Si Stellantis se pone las pilas, Opel podría regresar a México a menos de $200 mil pesos y con batería intercambiable.

2022-opel-rocks-e_100803881_h

Opel reveló ayer su propia versión del minicar eléctrico Ami, que había sido desarrollado originalmente por la marca Citröen de la ahora Stellantis.

Opel llama a su versión Rocks-e, y comenzará a ofrecer el biplaza a partir de este otoño.
El precio no se ha anunciado, pero debería acercarse a los €6,900 euros (aproximadamente $180,000 pesos mexicanos) que Citröen ya cobra en Francia por su Ami.
Los arrendamientos a bajo costo también son parte de su ecuación comercial, y Opel planea fijar la renta (en Europa) a un precio similar al costo de un boleto mensual de transporte público.

2022-opel-rocks-e_100803877_h2022-opel-rocks-e_100803880_h

Debido a su tamaño diminuto, estamos hablando de un automóvil que mide menos de 3 metros de largo, alcanza un máximo de 50 km/h y tiene una batería de 5.5 kilovatios-hora que sirve para 60 km de alcance, el Ami no requiere una licencia de conducir en algunas regiones de ese continente.

En el mercado local de Opel, en Alemania, el vehículo está clasificado como un cuatriciclo ligero que requiere una licencia, pero es elegible para personas de hasta 15 años.

Una característica de diseño interesante del Ami y/o Rocks-e es una pila removible alojada bajo el vehículo. Si tienes prisa de seguir rodando, se la puedes intercambiar por otra nomás abriendo la puerta del pasajero cuando sea necesario.
La recarga tarda aproximadamente tres horas y media con una toma de corriente estándar. Se requiere un adaptador para estaciones de carga públicas.