Directo de la revista: La prueba de la Ford Explorer ST

Si te perdiste la revista de este mes, todavía tienes oportunidad de no quedarte sin saber.
Ford Explorer ST: De regreso a la emoción del parque jurásico

2020-08-02 13.20.00 IMG_4300

En 1993, cuando salió la película Parque Jurásico, íbamos recién entrando a la adolescencia y comprábamos sin falta cada mes nuestro ejemplar de Motor y Volante.
Ya amábamos el cine y los autos.

En el cine, hay un antes y un después muy marcado por Parque Jurásico.  De esa película tenemos imágenes muy grabadas en la retina. Una nueva trilogía de Star Wars se hizo posible gracias a que George Lucas se impresionó con los efectos especiales de los dinosaurios.  Sin embargo, recuerdo que una de las cosas que más me gustó y que mereció muchas pláticas con la familia fueron las Ford Explorer de la película.  En la novela original, a diferencia de la película, se mencionan unas Toyota.  Spielberg atinó con su elección.  La de Ford le fue perfecto al espíritu de la película.  Esos vehículos se tatuaron en el colectivo como sinónimo de aventura.

2020-08-05 17.58.25 IMG_4546

Para 2020 nos llega la sexta generación de la Explorer con algunas ideas muy claras por parte de Ford.  Quizá la más importante es el rescate de aspectos que el cliente de Explorer valoraba mucho, entre ellos, la impulsión o tracción trasera como insisten en decirle.  Es verdad que los vehículos de tracción trasera tienen menos espacio para los pasajeros.  Sin embargo, eso no es problema con la Explorer.  La plataforma CD6, que comparte con la Aviator, está pensada para meter un montón de posibles motores y tracción integral.

2020-08-02 16.01.51 IMG_4335

Y ese es precisamente el punto de partida de la Explorer en su versión ST.  Pues esta es la versión que monta casi todo para lo que la plataforma CD6 fue diseñada.  El motor más grande disponible y la tracción integral en una suspensión muy pulida para el manejo dinámico.  Sin duda, luego de conducirla lo tenemos claro:  sí es digna del logo ST.

1899-12-30 00.00.00

-¿Aprueban los pasajeros?

-¡WOW!

2020-08-02 16.50.06 Enlight654

Deportiva y SUV no son palabras que combinaran bien juntas.  Y menos pensando en un vehículo del tamaño actual de la Explorer.  Sin embargo, Ford logra meter todos los argumentos en el vehículo y darle la consistencia para que pase la prueba del más crítico sin titubear.

Dos veces nos paró la policía: DOS.
Y bueno, es que con la ST a uno se le hunde solita la pata.

El motor es el mismo que el de su hermana Aviator, el 3.0 litros de 400 caballos y 415 lb-pie de torque.  La Explorer regular viene con el 2.3 litros del Mustang Ecoboost y de la Lincoln Corsair.  Para América, parece que nos quedaremos sin la posibilidad de la mecánica PHEV.  Una híbrida enchufable que, además de traer el 3.0 litros, se complementa con un motor eléctrico para lograr las 630 libras-pie de torque.  Una barbaridad que de momento será exclusiva de la Aviator, por lo menos para nuestro continente.  En Europa ya disfrutan la Explorer PHEV.

El de por sí fantástico motor de 3.0 litros, viene acoplado a la transmisión de 10 velocidades que ya hemos visto en otros productos y que parecen seguir puliendo en cada producto.  En la Explorer ST y en modo deportivo es donde mejor desempeño ha ofrecido.  Siempre sabe en qué marcha ubicarse para producir una sonrisa.

Toda esa potencia va a una tracción integral con predominancia trasera.  La plataforma CD6 es de tracción trasera primordialmente.  En ese punto es superior a su hermana cara, la Aviator, que en su versión “de entrada” es sólo tracción trasera.  Si bien la tracción integral no es un “todo terreno”, sí que nos ayudó a resolver situaciones complicadas en muchos momentos.

2020-08-02 17.13.29 IMG_4439

El espíritu de la Explorer la hace uno de los vehículos más polivalentes de Ford.  La versión ST está muy orientada al manejo dinámico y de pista, pero no por ello queda a deber en otras condiciones de camino.  Al contrario.  A La Explorer la llevamos a zonas boscosas y de caminos complicados en temporal de abundante lluvia.  Los modos de conducción inteligente fueron los protagonistas.

