GM SE ACHICA: tras abandonar Europa, ahora también cierra en Rusia, India, Tailandia, Australia…

 

Ya tiene rato que GM dejó de ser las automotriz más grande del mundo, pero su principal directiva está empeñada en achicarla mucho más.

ShareholderMeet07

 

Mary Barra asumió el puesto al timón a principios del 2014, y heredó una compañía que durante décadas fue tan grande y poco manejable que los ejecutivos a veces no sabían qué partes del negocio generaban o perdían dinero.
En casi siete años al frente de GM, Barra ha encontrado mejores resultados en una estrategia improbable: contraer una compañía que durante gran parte del siglo 20 fue la corporación más grande de Estados Unidos con base en ingresos y ganancias. Ahora, Barra insiste en que GM todavía puede crecer, pero enfocándose a nuevos negocios basados en autos eléctricos y autónomos.
Desarrollar esas tecnologías cuesta miles de millones de dólares al año, y es probable que tarden mucho en ser redituables, pero GM ya no podía darse el lujo de quedarse en mercados donde no generaba dinero, dijo Barra, de 58 años, en una entrevista.
Bajo su batuta, GM ha abandonado Europa, Rusia e India, lugares en donde la mayoría de sus rivales siguen operando. Hace unos meses, la compañía reveló planes para dejar también Tailandia de forma definitiva y salir de Australia después de 89 años. Brasil está en la mira. México se ha salvado porque sus fábricas locales surten directamente a Estados Unidos y a muy bajo costo.

images
Algunas de las marcas ya desaparecidas; otras fueron vendidas, como Opel.

Ahora, GM fabrica autos o partes en sólo nueve países, de 25 que tenía antes y de casi 200 mil empleados ya solo le quedan algo más de 100 mil. 
La estrategia de Barra ha sido anatema para algunos dentro de GM, una compañía que durante mucho tiempo estuvo preprogramada para buscar el crecimiento por la vía internacional. Para GM, expandirse a mercados en el extranjero significaba crecimiento. Pero mercados como China se han vuelto ferozmente competitivos, lo que ejerce presión sobre los márgenes de ganancia. Otros lugares, como Rusia y Brasil, no han alcanzado su potencial debido a trastornos políticos o económicos. También es difícil reducir costos al vender los mismos modelos básicos en todo el mundo: los gustos regionales variaban demasiado y las regulaciones ambientales rara vez estaban alineadas. Como hemos visto en reportajes previos en Motor y Volante, ya Nissan y VW han tomado el camino de concentrarse y producir por regiones.
La agresiva estrategia de crecimiento de GM desde los años veinte, generó más de una docena de marcas, cientos de modelos y fábricas en docenas de países. Para los años 40, casi uno de cada dos autos vendidos en Estados Unidos era fabricado por GM.
Incluso después de su bancarrota guiada por el gobierno americano en el 2009, GM siguió empatado con Toyota por el título de la compañía automotriz más grande del mundo con base en venta de vehículos.
Una huelga de 40 días en sus fábricas en EU minó las ganancias en 3 mil 600 millones de dólares y la espiral no ha parado.
Por eso le vendieron completa a PSA Peugeot su división europea, que llevaba 20 mil millones de dólares en pérdidas. Ahora abandona los países que ya citamos arriba y dicen que su meta es dedicarse a autos eléctricos y autónomos.
Ya veremos si esa estrategia les funciona; estaremos reportando.

 

con información de Wall Street Journal