La alianza Renault/Nissan/Mitsubishi se divide, mas no se desarma… por lo menos por ahora.

Renault, Nissan y Mitsubishi se reparten tareas y modulos de construcción.
Resultado: coches iguales entre todas

modulo
Cómo se repartirán cada nuevo proyecto, entre las tres marcas.
Ya cual “vestido” le pongan, dependerá del mercado al que vaya destinado.

La Alianza Renault Nissan Mitsubishi ya estaba sufriendo una caída en ventas además del fiasco que rodeó la expulsión del ex presidente Carlos Ghosn, aun desde antes de la pandemia.

Esto llevó a rumores de que podría haber una división en la alianza, pero una nueva estrategia anunciada hoy requiere una mayor integración, particularmente en el área de desarrollo de vehículos.

Si bien una fusión entre los socios no está entre los planes actuales, al menos por ahora, los tres cooperarán para tratar de mejorar las sinergias. Será una nueva estrategia de “líder-seguidor” donde cada socio será responsable del desarrollo de vehículos y tecnologías centrales que luego sean utilizadas en toda la alianza.

Por ejemplo, Nissan será responsable de todos los SUV/crossover compactos, tecnologías de conducción autónoma y trenes de potencia eléctricos para vehículos más grandes, mientras que Renault cubrirá todos los crossovers subcompactos, así como la conectividad en el automóvil y los trenes de potencia eléctricos para vehículos más pequeños. Mitsubishi se encargará del desarrollo de la tecnología híbrida enchufable para vehículos más grandes.

Los tres socios también trabajarán para optimizar el número de plataformas. Para minicoches y subcompactos, los socios utilizarán las plataformas CMF-A y CMF-B existentes, respectivamente. Las nuevas plataformas CMF-C y CMF-D se desarrollarán para automóviles compactos y medianos, respectivamente.

También se desarrollará una plataforma 100% eléctrica, denominada CMF-EV.

Si todo sale bien, para 2025 cerca del 50 por ciento de los vehículos vendidos por la alianza se habrán desarrollado bajo esta nueva estrategia líder-seguidor, con Jean-Dominique Senard, presidente de la alianza (cosa que no le gusta a Nissan) y de Renault, afirmando que el costo de desarrollar un vehículo podría reducirse hasta 40 por ciento.

Este ejecutivo declaró: “El nuevo modelo de negocios permitirá a la alianza sacar el máximo provecho de los activos y las capacidades de desempeño de cada empresa, al tiempo que se basa en sus respectivas culturas y legados”, dijo. “Las tres compañías de la alianza cubrirán todos los segmentos y tecnologías de vehículos, en todas las geografías, en beneficio de cada cliente, al tiempo que aumentan su competitividad respectiva, rentabilidad sostenible y responsabilidad social y ambiental”.

Cada socio también se convertirá en un “campeón” para mercados específicos, en función de dónde tengan fortalezas clave.
Renault será el campeón de Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte; Nissan será el campeón de Norteamérica, Japón y China;
Mitsubishi será el campeón del sudeste asiático y el Pacífico. No significa que los socios no competirán en mercados donde no son campeones, pero podría significar que su presencia y alineaciones se reducen.
O sea, preparémonos para coches casi igualitos, menos el emblema.