Siete son los modos de conducción: Remolque, Arena, Resbaladizo, Sendero, ECO, Normal y Deportivo.  La verdad es que en el tiempo que la tuvimos, nos la pasamos entre Deportivo, Resbaladizo y Sendero.  Fue una gozada.  Nos animamos a meternos en terreno en donde no lo hubiéramos siquiera considerado con la Explorer regular.  Y ojo que además lo hicimos con la capacidad máxima de ocupantes, siete pasajeros, porque ahora la Explorer es para compartir con la familia.  Esa parte no la habíamos descubierto ni valorado.  Durante algún tiempo lamentamos que la Explorer hubiera crecido en dimensiones como le ocurre a todos los autos que llevan tiempo entre nosotros.  Hace unos meses nos hubiera encantado que fuera de cinco pasajeros.  Ahora nos encanta que no sea así.  La diversión es para todos.  Y aunque los asientos de la tercera fila son principalmente para viajes breves si se es adulto, no resultan tan infames.

Nuestros traslados familiares fueron de tres horas en cada sentido.  El arreglo a la suspensión que Ford Performance hizo con la Explorer ST es buenísimo.  Tiene unas capacidades dinámicas que no hemos visto más que en los otros productos ST de la marca o en productos de otras marcas premium.  Sin embargo, esa bondad puede ser un problema para los pasajeros en los traslados largos.  La suspensión rígida sí llega a cansar, por lo que fue una más que agradable sorpresa descubrir que Ford dotó de masaje en los asientos a esta versión.  Oiga, ni la Aviator de entrada más cara los trae.  Los atesoramos porque, a diferencia de la Lobo Platinum Limited, en donde el masaje solo es de 15 minutos y hay que volverlo a activar, en la Explorer ST el masaje dura hasta que la camioneta se apaga.  Por lo menos el copiloto y el conductor fuimos consentidos.

El espacio interior es muy bueno.  No nos queda a deber nada en tema de equipamiento.  La calidad del equipo de sonido, los materiales y el diseño son más que adecuados.

En la parte del diseño es dónde hay puntos a comentar.  La pantalla del tablero con sus 12.3 pulgadas en muy buena.  La cantidad de información es clara y abundante.  Y nos parece genial cómo han logrado darle identidad a cada modo de conducción, pues cuando es conducción en modo deportivo, la pantalla es color negro con elementos rojos.  Cuando usamos el modo sendero, en pantalla aparecen los indicadores de inclinaciones laterales y otra información necesaria y relevante.

Donde sí que tuvimos diferencia de opinión es con la pantalla central de 10.1 pulgadas vertical.  Luce espectacular.  Muy a la tendencia actual de tener una especie de Tableta enorme en lugar de una pantalla.  Realmente llama la atención y es una de las cosas que quien la conoce no puede dejar de mencionar.  Otras versiones equipan una pantalla más ancha y horizontal.  Y aquí nuestro comentario agrio:  no nos gustó la funcionalidad de la pantalla vertical.  Luce increíble.  El uso es otro tema, porque al final es como tener una pantalla pequeña en la información que despliega de lado a lado.  Sólo los mapas se ven genial, pero al conectar el IPhone y usar Carplay, nos damos cuenta de que no está optimizada.  Es como tener dos pantallas pequeñas una arriba de la otra.   Es cuestión de gustos.  Nosotros preferimos lo funcional, pero la tendencia para los próximos años son las pantallas enormes verticales.  Estaremos atentos a ver cómo evolucionan las interfaces y se adaptan a esta tendencia porque esas enormes tabletas llegaron para quedarse un buen rato.

El diseño exterior nos encanta.  No entendemos como hay gente despistada que piensa que fue un simple facelift del modelo anterior, aunque el modelo de la quinta generación que remplaza ya hacía intentos por alejarse del diseño ovalado que no fue ni de lejos nuestro favorito.  A la ruda Explorer le van bien los ángulos.  Y esta tiene muchos.   Las llantas son de 20 pulgadas y 10 brazos y hasta parecen pequeñas en los enormes arcos.  Siendo una ST, al principio nos pareció extraña la elección de diseño y llantas de Ford.  Pero cuando nos animamos a meterla a los senderos rudos, vaya que nos cambió los argumentos.  Tiene las ruedas más que adecuadas para seguir siendo un vehículo de pista y sendero.  Divertido y polivalente.  Algo que no logró la EDGE ST, por ejemplo.  Con la EDGE hay que quedarse en pista.  Aquí la sensación es de rápida y ruda.  Le entras con mucha confianza a los caminos, topes y baches.

