GM se resiste a colaborar haciendo respiradores pero Trump la obliga; Ford y Tesla ya colaboran voluntariamente y a toda velocidad.

“Como es habitual con ‘este’ General Motors, las cosas sencillamente parecen no funcionar nunca (…)
Decían que nos iban a dar 40 mil de los tan necesitados respiradores muy rápidamente.
Ahora dicen que solo serán 6 mil, a fines de abril, y quieren un precio muy alto”, escribió el Presidente de los EEUU, en Twitter. Trump invoca una ley de Defensa Nacional para obligar a General Motors a colaborar en este esfuerzo.

 

Mientras que, tanto Ford como Tesla echaron a andar todos sus recursos e inventiva para fabricar los implementos (incluyendo ventiladores sanitarios y filtros, a partir de piezas de autos) para apresurar la fabricación y entrega.

trump

WASHINGTON.- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, invocó la ley para obligar a General Motors (GM) a fabricar respiradores para asistir a los pacientes con Covid-19, virus que ha infectado a más de 104 mil en ese país.

Así lo anunció en un comunicado ayer, después de acusar en Twitter al gigante de los automóviles de no hacer suficiente para cooperar en la producción del material médico necesario para combatir la pandemia.

“Como es habitual con ‘este’ General Motors, las cosas sencillamente parecen no funcionar nunca (…)
Decían que nos iban a dar 40 mil de los tan necesitados respiradores muy rápidamente.
Ahora dicen que solo serán 6 mil, a fines de abril, y quieren un precio muy alto”, escribió el Presidente en la red social Twitter, que utiliza con frecuencia.

 

ohio

“¡General Motors debe abrir inmediatamente su estúpidamente abandonada planta de Lordstown en Ohio u otra fábrica, y empezar a fabricar respiradores ya!”, insistió, luego de amagar con invocar la ley de Producción de Defensa.

Posteriormente, Trump indicó en un comunicado que había “firmado un memorando presidencial ordenando que utilice cualquier autoridad disponible bajo la ley de Producción de Defensa para requerir a General Motors que acepte, realice y priorice contratos federales para
respiradores”.
Dicha legislación, aprobada en 1950, al inicio de la guerra de Corea, autoriza al Presidente, entre otras cosas, a obligar a las empresas a
aceptar y priorizar contratos necesarios para la defensa nacional, así como requisar propiedades y forzar a la industria a expandir la producción y la oferta de recursos básicos.

Mientras, tanto Ford como Tesla echaron a andar todos sus recursos e inventiva para fabricar los implementos (incluyendo ventiladores sanitarios y filtros, a partir de piezas de autos) para apresurar la fabricación y entrega de estos aparatos ante la emergencia que sacude a ese país y al mundo.

 

Con información de El País Internacional, AP, Reuters