Regresa Borgward; si siendo alemán quebró, mexicano se murió, a ver si ahora sí la hace con cara de chino

Después de permanecer inactiva durante medio siglo, la histórica marca alemana Borgward, respaldada por la empresa china Foton, renació a medias en 2015 con el lanzamiento de un pequeño SUV crossover denominado BX7. Ahora va por más.

2020-borgward-bx3_100745557_h

Borgward nació en Alemania en 1890, luego se “mudó” a México después de quebrar en 1961 y durar hasta 1968; hace 3 años con “ayuda” de Fotón (que más bien les interesaba comprar una marca reconocida, si no son tontos los chinos) lanzó los crossovers compactos BX5 y BX6, y la semana pasada agregó el crossover BX3 subcompacto a su creciente línea.
Por un pelito no le pusieron “Bolwald”.

Curiosamente, casi nadie pela a esta marca fuera de China, pero ahí se ha ganado cierto respetillo.

El BX3 es jalado por un motor turboalimentado en línea de 1.4 litros que entrega 148 caballos de fuerza y ​​184 lb / pie de torque.
El motor está acoplado a una transmisión automática de 6 velocidades y solo activa las ruedas delanteras.

2020-borgward-bx3_100745554_h

El BX3 abarca 4.35 m de largo, o sea una “cuarta” más largo que un Chevrolet Trax, y el interior ha sido diseñado para ser competitivo con crossovers subcompactos de marcas lujosas, como el Audi Q2 y Lexus UX.
Los detalles que vienen de serie incluyen un grupo de instrumentos digitales de 10 pulgadas y monitoreo de cámara de visión envolvente. Una pantalla táctil de 8.0 pulgadas sirve como centro de información y entretenimiento.

2020-borgward-bx3_100745552_h

El obvio estilo urbano solo se ha anunciado para el mercado chino en la actualidad, aunque Borgward también vende vehículos (de a poquitos) en Europa, Medio Oriente, Sudeste de Asia y América del Sur, por lo que el BX3 podría venderse en otros lugares, incluso regresar a su país adoptivo, el nuestro, donde se fabricó -no era solo ensamble, compraron toda la fábrica y la trajeron a Monterrey.

La línea se ensambla actualmente en una planta en Beijing, China, pero la sede legal del fabricante de automóviles y el centro de ingeniería se encuentran en Stuttgart, Alemania.
Según nos reportan, el nieto del fundador “recompró” a la familia Ramírez de Monterrey y “re-registró” de nuevo allá los derechos.
El Borgward original fue fundado en Bremen, Alemania, en 1890 y duró hasta 1961.
Se fabricó en México (se llamaba FANASA Fábrica Nacional de Automóviles, con participación estatal y privada) desde 1964 hasta 1970 cuando cerró.
El propio Herr Editor, cuando era corredor de reaseguros para Lloyd’s de Londres, fue el encargado de asegurar los embarques marítimos y corrían rumores que, como estaba prohibido importar chatarra a México, fue más bien un pretexto para introducirla al país y que lo de los coches era solo un esfuerzo a medias.
Herr Editor estaba chavo y solo lo oyó por ahí y se lo guardó.
Pero ahora -medio siglo después- ya puede soltar la sopa.