Primer manejo: VW Golf R… el gasto no vale la pena comparado con el GTI de antes

2022-volkswagen-golf-r-exterior

Visto así «en frío», el Volkswagen Golf R es un hatchback de buen desempeño, con un potente motor turboalimentado de 2.0 litros y una transmisión manual de seis velocidades, que supera a sus rivales de tracción (delantera) con propulsión total estándar. Y, sin embargo, ni así la hace.
Veamos, el Golf R  y R32 anteriores mostraban superioridad ante
el Golf GTI, cierto.
Pero es que los R32, con sus motores V6 de 3.2 litros, eran distintos. Se sentían como un automóvil diferente, y eso hizo que perdonarámos el hecho de que era mucho, mucho más caro.

Pero el Golf R turboalimentado, ahora en su tercera generación con una versión mejorada del omnipresente motor EA888 de VW, se siente más bien como apenas un «GTI Plus».

2022-volkswagen-golf-r-exterior (1)

Conste, las calificaciones de un vehículo son relativas solo a su propio segmento y no al mercado de vehículos nuevos en su conjunto.

Ficha breve Volkswagen Golf R 2022

Motor: I4 turbocargado de 2.0 litros

Potencia: 315 caballos de fuerza 

Torquw: 280 libras-pie

Aceleración: 0-100 km/h: 4,7 segundos.

Velocidad máxima: 250 km/h

En California, donde lo acaba de probar Ramón «Mamoncito» Rodríguez (uno de nuestros fundadores y nuestro actual corresponsal en LAX), dice que en defensa de Volkswagen, cada vez se esfuerza más por darle al Golf R una personalidad visual distintiva. Detalles en azul y distintivos exclusivos por dentro y por fuera, carcasas plateadas de los espejos, gráficos específicos de R en el grupo de instrumentos digital/pantalla táctil y consideraciones más prácticas como ruedas más grandes, pinzas de freno más grandes y escapes de cuatro puntas para establecer una personalidad distinta. El Golf R es un vehículo atractivo tanto por dentro como por fuera. Pero VW podría ir aún más lejos. por ahi se va con el Hyundai Veloster Turbo y Veloster N, Honda Civic Si y Type R, o Mini John Cooper Works y GP. 

El Golf (que ahorita no se vende en USA y parece que ni en México) siempre fue el auto más cómodo de su clase, y eso también es cierto para el Golf R. La calidad de marcha que ofrecen los amortiguadores adaptativos DCC estándar aísla bien la cabina, a pesar de las llantas de serie con mucho hule en rines de 19 pulgadas. La cabina también tiene un control de sonido excelente, con poco viento o el ruido de los neumáticos llega al interior. Y, por supuesto, la carrocería hatchback también ofrece mucho espacio en la cabina. Si bien el Civic Type R de última generación superó al Golf en algunos segmentos importantes, ya no está en producción (y era más de 20 cms más largo y 10 más ancho). Tal como está, el Golf R está a la par o ligeramente por delante del Veloster N en todas las medidas, excepto en el volumen máximo de carga.

Acá en gringolandia, mis colegas ya han derramado mucha tinta sobre la terriblemente mala nueva configuración de control táctil de VW y la última «suite de información y entretenimiento». Es pésima, y ​​te contamos por qué aquí, aquí y aquí. Pero las decisiones de software extrañas me causaron mayor frustración que los controles deficientes. VW vincula la apariencia del grupo digital con el modo de manejo, pero no les da a los conductores la opción de fijar un diseño. Así que cada vez que cambiaba el modo de manejo, tenía que presionar, presionar y presionar los estúpidos botones táctiles capacitivos en el volante para volver a mi configuración preferida. Puedo perdonar las malas decisiones tomadas por una razón, pero esto no es eso. Es simplemente malo.

2022-volkswagen-golf-r-interior

El tren motriz ese sí es un caramelo, incluso con el peso de un sistema de propulsión total que le pega un poco. Ese sistema 4Motion estándar hace que el desempeño sea divertido si estás en el lugar correcto. El modo Drift es una buena opción si estás tratando de destruir un juego de llantas (las 4, por aquello de que las 4 son motrices), pero tiene poco uso práctico en el mundo real. Aún así, la capacidad del Golf R para bajar la potencia al salir de las curvas es entretenida, incluso si un poco de disciplina en el acelerador produciría una respuesta similar en un GTI. Puedes obtener el Golf R con una transmisión de doble embrague de siete velocidades, pero soy un fanático de los manuales de seis velocidades de VW. El embrague es liviano, pero el punto de captura y la respuesta del acelerador son súper predecibles, por lo que comenzar a rodar es pan comido. La palanca de cambios se inserta en cada ranura con torpeza mecánica y chiclosa, pero no lejos de lo que ofrecen otros fabricantes de automóviles alemanes en sus palancas.
Donde el Golf R se queda corto es en el departamento de manejo. Es ágil y divertido, pero carece de la nitidez o el aplomo absoluto de sus competidores, con mayores movimientos laterales en cada curva. Y es difícil ignorar la sensación de masa que produce este auto compacto de 1700 kilotes. Aún así, el peso de la dirección es apropiado y el Golf R puede cambiar de dirección rápidamente cuando se le pide.

Desafortunadamente, a $45,000 dólares aquí en Los Angeles, el Golf R es el automóvil más caro de este segmento, incluido el Honda Civic Type R de última generación. Podría perdonársele si el VW tuviera una buena relación calidad-precio, pero en realidad no la tiene. El desempeño en ese es similar en línea recta y te da un manejo más atractivo por unos $ 10,000 dls (depende qué agencia te lo venda) menos. Al mismo tiempo, el GTI de VW sí existe y ofrece como un 80 por ciento de lo que hace que el Golf R sea excelente, pero por mucho menos. Así que no es que lo reprobemos, pero en el mercado hay valores por tu lana que resultan mucho mejores.
El que tenga un GTI en su garage, mejor que lo conserve, si me pide mi opinión.

                                             Ramón Rodríguez