Mazda apunta más arriba -y más atrás en su propulsión- con su nueva gama.

cx60

¿Por qué parece que cada vez más fabricantes de automóviles aspiran a convertirse en marcas de lujo?

La respuesta es simple: mayores márgenes de beneficio. No se trata solo de quién vende la mayor cantidad de automóviles, ya que los contadores le dirán que el dinero que se gana con cada vehículo entregado es igual de importante. Por ejemplo, Mazda se ha estado moviendo gradualmente hacia arriba con sus últimos productos y mejorará las cosas con una nueva ola de modelos de impulsión -o sea, que se impulsa con el eje trasero, no como otros que se jalan a sí mismos con el eje delantero. La diferencia en cuanto a cómo se manejan unos y otros es enorme.


Jeremy Thomson, el jefe de la compañía japonesa allá en el Reino Unido, dijo en una entrevista que el objetivo es convertir a la compañía Zoom-Zoom en un fabricante de automóviles de lujo tal cual lo son algunas marcas muy reconocidas.
«Nuestras aspiraciones son convertirnos en una alternativa creíble a la fama tradicional de algunas marcas, si bien eso NO
significa que queremos parecer alemanes». No buscamos imitar la fórmula alemana porque eso está muy bien atendido por las marcas existentes y probablemente sea imposible vencerlos en su propio juego». 

O sea, como siempre ha hecho Mazda, se trata más bien de innovar creando nuevas y atractivas categorías