¿Por qué un auto japonés es más confiable que uno alemán? (Ojo: dijimos confiable, no más bueno ni más rápido)

dos

Usemos de ejemplo a un Toyota Corolla contra un VW Jetta 

 

Es porque Toyota se concentra en cosas diferentes a VW cuando se trata de diseñar sus autos. Si se compara un Toyota con un VW en aproximadamente el mismo segmento de tamaño / precio, se notarán algunas diferencias sutiles. Es probable que el VW tenga una mejor respuesta de aceleración, un manejo algo más ágil, una sensación más plantada a la velocidad y el interior parece ser de mayor calidad en general.

El Toyota, por otro lado, generalmente parecerá un poco aburrido y ordinario en comparación. La respuesta del acelerador no es excelente, falta un poco de aceleración, subvira un poco más en las curvas, algunas de las partes interiores parecen baratas, pero por lo demás se maneja bien, obtiene un gran rendimiento de combustible y usted tiene la tranquilidad de saber que lo hará y probablemente esté libre de problemas durante años después de la duración de la garantía.

La diferencia es que Toyota construye sus autos con niveles de tolerancia más amplios que VW. «Tolerancia» es la palabra clave.

Los motores / transmisiones de Toyota están construidos para sobrevivir en su mayoría al tráfico pesado de baja velocidad en Japón, o bien en la amplia variedad de climas fríos, calientes, secos, húmedos en los EE. UU. y otras partes del mundo y exigen solo un mantenimiento muy normal hecho casi por cualquier mecánico.

En cuanto a VW, parece que hacen que sus autos sean adecuados solo para Alemania, donde todo está regulado, y con su reputación de ingeniería, piensan que debería ser lo suficientemente buenos para todos los demás en el mundo. Seguro que sus autos pueden tener una mejor respuesta del acelerador / manejo que el Toyota comparable, pero el rendimiento a menudo tiene el costo de una menor confiabilidad. La configuración de la suspensión trasera en ese VW puede ser compleja y de múltiples enlaces que es fácil de desequilibrar después de algunos baches (pero brinda la capacidad de ajustar la capacidad de giro) mientras que la configuración de la viga de torsión es mucho más simple y barata y en el Toyota rara vez necesita ajustes.

VW puede usar cartuchos McPherson para la suspensión delantera, al igual que Toyota, y la estricta configuración de la convergencia / divergencia en esa suspensión VW puede producir un giro más rápido y mayor precisión de la dirección al tomar curvas, pero también puede causar que los neumáticos se desgasten prematuramente si las ruedas no están alineadas y la alineación no se hace de forma regular.

Esa transmisión manual automatizada de doble embrague ultrarrápida en el VW puede ser mucho más divertida que la simple caja automática con convertidor de par normal en el Toyota, pero si  por descuido se olvida del servicio requerido en el manual podría encontrarse pidiendo una grúa y temiendo la factura de reparación, mientras que a la transmisión de Toyota no le importará mucho si se pasa unos miles de kms del servicio recomendado.

2021_toyota_corolla_vs_2021_volkswagen_jetta

En cuanto a la calidad interior, no se deje engañar. El hecho de que se vea o se sienta mejor no significa que durará más tiempo sin romperse, y ese tablero de «tacto suave» y la perilla de sintonización de radio de sensación sólida no significarán mucho cuando su sistema eléctrico se vuelva loco y encienda la mitad de las luces de advertencia en su panel de instrumentos.

A veces, VW toma atajos en un esfuerzo por seguir siendo competitivo en costos, y esto significa cosas como cárteres de aceite de plástico. Sí, eso es correcto, cárteres de aceite de PLÁSTICO que se agrietarán o se romperán en un clima bajo cero, en lugar de abollarse cuando se encuentre con un objeto pesado en la carretera, como una piedra, una rama de un árbol, etc.

¡Pero es que en Alemania no hay piedras en las carreteras! ¿Ni baches profundos?
Los japoneses, en cambio, saben que en América -en general, aun en EE UU- no todo está bajo control y le puedes pegar a “cosas” tiradas a medio camino.

Con la edad, algunas de las piezas de plástico debajo del cofre fallarán y deberán ser remplazadas por mano de obra “especializada y en la agencia” , dice el manual alemán, aun ya mucho después de la garantía.

ESTILO DE MANEJO

Por supuesto, no todo lo que fabrica VW es conocido por su desempeño (aunque sean parientes lejanos de Porsche, Audi y Lamborghini) sin olvidar que TAMBIÉN Toyota fabrica sus propios vehículos de alto desempeño, pero incluso los autos comunes como un Golf modelo base con un motor turbo diésel de pequeña cilindrada están diseñados para manejar a una velocidad relativamente alta en Autobahn, y también ser manejables en sinuosas carreteras de montaña. Y esto me lleva a mi teoría sobre por qué los Toyotas son generalmente más confiables que los de VW, o los fabricantes japoneses frente a los alemanes en general…

Tanto los japoneses como los alemanes comenzaron a exportar automóviles a los EE. UU. (y otras partes del mundo) en cantidad, aproximadamente al mismo tiempo, debido a un «pequeño problema» llamado Segunda Guerra Mundial que tuvo que resolverse primero. La diferencia es que los fabricantes japoneses aprendieron desde el principio que EE. UU. iba a ser su mercado más grande (al menos inicialmente) y se dieron cuenta de que simplemente venderles autos como los de su mercado interno no iba a funcionar.

