A Prueba: Suzuki Swift Booster Green

Suzuki-Swift-2021-800-4f

Un híbrido con caja de velocidades manual; Tómese todo el tiempo que necesite para tratar de recordar algún otro auto así.  Nosotros no lo logramos.

Suzuki-Swift-2021-800-4e

Ahora bien,  no es ese tipo de híbrido que se ve en todos lados, sino un Mild Hybrid.

¿Y qué diantres es un sistema Mild Hybrid?  Pues similar a los ahora comunes híbridos, es un sistema en el que existe un motor a gasolina (térmico) y un motor eléctrico, pero la principal diferencia radica en que ese motor eléctrico es más pequeño y por ello no tiene capacidad de impulsar el auto por sí solo en ningún momento.

En los híbridos “tradicionales” es común que el auto entre en modo completamente eléctrico durante bajas velocidades, como al entrar a una cochera o al iniciar la marcha luego de un semáforo.

TECNOLOGIA-SWIFT-BOOSTER-GREEN-2

En los Mild Hybrid el pequeño motor eléctrico originalmente fue pensado para generar energía eléctrica suficiente para los montones de nuevos sistemas eléctricos.   Hace 20 años, los autos apenas tenían unas decenas de computadoras.  Hace 10, ya se contaban más de 200 controladores a bordo.  ¿El sistema que monitorea la presión de las llantas?   Bueno, ese sistema también necesita energía por más poca que sea.  Ya no hablemos de radares de proximidad, alertas de precolisión, sistemas de autodetección de pasajeros, y una larga lista de nuevos sistemas pequeños, babosos, pero que hacen muy agradables a los autos de última generación.   Bueno, pues todos esos sistemas requieren energía.  Mucha cuando los sumamos todos.

Suzuki-Swift-2021-800-52

El sistema Mild Hybrid se diseñó pensando en obtener toda esa cantidad de energía del propio auto.  Muchos fabricantes han elegido apostar por un sistema Mild Hybrid en el que se echa mano de un motor eléctrico con una batería especial para que se haga cargo de todos esos sistemas.

Es por lo anterior que otorgarle las placas ecológicas a cualquier auto Mild Hybrid es una vacilada cuando el sistema se monta con el propósito de abastecer energía y no con propósitos de ahorro de combustible.

Y es aquí donde el SUZUKI SWIFT BOOSTER GREEN brilla por sí mismo y les dice a todos CON PERMISO, porque apuesta a la hibridación media como recurso para generar ahorros en combustible.  Y lo hace de una forma sensacional.

Solemos conducir los autos antes de revisar las fichas técnicas a ver qué historia puede el auto contar por sí mismo.   La verdad es que pensamos que el motor que traía era el turbo de su hermano más equipado.  Vaya sorpresa que nos llevamos a enterarnos que ahí no hay ningún turbo, sino un pequeño motor de 1.2 litros con apenas 82 caballos apoyado por un sistema eléctrico que empuja hasta con 36 libras-pie de torque.  El sistema actúa tan transparente que ni parece existir.

No estaba en nuestros planes usarlo para ahorrar combustible.  Pocas veces hacemos esa prueba porque los resultados siempre dependen de los hábitos, rutas, ciudad y circunstancias de cada usuario.   Créanos cuando le decimos que usamos al Swift Booster Green sin ninguna intención de ahorrar combustible.

La mandíbula se nos fue al suelo cuando rellenamos tanque y vimos que solo habíamos agotado 7 litros.  La cuenta final:  19 kilómetros por litro en un auto que se siente como si tuviera un motor turbo alimentado.   ¡INCREÍBLE!  Absolutamente increíble.

El manejo es fantástico como en todos los Suzuki Swift,  ágil y muy divertido.  Para nosotros es el urbano perfecto.

Los prietitos en el arroz que le encontramos son los usuales de la marca:  ruidos.  Nuestra unidad tenía unos 2,500 kilómetros al recibirla.  Esos son unos 20,000 kilómetros equivalentes para un auto de un usuario común y corriente, porque es sabido que los autos para prensa sufren mucho.   Pues percibimos los ruidos de ensamble que ya nos parecen comunes en la marca.

Suzuki tiene tantas bondades en muchos de sus productos que casi siempre le perdonamos ese detalle.   Total, siempre se le puede subir al volumen del auto estéreo,  que en esta versión no podría ser más pinche.  Es un Clarion tipo Mercado Libre de calidad más bien pobre.  Nada de Carplay.   Dicen que Android Auto sí está presente,  pero audio por cable USB jamás pudimos transmitir.  Solo por bluetooth.  Y suena… ¡meh!

Fuera de los ruidos y de un auto estéreo que se mejora acudiendo a Amazon, el auto es sensacional.   Nuestro urbano favorito sin duda.  Ágil, muy ágil.  Y sorprendentemente ahorrador.

Es el auto más infotografiable que conocemos.  Tomarle una foto y que salga bonito es difícil.  Es de ángulos complicados en términos de composición fotográfica,  pero en persona es muy coqueto.  Ya hay muchos en la calle y es un diseño que no nos cansa.  Nos gusta un montón.

¿Qué nos gustaría?  Una versión Booster Green más equipada.  Bueno, con camarita de reversa y mejor sistema de audio.   La transmisión automática como opción.  Aunque nosotros lo volveríamos a elegir en manual.   Sí, somos unos románticos.

Y volviendo al tema de la transmisión manual ¿ya logró usted recordar algún otro auto híbrido o mild hybrid con transmisión manual?  Avísenos, porque nosotros no.  Y francamente nos encantó tener el control del sistema.   Nos corrigió unos cuantos malos hábitos que tenemos.  El auto no se apaga si uno mantiene el pedal del embrague metido en las paradas como durante un semáforo en rojo.  Sí.  Ya sabemos que eso no se hace.  Aceptamos que tenemos ese mal hábito.  Ansiedad, no sabemos.   Pero como el auto no se apaga mientras ese pedal esté activado, pudo más nuestro trastorno obsesivo compulsivo que la ansiedad.  ¡Qué duelo!  Al final, ganó el TOC y aprendimos a estar parados en los semáforos sin tener la pata metida en ese pedal.

Productazo para quien gusta del placer de conducir y el gusto de ahorrar combustible.  Es nuestro segundo favorito después del Sport y manda al final de la fila a sus hermanos turbo y naturalmente aspirado sin apoyo híbrido.

A todo lo anterior hay que resaltar que viene con asistente de frenado en pendientes,  6 bolsas de aire, ABS con distribución electrónica de frenado y control electrónico de estabilidad.  Chulada.  La compresión del motor es 13:01.  Al ser alta compresión, no dudamos en llenar el tanque con gasolina de 93 octanos.  Aquí en Guadalajara tenemos la fortuna de tener una cadena de gasolinerías que es la única en el país que ofrece combustible con ese octanaje.  La roja tradicional es de 91 octanos.   No todos los autos aprovechan ese octanaje, éste sí.  Y valió la pena.

¿La verdad? ¡Te luciste, Suzuki!

 

Edgar Alejandro Domínguez Reynoso