Pregunta el presidente de GM: “¿Anda bien Cadillac? y él mismo se responde: “No, no anda bien”.

En entrevista con varios de nuestros colegas en Estados Unidos, Mark Reuss, presidente de General Motors, le espetó esa dura verdad al reportero de Car and Driver. Para entender por qué, es útil leer las notas sobre el lanzamiento del Cadillac XT6.

2

“Con el XT6 para 2020, Cadillac finalmente le ha dado al Escalade el hermano con tres filas que necesitaba, pero no es el hermano que merecía”, dice uno de los medios.
Y sí, el Cadillac XT6 2020 ofrece tres filas de asientos, que es lo que la mayoría de los compradores de lujo quieren.

Pero pudo y debería haber sido mejor, si no fuera por la reducción de costos, la combinación constante de productos y los cambios en la administración, que dieron como resultado un XT6 muy diferente de lo que se planeó originalmente.

El aspecto del XT6 encaja bastante bien en la familia Cadillac, no es nada feo; pero sus principales huesos vienen directo de la Chevrolet Traverse, Buick Enclave, GMC Acadia y eso se le asoma de mala manera, dijo el corresponsal de Motor Authority de Detroit.

El XT6 fue originalmente programado para derivarse del CT6 de impulsión (eje trasero) basado en bastidor del Omega que habría tenido una apariencia adecuada al lujo, en vez del toque generalista que usa GM para el mercado masivo con sus demás camionetas, más mundanas.

El XT6 usa el mismo V6 de 3.6 litros montado transversalmente hasta delante como sus hermanos pobres. Rinde 310 caballos de fuerza y 271 libras-pie de torque y está acoplado a una caja de 9 velocidades automáticas. Este V-6 tiene un montón de potencia para mover el XT6 con rapidez, pero el Lincoln Aviator ofrece 90 hp más en el modelo básico y 184 hp más en el modelo híbrido enchufable.

Si empujas un poquito fuerte a la XT6 -siguen diciendo nuestros colegas- aun en un simple trébol distribuidor vial, comienza a subvirar y las llantas aúllan. Un auto de impulsión, como se esperaba podría haber sido, coincidiría mejor con la conducción dinámica esperada en el segmento de lujo.

4

Un colega añade: “El interior de mi muy bien equipado XT6 Premium Luxury AWD de $ 71,585 dólares traía vestiduras de cuero flexible, plásticos de calidad y, por alguna razón, muchos adornos de bronce y fibra de carbono. Pero este no era un modelo Sport, por lo que la fibra de carbono parecía fuera de lugar y no logra ni apantallar ni deleitar los sentidos. La alternativa de acabados de finas maderas de su competidora de Lincoln, da una sensación más lujosa, sumando cromo bruñido, madera real y aluminio pulido que hacen que se sienta especial”.

Otro fragmento:
“El interior de la XT6 se ve bien atornillado y con buen ajuste y acabado, pero no se siente, ni se ve, nada especial. Se ve como una más de las primas genéricas de GM, no un vehículo de lujo” -concluye otro de los que la probaron en ese evento.

3

Con ese precio, el XT6 tiene una dura competencia, que va desde el magnífico Lincoln Aviator y el Audi Q7 hasta el BMW X5. Y sus compradores en USA también pueden considerar vehículos que cuestan mucho menos, como el Kia Telluride y el Hyundai Palisade.

La empresa sabe que tiene un problema. Ese día, el presidente de GM Mark Reuss, le dijo a una de las principales revistas americanas:
“¿Crees que la marca Cadillac está en buena forma?” Y él mismo dio la respuesta: “No, no lo está. Ya es hora de cambiar las cosas en Cadillac”.

1

En abril, se presentará una crossover eléctrica llamada Lyriq. Pero mientras tanto”… la XT6, que podría haber sido un gran golpe si se hubiera basado en una plataforma desarrollada específicamente para vehículos lujosos, no lo fue y así no tiene ninguna posibilidad de robarle nada a ninguno de los indudablemente mejores y más avanzados competidores en ese segmento” concluye uno de los medios que publicaron sobre el evento.

Motor y Volante nunca ha ocultado su poco aprecio por las camionetas del General, razón por la que la marca ni nos habla. Ni falta nos hace.

Pero todo lo dicho arriba no lo dijimos nosotros, sino otros medios que piensan igual. En efecto, entonces, esa marca no anda bien.