También tuvieron un poco de suerte cuando la crisis del petróleo golpeó a principios de los 70 y da la casualidad de que los japoneses eran bastante buenos fabricando autos pequeños de bajo costo, muy eficientes en combustible en comparación con los sedientos gigantes que los fabricantes estadounidenses estaban ofreciendo. Por supuesto, los fabricantes europeos también tenían cierta experiencia en esta área (el vocho, por ejemplo) pero, a diferencia de Japón, también tenían un gran mercado europeo, mientras que Japón era el único país de primer mundo en Asia (nadie podía comprar autos en esa parte del mundo de la posguerra) y todavía no habían acudido al mercado europeo, por lo que América del Norte y del Sur fueron clave para su éxito o fracaso.

Los fabricantes japoneses pusieron plantas de ensamblaje en el continente desde los 60’s y en los EE. UU. en los años 80 y no solo adaptaban sus diseños a los gustos estadounidenses, sino que también diseñaban automóviles solo para ese mercado. Los fabricantes japoneses aprendieron que a los estadounidenses realmente les gustan los autos de bajo costo (no les dan tanto  mantenimiento los autos como las personas en otros países) exigiendo un mantenimiento poco demandante.
A cambio, los fabricantes europeos (no solo VW) eran (son) un poco arrogantes y pensaban que, si sus autos eran lo suficientemente buenos para su país de origen, también lo serían para cualquier lugar. Miren los autos franceses, por ejemplo. Son nomás PARA los franceses y si los demás los quieren, que se aguanten.
Y además, los europeos no conducen distancias alucinantes en sus autos como lo hacen muchos estadounidenses (un viaje diario de 60 millas al trabajo se considera promedio en Texas; yo hacía un viaje de ida y vuelta de 85 millas durante casi 4 años y actualmente viajo 36 millas por día) y no les pesa un mantenimiento muy frecuente y/o tedioso que la mayoría de los estadounidenses. para un europeo, un coche es algo muy valioso; para un americano, no lo es.
Y no saben lo que es vivir a 300 kms o más del concesionario/taller de reparación más cercano que pueda trabajar en el modelo específico de su automóvil «100% alemán».

Los fabricantes japoneses no solo construyeron plantas de montaje en este continente empezando por México (aquí nomás cruzando la “barda”, lo digo yo que soy texano) mucho antes que los europeos, sino que también ampliaron enormemente sus redes de concesionarios. Por ejemplo, la desastrosa caída de Renault, Peugeot y Fiat en los EE. UU. se debió no solo a los automóviles generalmente poco confiables, sino también a las escasas redes de concesionarios en muchas regiones.

A FIAT además la mató que sus coches no toleraban la sal que se les pone a los caminos gringos para eliminar la nieve.
Allá en su tierra, con la nieve o se aguantan o la barren, pero no la salan!
Y claro, sus coches se corroían y se partían en dos y en EE UU se corrió la voz.

Sin embargo, para ser justos, los fabricantes japoneses solo han mejorado la calidad de su aire acondicionado en los últimos años (las marcas estadounidenses siguen siendo las mejores en esta área en particular) ya que no entendían del todo el tipo de calor al que están sometidas algunas regiones de este lado del mundo.

Esta respuesta quizás sea demasiado larga y detallada para cerrar, pero mientras estoy en el tema de los accesorios en los automóviles, cualquier ingeniero alemán que diseñe una cortinilla similar a una gasa y quede muy satisfecho por «un poco de solecito» que allá en Suecia deja pasar, no se da cuenta  que no sirve un carajo para bloquear la luz y el calorón del Sol de Sonora o Arizona y por eso vuelve ridículo el “quemacocos” de mi VW GTI  que pasa veranos enteros en Texas con sus humeantes vestiduras de cuero negras al no gozar de estacionamiento cubierto.
Afortunadamente, mi automóvil es plateado (sí, tengo un VW en caso de que pensaran que estaba destrozando autos alemanes debido a prejuicios) y uso un estacionamiento en el trabajo, pero sigue siendo un diseño ridículo para los que vivimos en climas cálidos y soleados y que estacionan al aire libre. Ni tampoco para los que los viven en Detroit donde las nevadas pueden cubrir un edificio entero en una sola noche.
Los japoneses, a cambio, tampoco pueden resolver eso, pero al menos lo alivian poniendo techos deslizables sólidos, vestiduras claras y poco quemantes a la piel humana, cárters de acero o de aluminio, salpicaderas y fusibles de “marca libre” en cualquier AutoZone, focos, frenos y transmisiones normales que también se venden en cualquier tienda genérica y dejando que cualquier mecánico les meta mano sin que necesite un curso de 3 años en Alemania.

¿Queda claro o volvemos a empezar?

 

 

Jim Wayne

Periodista y analista