Nunca es demasiado tarde para vivir la nueva era de electrificación

Pedro_Mustang MachE

  • Con 87 años, Pedro García se convirtió en una de las primeras personas en adquirir un Mustang Mach-E en su agencia local

Después de una vida manejando vehículos que utilizan gasolina como combustible, Pedro García es el mejor ejemplo de que, para estar más cerca del futuro, no hay un límite de edad. Con 87 años, Pedro decidió vivir la transformación eléctrica con su poderoso Mustang Mach-E.

“No puedes ir en contra del futuro, tienes que adelantarte a él y Mustang Mach-E es el vehículo de las nuevas generaciones” – Pedro García, cliente de Ford Europa.

Pedro ha sido dueño de varios modelos Ford a lo largo de su vida y gracias a esto ha logrado establecer una relación muy cercana con todo el equipo de su distribuidora local ubicada en Alicante, España.  Los miembros de la agencia se encargaron de que Pedro fuera una de las primeras personas en conocer el Mustang Mach-E y convertirse en uno de los primeros dueños de este modelo tan esperado. El equipo ha seguido muy de cerca la transición para poder ayudarlo a resolver sus dudas cuando sea necesario, pero la verdad es que no los ha necesitado demasiado.

Es verdad que muchas personas siguen pensando que hacer el cambio a un vehículo eléctrico puede llegar a ser complicado y más a una edad más avanzada, pero Miguel Estrela, parte del equipo de ventas de la distribuidora, asegura que Pedro ha logrado dominar y disfrutar por completo su Mustang Mach-E.

Miguel sabe de la incertidumbre que tienen varios clientes, incluso jóvenes, de hacer la transición a lo eléctrico, pero como Pedro lo ha demostrado, aun con una larga vida detrás del volante de vehículos de gasolina, el cambio es más fácil de lo que uno se imagina.

Cargar el vehículo fue una de las primeras cosas que Pedro aprendió a hacer. Se le instaló un cargador en su casa y lo único que tiene que hacer es dejar el vehículo conectado durante la noche y listo: a la mañana siguiente ya tiene un vehículo totalmente cargado para llevarlo a cualquier destino.

Mientras tanto, la tranquilidad y facilidad de uso que ofrece Mustang Mach-E, especialmente con la conducción de un solo pedal, ha logrado que Pedro visite lugares que no había visto en 50 años.  Pero la mejor parte de ser dueño de un Mustang Mach- E, según Pedro, es que no se tiene que parar en las gasolineras, ni siquiera para recargar el vehículo, gracias a la eficiencia energética que ofrece.

“Lo que más me gusta es que no tienes que ir a la gasolinera. Instalaron un cargador en mi casa, lo dejo conectado un par de horas y listo, fin de la historia”, agregó Pedro García.

Muy a menudo la gente le teme a los cambios, pero con personas como Pedro, la vida nos demuestra que, incluso a su edad, adaptarse al futuro es más fácil y agradable de lo que se piensa.

Te invitamos a conocer la historia de Pedro:

Nunca es demasiado tarde para vivir la nueva era de electrificación