¿Estás pensando comprarte un híbrido? Entérate bien.

1366_2000

Si estás coqueteando con la idea de comprarte un híbrido, quizá te conviene primero enterarte de cómo funcionan y para qué sirven:

Híbrido NORMAL

(o sea el más común, como los Toyota Prius)

Es el que tiene un motorcito eléctrico extra que puede mover solito al coche durante algunos minutos. Usa una batería también chica que se recarga con los frenos o con el generador.

Es un engañabobos, la verdad, porque si nomás sirve para ir a 20 km/h durante 5 minutos y luego ya se cansa y le cede el avance al motor de gasolina, pues el resultado ni se nota.

Se ha vendido mucho solo porque “circula” todos los días en CDMX, ese es su único e injustificado chiste. Porque TODOS los híbridos y los eléctricos (o sea, los buenos) también circulan todos los días.

Híbrido de APOYO

Es el que se encarga de algunas funciones, EXCEPTO mover al coche.

Sobre todo reenciende los motores “start-stop” básicamente.

A VW eso les encanta porque allá es por ley, pero en otro lados…

Híbrido de EMPUJE

Es el que trae un motor eléctrico de buen tamaño que AYUDA al motor de gasolina -trabajan juntos- para lograr mayor aceleración o potencia.

Con estos ya no importa tanto el ahorro (aunque sí lo hay contra el de pura gasolina) sino las cifras brutales de potencia y torque, como la Ford Lobo HEV.

Híbrido AL REVÉS

Es el coche que se mueve primordialmente con un motor eléctrico pero trae otro de gasolina (chiquito) que solo se encarga de recargar las baterías durante largos trayectos.

A nuestro parecer, este último será el prevalente porque no sufre las molestias de todos los demás, incluidos los 100% eléctricos que tienen que detenerse cada 500 km aproximadamente, para recargarse conectados a una pared.

Eso sí, hay que llenarle el tanquecito de “extra” pero eso no te obliga a detener tu viaje durante horas.

Por el costo actual de las baterías y su poca durabilidad (hay que cambiarles baterías cada cinco años y cuestan una fortuna) los 100% eléctricos todavía no valen la pena.

Hasta ahora hay dos ejemplos ya comercializándose: el Mazda MX-30 y los Nissan e-Power.

De este tipo (la marca es cosa tuya) son los buenos para la generalidad de las personas. Las sensacionales virtudes de un eléctrico pero sin la lata de las recargas.