Con todo y estribo como de camión urbano, llega el nuevo Maserati MC20

El tan esperado coupé de Maserati, llamado MC20 llega con un potente V6 o una opción totalmente eléctrica. ¡Pero ES mucho más!

maser2

¿Recuerdas el concepto Maserati Alfieri de 2014?
¿Recuerdas que la compañía prometió una versión de producción que podrías comprar poco después de dicho debut?
Bueno, ya es 2020 (o sea, seis años más tarde, pero Maserati nunca ha sido buena en cumplir en tiempo sus promesas. Nunca.)  y aunque no estamos obteniendo exactamente una versión de carretera del Alfieri, esta última creación de la compañía podría ser hasta mejor.

El MC20 tiene un V6 enormemente potente y una nueva tecnología en su interior, e incluso viene en tres versiones diferentes: gasolina, eléctrica y convertible.

El motor totalmente nuevo aunque tradicional de gasolina es el que más nos entusiasma. Impulsado por un nuevo motor V6 de 3.0 litros con doble turbocompresión y doble combustión (que a este momento todavía no les decimos cómo funciona), el Maserati produce la friolera de 621 caballos de fuerza (463 kilovatios) y 538 libras-pie (729 newton-metros), todo ello enrutado (a través de un doble clutch o, dicho correctamente, dos embragues paralelos) a una caja de ocho velocidades.
Eso permite que pueda acelerar a 100 kilómetros por hora en 2.9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 323 km/h.

Maserati desarrolló el V6 “Nettuno” del MC20 completamente en casa; este no es un motor Alfa Romeo tratado con esteroides. Usando tecnología elegantemente inspirada en la Fórmula 1, como una etapa más de combustión adicional, separada de la cámara principal para aumentar la potencia (ah, ya comenzamos  a entender, es como el postquemador de las turbinas de los aviones), el MC20 cuenta con la mejor relación potencia/peso de su clase de 2.3 kilogramos por cada equino de fuerza y pesa solo 1,500 kilos) gracias en parte a su construcción ligera de monocasco sin bastidor (no le digan “plataforma”, ¡grrr!)

maser
Aquí se ve claramente lo que les decíamos del “estribo tipo camión”. De ahí, en fuera, está bonito, ¿a poco no?

Dispone de 4 modos de manejo tradicionales – Piso Mojado, GT, Sport y Pista – que están disponibles a través del selector de modo de conducción, con una quinta opción “ESC Off” que desactiva el control de tracción por completo. Cada modo ajusta cosas como la sensación de la dirección y la sensibilidad del acelerador, así como la suspensión adaptativa.
La configuración de doble horquilla con amortiguadores activos en las 4 esquinas eleva y baja el automóvil según el modo de conducción. Todas esas mismas características (excepto el motor, obviamente) se trasladan a una versión eléctrica, idéntica en todo lo demás. Y aunque Maserati no ha proporcionado detalles como el tamaño de la batería o la carga, la compañía promete una velocidad de 0-100 de 2.8 segundos, una velocidad máxima de 310 km/h) y 323 km de alcance, al menos en Europa. Es probable que las cifras  para América del Norte varíen porque lleva otros sistemas anticontaminantes que le tienen que poner “ad ovum” (que dicho en latín suena muy elegante pero en realidad nada más quiere decir “a huevo”). Usa, como ya dijimos, un monocasco de fibra de carbono, similar al de muchos superdeportivos modernos. Desarrollado por Maserati y Dallara, esa plataforma (ahora sí encaja esa palabra) puede acomodar las tres versiones: coupé, eléctrica y convertible, con solo leves modificaciones. Los diseñadores de Maserati pasaron más de 2,000 horas en el túnel de viento de Dallara esculpiendo el aspecto final.
Y ese tiempo invertido parece haber merecido la pena y la espera y, por si dudabas, sí se venderá en México, uno o dos, pero habrá. 

¡Evviva Maserati, la macchina italiana molto speziale!