A Prueba: Ford Ecosport Storm ¡Una tormenta se avecina!

2 

REPORTAJE COMPLETO tomado de la revista 467

Antes de entrar en materia, una importante aclaración: Ninguna EcoSport lleva la impopular transmisión PowerShift desde que recibió una actualización en 2017.  Actualmente lleva una de 6 velocidades tradicional en la que Ford confía mucho y de eso hablaremos más adelante.

 

6

El exitoso segmento de las mini SUV fue inaugurado por la EcoSport.  Un vehículo que, cuentan, fue dibujado en una servilleta allá por 1996 por el entonces jefe de ingenieros de Ford, Luc de Ferran, quien tomó la plataforma del Ford Fiesta de quinta generación (Mark 5).   
No tardó en volverse un éxito de ventas por toda América latina.  De hecho, EcoSport comenzó su producción en Brasil inaugurando la planta de Camaçari, estado de Bahía.  Actualmente Ford está dejando de producir autos en Brasil y cerrando definitivamente sus plantas en una sorpresiva restructuración de planes.  La planta que vio nacer a la EcoSport ya detuvo sus operaciones, situación que no nos debe preocupar, pues tanto la EcoSport como el Figo que se venden en México provienen de la India.

12

Lo que sí debe tener ocupado a Ford, es el hecho de que ese segmento que ellos inventaron, el de las Mini SUVs, se llenó rápidamente de competidores y nuevos líderes de ventas, pues de otros sitios llegaron propuestas más sintonizadas con el bolsillo del cliente nacional.   Y es que, para su segunda generación, la EcoSport 2012 vuelve a estar basada en el Ford Fiesta.  Ford decidió lanzar desde esa segunda generación a la EcoSport como producto global.  Sin embargo, para los mercados emergentes como el nuestro, hubo otras propuestas más adecuadas en cuanto a precios y mecánicas.

Siempre he pensado que la EcoSport es un producto muy refinado, igual que el Fiesta.   Sin embargo, ya sabemos que el mercado local prefirió al Ford Figo por encima del Fiesta.  El Figo es un producto más sincero.  Mejor diseñado para nuestro mercado.  Más guerrero.  Más espacioso y que requiere menos mantenimiento.  Por ello, nos quedamos sin el Ford Fiesta de siguiente generación para nuestro país.

En 2017, Ford renueva su EcoSport quitando elementos problemáticos como la transmisión PowerShift y agregando un sistema de inyección directa al motor de 2.0 litros, que ahora entrega 168 caballos.

Para 2021, agrega una nueva versión llamada STORM, llena de elementos visuales que a nuestro criterio le van fantásticos y muy acorde al espíritu de la camioneta.  Nunca la habíamos visto tan guapa.

Sin embargo, es una versión con menos equipo que la Titanium que tuvimos en manos hace pocos meses.  Lo cual nos lleva a reflexionar sobre una expresión sexista que Herr Editor tiene y con la que vergonzosamente estamos de acuerdo.  “La belleza de una mujer está en su cuerpo, la ropa es solo un accesorio.”  En el caso de los autos es similar.  A veces, el exceso de equipo y cámaras de reversa solo disimulan lo mediocre que es un producto en su nivel más básico.

Con la EcoSport STORM queda en evidencia lo buena que es la plataforma.  La dirección es precisa y divertida.  La suspensión filtra y comunica bien.  Se siente de calidad.  Nuestra unidad de prensa ya tenía 5,500 kilómetros recorridos.  Para lograr ese kilometraje en un vehículo de prensa, se requieren muchos otros periodistas y colegas usualmente abusones, por lo que sorprende que con ese kilometraje no existan ruidos interiores o fallas percibidas en suspensión.

El motor es suficiente para el 0-50 esperado de un urbano.

Y aquí una acotación:  casi todos hacen énfasis en el 0-100 como si las calles de la ciudad permitieran acelerar hasta 100 kilómetros por hora.  En los autos urbanos, las lógicas son distintas.  A nosotros nos gusta percibir la facilidad con la que uno puede salir en el semáforo.

