¿Motores diésel? ¡Quedan Pelas! Los eléctricos les comen el mandado.

unnamed
Desde que estalló el sucio escándalo Dieselgate de Volkswagen hace unos años, el diésel se convirtió en sinónimo de cochino.

why-do-diesel-engines-produce-black-smoke15-1520313888

Este tipo de combustible, y tipo de motor, en coches puede que no sea muy popular en Norteamérica, excepto en el segmento de camiones pesados, pero todavía se defendía en Europa. O, al menos, hasta que un fabricante de automóviles conocido por dos letras picudas y con sede en Wolfsburg mostró al mundo lo sucio que podía resultar un motor diésel. Y aún peor de cochinas sus mentiras para disimularlo.

La verdad es que un motor diésel generalmente tiene menos emisiones de CO2 que un motor de gasolina correspondiente. Y con los últimos estándares de emisiones Euro 6D en el Viejo Continente, las emisiones de NOx están casi a la par entre los dos: 0,06 gramos por kilómetro para motores de gasolina y 0,08 g / km para motores diésel.
Sin embargo, en la mente de los consumidores, puede que ya sea demasiado tarde para salvar el motor diésel.
Ruidoso y cochino, punto.

unnamed

Así que muchos fabricantes están abandonando el motor diésel y están canalizando el dinero de Investigación y Desarrollo hacia trenes motrices electrificados. La última en unirse a Toyota, Peugeot, Mitsubishi, Nissan, Volvo y muchas otras empresas es Renault.

La compañía francesa, a través de la voz de su patrón con apellido horrible, Luca de Meo, ha confirmado que ya no invertirá dinero en el desarrollo de motores diésel de nueva generación. En todo caso, los que queden se adaptarán para cumplir con los estándares de emisiones más estrictos.

Queda por ver si esto significa que los motores diésel de Renault ya de plano no existirán en la era “Euro 7”. Sin embargo, al ver cómo la demanda de automóviles híbridos y eléctricos en Europa supera al diésel, no nos sorprenderá que los Renault (y todos los demás) diésel desaparezcan del mercado en 2025.

Renault ya ha eliminado el motor diésel en gran medida. Algunos de los modelos de la compañía ya no están disponibles con un motor de encendido por compresión (acuérdate que no usa bujías sino solo una alta relación de compresión que provoca la explosión), y muchos de los próximos modelos perderán las opciones diésel de sus predecesores.

Incluso Dacia, la marca económica de Renault, cambió a una gama sin diésel para su última generación de automóviles en Europa. A ver cómo nos va en América Latina donde, exceptuando a México, el “gasoil” como le llaman muy muy al sur del Suchiate (ya más bien del Amazonas para abajo) la sigue rifando.