BMW M3 y M4. Con todo para correr, todo para curvear y todo para frenar… por si “sientes que la virgen te habla”.

Los BMW M3 y M4 son íconos, dos de los autos de alto desempeño más importantes en la cartera de la automotriz sudalemana. Y en la de cualquiera.

los m

Pero estas últimas versiones no son los vehículos de alto desempeño que recordabas, para bien o para mal. Tanto los diseñadores como los ingenieros adoptaron un nuevo enfoque al crear los BMW M3 y M4 2021, ahora en su sexta generación.

El mayor tema de conversación para los nuevos M3 y M4, obviamente, son esas enormes rejillas de “ya-no-son-un-doble riñón-porque-no-hay-riñones-cuadrados” que parecen colgadas de arriba. O jaladas de abajo, tú decide.
Hay quien dice que le recuerda las del Firebird de los 70.

2021-bmw-m3-exterior (1)2021-bmw-m3-exterior

Pero detrás de ese polémico hocico se esconde un nuevo motor de seis cilindros en línea con doble turbocompresor, capaz de producir hasta 503 caballos de fuerza en el modelo Competition y permitir un 0 a 100 km por hora en menos de cuatro segundos. Junto con un diseño de cabina actualizado, completo con nuevos asientos deportivos de cubo y mucha tecnología nueva, los nuevos M3 y M4 prometen ser más que simples siluetas polarizantes.
No en balde, añadimos, BMW es la marca más sureña del país germano, o sea colinda con Suiza y con Italia y eso los hace más asoleados y divertidos que sus contrapartes más al norte, o sean MB y VW.

Los diseñadores de Baviera no estaban bromeando cuando dijeron que el sedán M3 y el coupé M4 tendrían una personalidad audaz. El par de potentes autos, como se mencionó, tiene una gran toma de aire que se extiende casi a lo ancho de la fascia delantera.
O sea, ¿no bastaban los nuevos agujerotes frontales?

2021-bmw-m4-exterior (1)2021-bmw-m4-exterior

Tanto el M3 como el M4 vienen de serie con un techo de fibra de carbono, o un techo corredizo opcional sin costo, divisores frontales y laterales específicos de M, y ruedas de diámetro diferente (18 en el frente y 19 en la parte posterior).
El modelo Competition las tiene de 19 pulgadas en la parte delantera y de 20 pulgadas en la parte trasera. A notar que ambos autos son ahora un cacho -un par de dedos- más grandes que los modelos previos.

También hay un paquete M Carbon opcional disponible en ambos modelos, que agrega elementos más livianos al exterior, y una opción Shadowline que cubre los espejos exteriores, el alerón trasero y los tubos de escape con un acabado oscuro. Pero eso son banalidades, lo interesante es que comparten el motor de seis cilindros en línea de 3.0 litros y doble turbo. Esa unidad nos regala 473 caballos de fuerza y 406 libras-pie en los modelos M estándar, lo que permite un acelerón a 100 de 4.1 segundos.
Los modelos Competition, más potentes, rinden 503 hp y 479 lb-ft, alcanzando los 100 en 3.8 segundos.
Esas cifras de potencia y torsión marcan una mejora de 59 hp y 73 libras-pie de torsión en comparación con los modelos anteriores. Ambas versiones tienen velocidades máximas electrónicamente limitadas de 250 km/h o 290 km/h con el paquete M Driver opcional. Tanto el M3 como el M4 vienen de serie con una transmisión manual de seis velocidades, mientras que la Competition solo viene con una transmisión automática de ocho velocidades, y con la potencia enviada exclusivamente a las ruedas traseras… por ahora.
BMW dice que una versión xDrive de los modelos Competition estará disponible a finales del próximo año.
El sistema de tracción en las cuatro ruedas con preponderancia trasera es similar al sistema del M5, con un diferencial M activo en el eje trasero y la capacidad de elegir entre los modos 4×4 y 4×4 Sport, esta última enviando más potencia a la parte trasera.
Pero nuestra sugerencia es que si quieres realmente divertirte, apaga el control dinámico de estabilidad (DSC) y con eso transfieres la potencia a las ruedas traseras exclusivamente.
Ahí sí “sientes que la virgen te habla”, como dicen en el golfo, si se te pasa la mano con sus extraordinarias capacidades dinámicas.
Por supuesto, también por debajo hubo cambios: nuevos bastidores separados para el eje delantero o trasero y refuerzos adicionales en el piso, así como amortiguadores M adaptables. Los frenos delanteros son de pinza fija de seis pistones con discos de 14.9 pulgadas, mientras que los traseros son pinzas flotantes de un pistón con discos de 14.6 pulgadas, por si deveras oyes a la virgen que te dice que ya vengas.
O sea, todo para jalar, todo para curvear y todo para frenar.
¿Qué más podrías querer?

@BMWMexico