Familia argentina recorrió el mundo durante 22 años en un auto 1928! Salieron 2 …¡y regresaron 6!

Partieron el 25 de enero del 2000 y recorrieron 362,000 kilómetros en cinco continentes. Tuvieron 4 hijos en el periplo y el auto les sirvió de casa.

La familia argentina que viajó 22 años por el mundo en un auto de 1928

Tras 362,000 kilómetros recorridos en cinco continentes a bordo de un auto de 1928, la familia Zapp culmina en Argentina, su país, la aventura viajera que comenzó hace 22 años, convencida de que la «humanidad es maravillosa».

La ciudad de Gualeguaychú, en la frontera de Argentina y Uruguay, es una de las últimas paradas antes de llegar el domingo al Obelisco, el famoso monumento en el corazón de Buenos Aires desde donde partieron Candelaria y Herman Zapp el 25 de enero de 2000.

Vuelven con cuatro hijos adolescentes, nacidos en distintos puntos del planeta.

Partieron el 25 de enero del 2000 y recorrrieron 362.000 kilómetros en cinco continentes (AFP).

Partieron el 25 de enero del 2000 y recorrrieron 362,000 kilómetros en cinco continentes.

«Los sentimientos son muy encontrados. Estamos terminando un sueño o más bien cumpliendo un sueño. Lo lindo es vivirlo. ¿Qué vendrá después? Miles de cambios, miles de opciones», dice Herman que, a sus 53 años ya sueña con dar la vuelta al mundo, esta vez en velero.

Candelaria tenía 29 años cuando emprendieron el periplo. Ahora, a los 51, dice que «todo fue más lindo que lo imaginado. Lo que descubrimos fue la gente».

Wallaby (izq) y Paloma Zapp, dos de los hijos nacidos durante el viaje  (AFP).

Wallaby (izq) y Paloma Zapp, dos de los hijos nacidos durante el viaje (AFP).

«La gente es maravillosa, es increíble la humanidad», insiste la mujer que conoció 102 países, pese a que alguna vez «un conflicto o una guerra nos obligó a desviar el camino».Un día del 2000 partieron

Llevaban seis años de casados y tenían «buenos trabajos». Habían terminado de construir su casa en las afueras de Buenos Aires, esa que finalmente será el hogar familiar. Deseaban hijos pero antes querían viajar. Comenzó así una aventura de mochileros hacia Alaska.

Alguien les ofreció el auto de 1928, un Graham-Paigeque estaba mal de motor y de pintura. «Ni siquiera arrancaba», evoca Candelaria.

¿Y tú, con qué coche (y claro, ¿con qué pareja?) te animarías a hacer algo parecido?