines 19 en vez de los 18 originales.

Deportivo sin perder estilo o lujo son las características del nuevo TLX, que así buscará satisfacer las necesidades de los clientes más demandantes de nuestro mercado. Con esto queremos decir, el TLX no es para cualquiera, pues se requiere un elevado nivel de exigencia para comprenderlo y disfrutarlo.

Tanto las fascias delanteras como traseras han sido actualizadas con un diseño deportivo y que resalta las entradas de aire y un difusor trasero que alberga una doble salida de escape (en la versión ASpec).

El cofre y la elaborada parrilla disimulan un desempeño “dual”, ya que por un lado presume y dispone de elevadas cifras de fuerza al desbocarlo, pero a cambio, se sabe comportar como un ciudadano consciente en el tráfico de la ciudad,  cuando utiliza su discreta capacidad de desconectar 3 cilindros de los 6 para reducir el consumo.

Se comercializará en dos versiones:

Advance: $669,900

ASpec: $739,900

​Sirva este primer contacto (que aconteció apenas anoche) como un bocado de lo que será nuestra prueba de manejo en pista (que ya está sucediendo en estos momentos) y que ustedes podrán disfrutar en nuestras próximas publicaciones.

#PrecisionCraftedPerformance #Acura #AcuraMexico #HondaMexico #AcuraTLX #TLX2018 #TLXesPrecision @HondaMexico @Acura  @Acura_Mexico

Acura ILX

El ILX es el modelo de ingreso a la marca, pero también puede significar que tú, como comprador formes parte también de un nivel Premium y no aún estamos sobrios nos referimos a que con todo el equipamiento que trae (o le puedes agregar) le envidia muy poco a sus competidores más cercanos.

Apenas el año pasado el ILX fue agraciado con una pequeña pero significativa actualización en su diseño exterior, en donde realmente se puede apreciar es en el frente en donde los nuevos faros de LED y sus cinco (si 5) pequeños luminarios se hicieron presente.

Algo tan pequeño como eso ha sido significativo para darle un nuevo look más actual y sin duda distintivo; pero no se queda en “como se ve” sino que además es funcional y práctico a efectos de mejorar la capacidad de iluminación del vehículo en la noche.

Esta versión trae como elementos deportivos un pequeño alerón montado en la cajuela y unas llantas de 18 pulgadas que lo hacen ver muy bien; aunque sean grandes el perfil está lo suficientemente decente para no preocuparse por volarse alguna llanta en un bache. Quizás con unas 17 estaríamos menos preocupados, pero no se vería igual de padre (dicho en tono irónico).

En donde realmente hay cambios más notorios es en el interior del vehículo que ahora tiene unos materiales de mejor calidad y principalmente una actualización en su consola central de Info entretenimiento ya que ahora monta no una sino dos pantallas.

2016_acura_ilx_71_1600x1200

La verdad para muchos es un plus, a nosotros no nos desagrado del todo es práctico tener la pantalla superior para el mapa y la inferior para el resto de las cosas, pero si puede ser un poco “apantallador” si nos permiten la licencia literaria.

Y es que tanta luz, y tanto botón hay que literal estudiar bien para poder lograr obtener lo que queremos y puede ser poco frustrante al principio cuando las cosas básicas no son tan intuitivas y las menos intuitivas salen sin querer. Y cuando decimos que es frustrante es que literal no pudimos usar el GPS, asi de simple. Además, el ángulo en el que está inclinado todo el tablero hace que nos tengamos que estirar para alcanzar los botones (es eso o somos cortos de brazos, ustedes decidan).

Quitando el tema de las pantallas (que a muchos les encantará), el interior se siente acorde a un vehículo superior al segmento que apunta, la versión de prueba era la más equipada y con asientos combinados de cuero y alcántara eléctricos (y calefaccionados), un fino acabado de materiales y uniones te sientes que tus pesos estuvieron bien invertidos (aunque sabemos que comprar un auto nunca es una inversión, pero no queremos matar la ilusión a quien ha ahorrado para darse un gusto o satisface una necesidad de transporte).