Los cuatro escapes producen un sonido muy peculiar y adictivo.  Si Ford sigue usando sonido artificial en el interior como lo hizo en otros vehículos ecoboost hace años, ni lo notamos.  Es más, ni falta hace, 3.0 litros suenan poco.  Pero si algo tiene Ford actualmente es una gama de motores remarcables.

En la parte funcional, los detalles del día a día que se van descubriendo, hubo algunos que nos llamaron mucho la atención.  La alfombra que ilumina el piso por la noche es el logo ST en su color rojo.  Era extraño verlos en diagonal al vehículo.  Pero cuando pones los seguros, los espejos se guardan y el logo ST queda paralelo a la camioneta mientras se desvanecen.  Un efecto muy coqueto.  Otra cosa que valoramos es la mejora en la perilla selectora de velocidades.  Ahora ya no es una perilla que gira y gira sin fin.  Las únicas posiciones posibles son las de PRND. Y cuando apagas la camioneta, si no estás en P, la perilla se gira automáticamente hasta Parking.  Eso no pasaba con los primeros modelos de la marca que migraron a la perilla.  Era una lata tener que poner atención visual a la perilla porque, al no haber límite en el giro, de reversa te pasabas al parking en una maniobra de estacionarse.  Eso ya fue.

Las luces en carretera son lo que se espera de un vehículo de su nivel.  Aunque es muy común que los vehículos que vienen en contra sentido pidan cambio de luces.

Una crítica que ya es vieja y que sigue sin atenderse para esta generación es el espacio entre asientos y puertas.  Pensamos que ese espacio podría aprovecharse mejor para darle amplitud a los asientos.  En ese espacio metíamos hasta los paraguas sin estorbar.  Otra cosa que nos queda a deber es más bien un asunto con la forma en que llegan a México los modelos.  Nos hubiera gustado la opción de tener el paquete de mejores frenos como en Estados Unidos, si existe esa opción de mejora.  Los que vienen están más que a la altura.  Pero los frenos es un tema que jamás está de más exagerar.  Con el paquete de frenos vienen unas llantas más grandes.  Esas sí que no las elegiríamos después de ver el buen desempeño de las que sí hay para México.  En lo demás, llega con el paquete completo de asistencias de seguridad.  Toda la farmacia.  El sistema de conducción semi-autónoma, el copilot 360, viene en su versión plus.  Es decir, es capaz de frenar por completo el vehículo y continuar desde detenido.  Y funciona muy bien.

Ya casi 30 años del primer Ford Explorer que se presentó.  Mucho ha cambiado y algunas cosas se perdieron en el camino.  Da gusto saber que Ford muestra intenciones claras de retomar algunas de ellas. Y no solo regresarlas sino actualizarlas.  La Explorer ST grita 2020 por todos lados.  Por eso la elegiríamos por encima de su competencia más directa, la Dodge Durango, que es lo más lejano a la palabra novedad.  Ojalá que Ford se comprometa tanto con la Explorer como cuida de Mustang, F150 o el de Bronco.  Tres décadas le merecen tener ese esmero al producto.  Por lo pronto, nos quedamos con la Explorer en su versión ST como nuestro actual producto favorito de Ford, por encima de cualquier otro que hayamos probado en los años recientes.  Porque esta sí que nos devuelve la emoción como si regresáramos al parque Jurásico.  Y además, nos permite compartir esa emoción con la familia.  Qué producto tan completo, Ford.  Productazo.

Nos gusta:

Motor, tracción integral y transmisión.

El manejo.

El masaje en los asientos.   Muy útil luego de un rato.

Le hicimos cara a:

Lo funcional de la llamativa pantalla vertical.

Que nos pidan el cambio de luces.  Una buena iluminación no debería ser un peligro para los demás.

Los ruidos de las primeras unidades de producción.

                                                   Edgar Alejandro Domínguez Reynoso

@FordMX
@JulietaMelendez