Arte, lujo y Lincoln se redefinen en términos de belleza perdurable y calidad que permanece.

Lincoln-Nautilus-2021-800-0c

Redefiniendo el concepto de lujo

 

                                                           Por Rosángela Guerra, Directora de Lincoln México

Hoy tenemos una nueva cara del lujo, que ya no se basa en objetos sino en experiencias, tiempo y salud. El mundo cambió. Los paradigmas del lujo ostentoso han quedado atrás, hoy el nuevo lujo es más natural, orgánico, se basa en la experiencia y en disfrutar el tiempo disponible para cargarnos de energía y continuar dando lo mejor de nosotros. Las experiencias ahora deben ser Cálidas, Humanas y Personalizadas.

De acuerdo con datos de True-Luxury Global Consumer Insights, tras el impacto de la pandemia en todas las industrias, el sector de lujo se transformará de lo ya establecido y restructurará la manera en la que se comunica con los consumidores. Este estudio también permite conocer el comportamiento ante la nueva realidad de los consumidores de productos y servicios de lujo, donde el 54 por ciento de ellos no espera reanudar viajes alrededor del mundo, ya sea por temas laborales o de ocio, antes de los siguientes seis próximos meses, pero ¿cómo sacar el máximo provecho de la situación actual? La respuesta está en la redefinición del lujo.

arte

El lujo va unido a la belleza, a la sofisticación, a la búsqueda de la excelencia, la cultura y la sustentabilidad. Anteriormente el lujo se entendía por exceso, estatus, incluso se conocía como el “lujo dorado”. En cambio, hoy en día, el lujo se traduce en experiencias, en procesos y en la herencia cultural.

El nuevo lujo se une a la ética ambiental y humana, donde la sustentabilidad es uno de los principales factores, dejando huella en el mundo, y está anclado a la producción de bienes que sean bellos por dentro y por fuera, como lo son las artesanías tradicionales. Productos diseñados y producidos con el menor impacto social y ambiental posible.

Los productos que cuidan al medio ambiente, pero que a su vez son naturales y trabajados de manera manual, son considerados un lujo total en la actualidad, gracias a la delicadeza, lo detallado, y lo inspirador que pueden llegar a ser y sobre todo el trabajo minucioso que conlleva, imprimiendo historia, colores, sabores y la esencia de un país.

220px-TalaveraTreeMAPDF

Los productos artesanales se han posicionado como productos premium de la actualidad, y este tipo de trabajo es considerado así, gracias a su asociación precisamente con la tradición y sus diseños tan sofisticados e inspirados.  En este contexto el lujo significa productos realizados con el tiempo correspondiente, la importancia de lo hecho a mano. Todo esto lo podemos observar en México desde las prendas, texturas, sabores, y expresiones de arte irrepetibles.

Debido a la adopción de desarrollos sostenibles y prácticas comerciales, adicional a la pérdida de técnicas artesanales tradicionales, hoy es una prioridad para compañías de lujo, y para que la industria en general siga promoviendo este tipo de arte; un arte que permita a un país levantarse y continuar posicionado como uno de los más ricos culturalmente hablando.

El mercado de bienes de lujo mexicano es uno de los más grandes de América Latina, pero independientemente de esto ¿por qué México es considerado como un país lleno de lujo?

México ocupa el primer lugar en el continente americano y el sexto a nivel mundial en número de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad; desde su gastronomía considerada como patrimonio inmaterial o sus ciudades, abarcando una cuarta parte de las ciudades consideradas como Patrimonio Mundial en el Continente Americano por la UNESCO, hasta cerca de 120 mil monumentos a lo largo y ancho del país y mucho más.

Los artistas mexicanos que hoy trabajan a mano con materiales naturales y a favor de sus comunidades, realmente están produciendo un lujo, no por su costo, sino por el proceso que conlleva crear un textil o una artesanía como tal. Esto tiene un valor mucho más elevado de lo que creemos y un impacto positivo al hacer de su arte algo trascendental, que llega incluso a otros países, con modelos único y diferentes; eso es lo que hace que el arte sea y forme parte de esta nueva definición del lujo.

Los consumidores actuales buscan productos funcionales, que optimicen y que sean duraderos. La moda artesanal es uno de los principales ejes de este nuevo concepto, pues se aparta de los modelos obsoletos de consumo masivo, y apunta hacia un producto que los consumidores desean y que genera un bien a comunidades, trasladando la historia de un país a un diseño único.

El arte es la definición perfecta del nuevo lujo, al unir a la sustentabilidad con un mejor conocimiento de los materiales, los procesos y que plasma todas las culturas a través de las artesanías, es una herencia que viene de generación en generación, que marca la vida de los artesanos, de los consumidores y de la cultura alrededor del mundo.

La autenticidad de los productos artesanales, incrementan su valor sentimental y de pertenencia, ya que no son productos que se replican como cualquier objeto producido en serie; están elaborados de forma natural, abarcando todo lo que define el lujo moderno.

El diseño, la historia, el baile y la música representan la identidad de una cultura viva, llena de matices que define a cada país.  El papel de los artesanos es dar vida y transmitir a través de cada pieza que crean. Es momento de sacar el máximo provecho de esta nueva realidad y promover el México lleno de artistas y cultura, a un país que se traduce en el nuevo lujo.

Un comentario sobre “Arte, lujo y Lincoln se redefinen en términos de belleza perdurable y calidad que permanece.

Los comentarios están cerrados.