¿Te acuerdas cómo sonaban los primeros Mustang que hubo en México? Con su «modesto» 289 nos agitaban al oírlos pasar! Luego ya vino el 302… Pero no «tronaba» igual.