El dilema de Bugatti: crear otra gama o la venden junto con Ducati y Lamborghini

Bugatti ha dejado en suspenso los planes de lanzar una segunda línea de modelos mientras espera una decisión de VW sobre si le invierte más o ya no.

“Hablamos sobre una segunda línea de modelos”, dijo el presidente de Bugatti, Stephan Winkelmann, a Bloomberg en una entrevista publicada el lunes. “Esto ahora estaba bloqueado debido a la crisis del coronavirus; no estamos hablando de lo que vendrá después”.

bugatti-divo_100668057_h

Los ejecutivos senior del Grupo VW  van a reunirse en noviembre para discutir, entre otras cosas, el destino de las marcas de nicho Bugatti, Ducati y Lamborghini, informó Reuters la semana pasada citando fuentes familiarizadas con el asunto.

Potencialmente discutirán planes para la venta de Bugatti a Rimac, deshacerse de Lamborghini o nuevas asociaciones tecnológicas. Un tema central es cómo manejar el costo de electrificar las marcas de nicho.

BUGATTI-Chiron-Super-Sport-300-6665_4

Sobre el asunto de la venta de Bugatti a Rimac, Winkelmann se negó a comentar en su entrevista con Bloomberg.

A pesar de la desaceleración causada por la pandemia del coronavirus Covid-19, Bugatti está en camino de reportar su mejor año registrado, después de que la compañía registró ingresos récord y márgenes de ganancia superiores al 10% en 2019.

Winkelmann insinuó en 2019 que cualquier segunda línea de modelos de Bugatti probablemente contará con energía eléctrica de batería. En declaraciones a otra agencia de noticias a la que estqamos suscritos, dijo que imagina el vehículo como un gran turismo 2+2, pero más alto que lo normal en ese tipo, aunque no necesariamente una SUV. O sea, ooootro crossover pero rugidor. Bueno, los eléctricos no rugen, zumban.

Bugatti-Divo-2019-C01

Pero decidir dónde construirlo sería otro problema. La planta de Bugatti en Molsheim, Francia, ya está a plena capacidad con el Chiron. Lo que significa que se deberá invertir en expandirla o agregar una nueva planta.
Una alternativa podría ser la subcontratación de la producción a un fabricante independiente como Magna Steyr en Austria (han hecho de todo, hasta minivans Dodge), aunque esto puede no gustarles a  los clientes que pagan millonadas por sus coches.