Checo (o su DRS?) le meten duro!

1

Max Verstappen de Red Bull Racing se llevó a casa la victoria el domingo en el Gran Premio de España de Fórmula 1 de 2022, después de que Charles Leclerc de Ferrari se viera obligado a retirarse por problemas con la «unidad de potencia» (ay, los motores italianos!) después de liderar cómodamente durante la mayor parte de la carrera.

Su compañero de Red Bull, Sergio Pérez, terminó segundo unos 13 segundos atrás, ayudando a Red Bull a asegurar su segundo doblete de la temporada, mientras que George Russell de Mercedes-Benz AMG terminó tercero cerca de 33 segundos detrás del ganador.

Leclerc comenzó la carrera desde la pole y nunca pareció amenazado, hasta la vuelta 26 cuando falló el motor.

Parte de la razón de la buena racha de Leclerc al principio fueron los problemas que traía Verstappen. El piloto de Red Bull fue segundo al principio, pero pronto sufrió un trompo que lo dejó en el cuarto lugar y luego se mantuvo detrás de Russell durante gran parte de la primera mitad de la carrera.

2022-formula-1-spanish-grand-prix_100842294_h

Más atrás estaba Pérez y luego Valtteri Bottas de Alfa Romeo. Alrededor de la vuelta 24, el DRS (sistema anti arrastre) de Verstappen comenzó a funcionar nuevamente y, por lo tanto, pudo desafiar a Russell. Los dos pilotos intercambiaron lugares en una intensa batalla, y luego el DRS de Verstappen dejó de funcionar nuevamente mientras Russell estaba adelante. Después de que Leclerc se retirara en la vuelta 27, Verstappen hizo una parada en boxes y reentró en el cuarto lugar detrás de Bottas, con Pérez y Russell más adelante. Pérez, con la ayuda de su DRS, pasó a Russell para tomar la delantera en la vuelta 31, y Verstappen pasó a Bottas para tomar el tercer lugar casi al mismo tiempo.

O sea, ¿ganaron los pilotos o los susodichos aparatos?