Ventas ridículas matan al Kia Stinger. No habrá una siguiente generación del coche que quiso entrometerse entre los grandes

Pésimas ventas -y serios problemas de calidad- fueron un desastre total para el sedán deportivo que quiso competir con los de deveras.

stinger

El Kia Stinger parecía una grata sorpresa presentada por el fabricante coreano cuando debutó en el año modelo 2018.
Nosotros mismos le hicimos la prueba de camino durante su lanzamiento en Baja California y pareció convencer a la prensa… pero no al público.

La compañía anunció que el Stinger ha tenido problemas para alcanzar el éxito y que sus resultados se salen de las normas necesarias para sostenerlo. Incluso a su hermano el sedán normal le cambiarán el nombre (era Optima) a ver si así jala mejor.

Sus ventas decepcionantes y quejas de propietarios son dos medidas críticas que Kia está tomando en cuenta para desechar una segunda generación para el modelo, cuyo pronóstico no es favorable.
Las ventas cayeron casi un 20% entre 2018 y 2019 y a 2020 ya mostraban una caída de ¡40%!
Un reporte de The Korean Car Blog dice que todas estas malas noticias podrían significar la desaparición del modelo.

Dicha publicación cita rumores internos sobre su desaparición, aunque la verdad no nos parece una gran sorpresa.
Las ridículas ventas no son el único enemigo del Stinger, puesto que ya se ha corrido la voz de que este advenedizo coreano no es, aunque lo pretenda, un verdadero competidor que pueda aspirar a colarse en el rango de las reconocidas dos marcas alemanas y una japonesa que se lo comen vivo y en rebanadas.