Mazda3 Hatchback vs Mazda CX-30 Dos hermanos, pero no gemelos

Son de la misma cepa, pero eso no nos dice todo

3 30 a

Técnicamente hablando, con bastidores idénticos y componentes similares debajo, uno podría pensar que son iguales. Sin embargo, para empezar, el Mazda3 es casi 10 cm más largo entre los ejes (y más largo, en consecuencia) mientras la CX30 es mucho más alta, no solo en estatura sino también en distancia el piso.

3 30 b

Y eso refleja lo importante de sus enfoques, el sedán (o el hatchback, en su caso) es justamente eso, lo que los americanos llaman un “driver’s car” (un  auto para quienes disfrutan del manejo), mientras la CX30 se acomoda mucho mejor no solo a la moda actual, sino que aporta funciones más palpables, como un gran espacio interior, facilidad de ingreso/egreso (que el 3 nunca se ha distinguido por eso, dado su diseño achaparrado) uso en pisos desparejos y un manejo más tranquilo.

Al sacar la cinta de medir, nos llevamos sorpresas: el área de cajuela en ambos es idéntico, aunque el 3 ofrece un poco más de espacio para piernas y para hombros para los ocupantes adelante.
Otra curiosidad que no podemos explicar es que el consumo es menor en la camioneta, si bien nomás por un pelito. La capacidad del tanque es idéntica, lo que no facilitó sacar las cuentas. Los que nos conocen saben que acá en M/V no le damos mucha importancia a eso, lo mismo que a los precios. Eso cada quien, cuando se acerca a un vendedor, puede preguntarlo y no es necesario consultar a los medios especializados.

Por dentro, las diferencias son de vista. Los elementos son los mismos, el volante, la instrumentación, la pantalla y eso. Pero cambian los revestimientos en tablero y asientos. Y sin embargo, la sensación al compararlos es distinta. No cabe duda que uno solito se autoengaña y al ser más alto o más oscuro, uno lo “siente” diferente.

Ya entrados en curvas -aunque las condiciones en las carreteras no son de lo más propicias para andar probando coches- sin duda, el 3 es más ágil y más divertido, la verdad es que con el marciano en la mano las cifras son muy similares, 0.87 para el 3, contra 0.82 para la CX30, explicable no solo por la estatura, sino porque además, la pisada de las llantas es mayor proporcionalmente.

Así que, puestos a escoger, la verdad, más bien dependerá de tus gustos, de los usos que le darás y de tus necesidades, a sabiendas que no hay mayor sacrificio por una u otra vía.

Y desde luego, con nuestra constante recomendación de que este vehículo (aun con sus dos caras) es, sin duda, la compra que te dará más por tu dinero y no solo más “detalles”, sino sobre todo, más satisfacciones y placer al manejar por cada peso que le inviertas.