Algo que llamó la atención de Herr Editor fue lo insonoro del vehículo, uno puede ir casi que susurrando dentro sin necesidad de elevar la voz y los sonidos exteriores casi no permean, de igual manera el chasis e interior nos demuestra una buena calidad de ensamblaje. Bueno eso igual también se lo dijo al italo-uruguayo que le encanta gritar (o cada día está más sordo) para que le bajara a sus … decibeles. ¡Ya luego descubrimos que se trata de un sistemita que se llama cancelación activa de ruidos, nada mal eh!

Lo que si no nos gustó a los “pilotos” fue la posición del asiento del conductor que no se puede ajustar en altura hacia abajo y vuelve un poco incomoda la posición junto con la columna de la dirección.

Vamos, que la posición es ideal si estas por debajo del 1,75 mts. de altura, pero si no sentirás el techo muy cerca de tu cabeza (nos dice Nicolás recordando su época de instructor que no existe ese “espacio vital” en caso de vuelco mientras hace el gesto de un puño cerrado sobre su cabeza).

2016_acura_ilx_50_1600x1200

El diseño alargado y fino pudo haberle jugado una mala pasada al ILX y la verdad es que si te sientas como debe de ser, es un poco extraña la sensación que deja.

En la parte trasera pasa algo similar pero no tan notorio, pero también entendemos que es poco probable que lleves adultos tan grandes sentados detrás (nosotros porque tenemos a nuestro modelo estrella en Guayabolandia); pero aun así el habitáculo es muy cómodo para los que les toque ir atrás.

No existe el famoso túnel de la transmisión y eso ayuda obviamente a que el espacio del 5 pasajero (al medio) pueda también ser aprovechado mejor, no recomendamos 3 adultos atrás (a no ser que sean mujeres y estén camino a una fiesta) pero sin problemas pueden ir tres niños/adolescentes.

El espacio de carga si es de destacar, ya que es excepcionalmente grande (eso sin abatir los asientos que la volvería casi una SUV en capacidad) y permitirá cargar el equipaje completo de una familia que se vaya de vacaciones. Lo malo es que no está amortiguada para su cierre y cuando la bajas si no tienes cuidado se azota, pero si la sostienes luego debes hacer fuerza adicional para cerrarla y casi nunca es a la primera.

2016_acura_ilx_92_1600x1200

Ya sé, para la mayoría de los “villa melones” el Acura no deja de ser un Honda caro y puede que tengan algo de razón, pero este ILX deja de a pie y por lejos a los Honda y la verdad no está tan caro para lo que ofrece (en nuestra humilde opinión).

Hasta ahora y habiéndolo manejado por la ciudad no nos había hecho la verdad mucho ruido y sin duda podía ser para lo que el resto de los mortales implica un auto: “la herramienta que te lleva del lugar A al B”.

Por suerte tenemos al correlón uruguayo que no bien puede, deja una nota en el escritorio “nos vemos el lunes” y se va buscar caminos para probar los autos y liberar el estrés de la semana.

Y es así que volvió y nos contó que su opinión de auto aburrido cambió rotundamente a la primera oportunidad que pudo pisar a fondo el acelerador y hacer cambios tanto ascendentes como descendentes mientras surcaba las curvas de la México – Puebla; lo que no le entendimos es si fue por unos borrachines (amigos suyos) o por unos dulces.

Es tan raro (el uruguayo) que igual se va a desayunar a otro estado y regresa para la hora de la comida con tal de manejar y siempre dice “mejor salir temprano, hay poco tráfico, el sol no molesta y hasta los federales están durmiendo”.

Pero que fue lo que realmente le llamo la atención, el motor es “normal” un 4 cilindros en línea con 16 válvulas de 2.4 litros de desplazamiento que entrega una potencia de 201 caballos de fuerza y apenas unos 180 libras pie de torque ya pasa la mitad de la banda de rpm (3500 aprox.). No es nada del otro mundo y con su inyección directa está pensado para ser económico y eficiente.

