Cuando tienes un Jeep y “ad ovum” (a huevo en latín, para no sonar vulgares) tienes que demostrar que cómo no, a cada rato usas su 4×4

jeep