Como anécdota de lo anterior, hace seis años había un divertido comercial de SMART en donde competía contra un Mustang, contra un Audi A6 y contra un Porsche.  El Smart perdía en todas las carreras.  Pero al final aclaraban “Velocidad significa nada en ciudad.  En ciudad, son los primeros metros los que cuentan”. (Ver video llamado “Smart electric drive drag race”) Y es verdad.  El Smart del comercial siempre salía primero en los primeros metros que sus competidores.   La EcoSport se porta estupenda en el 0-50 kilómetros por hora.   Los 164 caballos son más que adecuados para salir primera en el semáforo.  Es una urbana sincera, en la que nos encantaría un motor turbo equivalente en potencia al que la altura de la ciudad no le afectara. Porque cuando manejamos la otra -Titanium- en Puerto Vallarta nos íbamos de espaldas con los acelerones.
Motor tiene, pues, pero en altitud lo disimula.

10

Sí que tenemos una queja que provocó una buena discusión entre el equipo de Motor y Volante y Herr Editor Gabriel Novaro.  Al ser la STORM una versión menos equipada que la versión Titanium, pierde equipo que para nosotros es ya imprescindible en un vehículo con transmisión automática:  las paletas en el volante o, por lo menos, una palanca que permita administrar el motor a gusto propio.  La palanca, además del PRND, viene con una opción L de LOW.  Es decir, lo único que hace es bajar a una marcha anterior.  Muy básico para nosotros.  La camioneta te invita a la conducción dinámica con confianza.  Pero esta versión no te ofrece la posibilidad de disfrutar el motor.  Por lo que, si sacarle mejor provecho al motor es importante para el comprador, elegiríamos la STORM en su versión Manual, sin duda.  O quizá como entusiastas de los autos buscamos esa experiencia y el resto de los compradores no.  Y Ford simplemente confía en que el buen trabajo de su transmisión automática (NO POWERSHIFT) será más que suficiente para el comprador de la versión automática.

(Nota del editor: no se vale dejar a los lectores a medias; mi alegato es que ese control de la caja se logra igual manipulando directamente la palanca -y más fácil sin tener que andar buscando a media curva dónde quedaron las famosas paletas. Pongo como ejemplo mi Almera, en el que tengo acceso a todos los engranes con un solo e instantáneo movimiento en la palanca).

Y hablando de versiones, creemos que la mejor relación valor/precio la sigue teniendo la Titanium.  Porque por una diferencia de precio de menos de 19,000 pesos entre STORM y la Titanium, la diferencia en equipamiento es considerable. Les recomendamos comparar la lista de equipamiento entre una y otra. Sunroof, llave y arranque remotos, espejos monocrómicos y motorizados, control adaptativo de velocidad, etc. El paquete de seguridad es el mismo en todas las versiones, seis bolsas de aire y ABS en todas las versiones.  Bien ahí.  Personalmente nos gusta un montón más la STORM, visualmente hablando.

Aun hacia el final de su ciclo actual, consideramos que EcoSport sigue siendo una de las mejores.  Es uno de los productos más equilibrados de su segmento en motor, conducción, calidad y equipo.  Los motores que ofrecen los líderes del segmento nos parecen de risa.

La siguiente generación de la EcoSport está confirmada.  Aparentemente basada en el Ford Fiesta de nuevo.  Pero si nos permite usted suponer algo, sería que quizá pronto veamos una nueva Mini SUV basada en el Figo, más adecuada a nuestro mercado.  Y si ese producto se desarrolla, bien pudiera ser un súper ventas nuevamente.

Nos gusta:  que se ve pequeña por fuera pero ya dentro, te da una sensación confiable de vehículo más grande.

No nos gusta: que Ford sigue usando faros de Halógeno aún en la versión más equipada.

 

  Edgar Alejandro Domínguez Reynoso