El “Mondial de l’Automobile” (o sea, el salón de París) regresará en octubre de 2022. Pero le cambiarán el nombre y así qué chiste.

c

El Salón Mundial del Automóvil de París (famoso por ser el primero que hubo en el mundo, ya desde finales del Siglo 19) regresará en el otoño de 2022, confirmaron los organizadores del espectáculo la semana pasada a través de un comunicado de prensa.
El salón del automóvil (conocido formalmente como “Mondial de l’Auto”) se combinará con el salón comercial Equip Auto para formar un evento denominado Paris Automotive Week (Semana Automotriz), que se llevará a cabo del 17 al 23 de octubre de 2022. El show de París, como otros shows del automóvil, quedó en suspenso debido a la pandemia de coronavirus.

a
Los organizadores inicialmente intentaron organizar el espectáculo a fines de 2020, pero con un formato diferente que eliminó los stands de los fabricantes de automóviles y puras pantallas distanciadas.
Pero nooo, las exhibiciones de autos están diseñadas precisamente para atraer grandes multitudes, por lo que probablemente nunca fue realista realizar una durante esa etapa de la pandemia.

Ya desde antes, igual que con el de Frankfurt,  los organizadores intentaron cambiar el nombre del salón a “Festival Motion” de París, con un énfasis en el transporte en general en lugar de los automóviles, y con más experiencias prácticas para los asistentes.
En eso andan lo alemanes, les contamos, pero hay poco entusiasmo porque no es lo mismo. No está claro si algún cambio de formato se trasladará al salón del automóvil de París de 2022, más allá de celebrar el espectáculo de forma consecutiva con la feria comercial Equip Auto.

b

Qué necedad, tan a gusto que es ir a darse una vuelta a un verdadero salón del automóvil a ver las novedades (como vemos en esta foto del evento en 1946, justo al terminar la Segunda Guerra Mundial, que con mucho entusiasmo a pesar del terrible suceso qeu apenas terminaba, todo mundo lo abarrotó) y otras es meterse en causas ecológicas.
O sea, una cosa es ir a ver coches y otra es ponerse un gorro verde y manifestarse gritando en la calle en defensa de los árboles.
Las dos cosas son válidas y valiosas, pero no son lo mismo.