Por fin autorizan en USA los faros de matriz adaptativa

2018-porsche-cayenne_100624492_h

Las autoridades de EE. UU. finalmente permitieron usar la tecnología avanzada de faros en autos nuevos, acelerando un proceso que comenzó desde hace años.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) aprobó ayer formalmente el uso de faros delanteros «adaptativos» luego de una petición de Toyota, informó la agencia noticiosa Reuters.

Esa petición se había presentado ya desde 2013, lo que muestra cuánto tiempo se ha prolongado la batalla regulatoria sobre los faros adaptativos.
Los faros adaptativos, también conocidos como faros de matriz, consisten en numerosos elementos LED pequeños y espejos que pueden controlar un haz de luz de formas complejas.

Esto permite orientar las luces con mayor precisión, iluminando lo que el conductor necesita ver sin cegar a otros automovilistas, peatones o ciclistas.  No estamos hablando de las  luces que viran hacia las orillas para iluminar el entorno fuera de la carretera o los ápices de las curvas.
Esta definición se refiere a luces que pueden encender y apagar algunos de los LED que contiene para brindar la mejor luz adelante sin cegar a los que se aproximan.

2018-porsche-cayenne_100624491_h

Este movimiento va un paso más allá de las luces altas automáticas actuales, que simplemente apagan la luz alta cuando se acerca un automóvil que se aproxima. Los faros adaptativos pueden apagar los elementos de iluminación que miran a otros usuarios de la carretera, mientras mantienen completamente iluminado el resto del área frente al automóvil. Tales luces entraban en conflicto con una regla de los EE. UU. que data de 1967 que requiere que los faros delanteros tengan elementos separados de luz alta y luz baja. Debido a que los faros adaptativos usan los mismos elementos de iluminación tanto para las luces altas como para las luces bajas, violaban esta regla.

Los faros adaptativos han estado disponibles en otros mercados durante años, incluso en algunos automóviles que se venden en los EE. UU.,como el Mercedes-Benz Clase S, el Audi A8 y el Audi E-Tron pero que traían, en consecuencia, el sistema desconectado.

El fallo de la NHTSA significa que la tecnología finalmente se puede habilitar en estos vehículos y otros en los EE. UU. y además, propvocará una lluvia de cambios en autos muy equipados, para incorporarlos como atractivo de venta. Como en México «todo se vale» las autoridades ni se dieron ni se darán por enteradas.