La diferencia en la percepción real y comportamiento extraordinario del auto en un uso más deportivo se lo debemos a la caja de 8 relaciones, con doble clutch que es sumamente suave cuando se lo requiere (ciudad) pero al poner el modo sport y comenzar a usar las paletas detrás del volante literal convierte al ILX en otro auto.

Parte de esto se debe a un convertidor de par (torque) que ayuda a suavizar los cambios y en bajas sin afectar la respuesta en altas (hablando de revoluciones como también de velocidades).

Hasta notamos un cambio en las notas del escape, quizás sea psicológico, pero al poder exprimirle más al ancho de las revoluciones con los vidrios cerrados en cada rebaje sentimos el rugir del motor diciéndonos, vamos por más que todavía tengo.

Sorprendentemente rápida y precisa, nos dejó hacer rebajes en la zona divertida (peligrosa) de la carretera y sin duda con eso ayudo a que nuestra sonrisa de ida y de vuelta fuera enorme.

Algunos de esos rebajes serían imposibles con otras cajas de la “competencia”, y de igual manera el motor que parecía quieto, se despertó para decirnos que no todo es economía y eficiencia en el gasto.

2016_acura_ilx_94_1600x1200.jpg

Si a esto le sumamos una suspensión independiente en las cuatro ruedas de tipo McPherson adelante y multi-link atrás con sendas barras estabilizadoras en ambos ejes la diversión es un hecho.

La dirección fue la que al principio saco de onda ya que cuenta con asistencia eléctrica de movimiento y como todas las cosas hay que acostumbrarse.

El chasis está bien balanceado y nos dejó satisfechos al llevarlo al límite, nos gustaría quizás un poco de mejor “feeling” del volante; sin dudas el subviraje está presente pero el límite para llegar a él es demasiado y aun así es fácilmente corregible. El body roll está presente, pero no sentimos que se vaya a perder el control del carro.

Su suspensión es suave y sin dudas un poco más firme eliminaría esa sensación de vadeo al enlazar las curvas, nada grave, ya saben nosotros podríamos vivir con una suspensión dura con tal de poder corretear el carro un poco más. Pero este ILX está en la medida justa de confort y deportividad.

2016_acura_ilx_23_1600x1200

Los frenos son un tema aparte, si se alcanzó a notar un poco de fatiga faltando un cuarto de recorrido para acabar las curvas, la verdad no creemos que en un uso normal vayan a tener problemas asi como tampoco creemos que vayan a meter su ILX a la pista asi que no hay de qué preocuparse.

Por último, pero no menos importante, en cuanto a seguridad el ILX ha obtenido buenos resultados en las pruebas de accidentes realizadas en Estados Unidos aprobando con “Bueno” (la mejor calificación) casi todas de ellas, u obteniendo 4 de 5 estrellas.

Dentro de los sistemas activos y pasivos cuenta obviamente con ABS, control de tracción, sistema de distribución electrónico de frenado, asistente de arranque en pendientes, monitor de presión en los neumáticos, y 6 bolsas de aire (frontales, laterales y de cortina). El sensor de punto ciego es además sonoro y eso nos agrada ya solo las luces a veces no sirven de nada.

Deben de mejorarle la cámara de reversa, es para nosotros un gran debe. Tiene cierta distorsión y está tan asumida que el ILX te permite elegir 3 ajustes de zoom para que puedas ver.

2016_acura_ilx_21_1600x1200

Si te confías de la imagen puedes terminar teniendo un disgusto, asi que a la cansada en cada estacionada le cambiamos a una imagen que es casi desde arriba y nos permite ver realmente que tan lejos está el carro. Ahora si vale la famosa frase de que los objetos pueden estar más cerca de lo que aparentan.

En resumen, es una buena opción para la ciudad, cómodo y ágil que tampoco defrauda en carretera. No es un deportivo y tampoco un auto europeo, pero no pasa vergüenza si lo invitan al “baile”.

Discreto, pero no por eso menos elegante está bien equipado te dará lo mejor por su costo (que es de casi medio millón), si claro no es barato, pero en el conjunto creemos que vale la pena.

La pregunta que nos hacemos y le hacemos a Acura México, ¿porque no un ILX hibrido?

 

NBP