BMW i3S: Un eléctrico urbano que te destacará sobre los demás.

El BMW i3 ya cumplió seis años desde su primera aparición en Europa, pero con esta versión “de carácter deportivo” se agiliza y rejuvenece hasta quedar irreconocible.

Externamente, el i3 -sobre todo el S Rex como este- todavía se ve muy novedoso, incluso a más de la mitad de su vida. Porque su atractivo no está en su silueta, sino en ser el auto eléctrico de mayores ventas en el mundo.

Y lo demuestra con lo poquito que le pusieron hace poco más de un año: una nueva franja plateada a lo largo de los costados del techo, nuevas defensas adelante y atrás y algunos otros detallitos y mezclas de colores.
Y ahora le suman… ¡el poder!

En las versiones normales, la fuente de alimentación es un motor eléctrico síncrono con un solo engranaje (con ese brutal torque desde que da su primer giro, no necesita más) y que se pone en animación a partir de una batería de alto voltaje de iones de litio con una capacidad de 94Ah (33kWh).

13067938-NmYF2

Eso significa 168 caballos de fuerza ​​y a ​​un par máximo de 184 lb/pie, que le permiten alcanzar el 0 a 100 en 7.3 segundos y una velocidad máxima de 160 km/h. O sea, no mal, pero nada extraordinario.
El rango de acción oficial es de 300 km de alcance, aunque la verdad resultan menos en el mundo real y todavía menos si quieres ver qué significa esa S y le pisas fuerte (que a cada rato lo hicimos), que no suena a mucho pero en realidad es suficiente para lo que fue diseñado.

2018_bmw_i3_49_1280x960

El modelo a prueba (Rex) dispone además de un pequeño motor de gasolina dedicado a ampliar el rango (en unos 180 km más) aunque, por su peso, afecta un poco el desempeño y el rendimiento.

Esta máquina de combustión a bordo se puso dado que la mayoría de los compradores mostraron ansiedad por el alcance aún en Europa, quizá injustificadamente, pero que en México resulta totalmente comprensible, porque sitios de recarga especializados no abundan todavía. Tanto así, que para esta prueba mejor nos lo trajeron a Cuernavaca porque llevarlo a nuestros centros de prueba en Querétaro o en Guadalajara, se dificultaba la entrega por la distancia.

2018_bmw_i3_25_1280x960

Para empezar, se comprende que en Europa las distancias son menores pero acá los mexicanos (así como los gringos y los canadienses) de repente nos arrancamos y llegamos mil kilómetros más adelante nomás para ir a saludar a un tío.
Entonces la carencia de un largo alcance sería uno de los principales problemas de tener y operar un auto eléctrico, sobre todo en la parte norte de este continente.

2018_bmw_i3_56_1280x960

¿Y entonces cómo te explicas el i3S, con más potencia pero menos rango?

2018_bmw_i3_68_1280x9602018_bmw_i3_69_1280x9602018_bmw_i3_70_1280x960

Por lo mismo,  parece un poco extraño que BMW haya optado por lanzar una nueva variante con mayor potencia pero menos rango.
También parecería contradictorio producir una versión de aceleración más rápida y mejor manejo en lo que es claramente un auto urbano, especialmente uno que además se jacte de ofrecer un modo “Sport”, con la “disponibilidad de Control Dinámico de Tracción que mejora la agilidad y hasta permite coleadas controladas” como dice su boletín de información a prensa  en el viejo continente. Se los juramos, eso dice el “press kit” que se entrega a nuestros colegas en Inglaterra.

2018_bmw_i3_24_1280x960

¡Pero es verdad! (O casi)
Porque esto es México, además con un elevado altiplano que les roba hasta el 30% de su potencia a los motores convencionales, pero a los motores que NO son de combustión (o sea los eléctricos como este o los de celdas de hidrógeno que todavía no existen) la elevada altitud les hace los mandados y jalan como si estuvieran a nivel del mar, ¡y el resultado es fantástico!
Aclaremos que el i3S tiene 4 escalones de desempeño: Sport, Confort, Eco y Eco Pro, donde se le apaga casi todo lo que no necesita nomás para rodar.  Así que tú escoges.

Lo que no escoges, es dónde recargarlo. Porque a menos que optes por un kit de conversión para tu casa -que según leímos la propia BMW se encarga de instalar- la opción que te deja es que para recargar tienes que ir a una agencia de la marca bávara o a uno de los pocos sitios comerciales donde también hay recargadores apropiados. Lo intentamos conectar a una simple toma de corriente, pero la pantalla en el adaptador marcaba “falta” y no se podía.
Así que había que buscar alternativas.

En el caso de M/V Cuernavaca eso no representa problema, porque la agencia BMW nos queda a tiro de piedra de donde estamos tecleando esta nota. O sea, vamos, lo conectamos, lo dejamos ahí un par de horas (en hora y media se recarga al 75% aproximadamente) nos vamos al hotel de enfrente a nadar (es Cuernavaca, por Dios, siempre estamos nadando, jeje) luego pedimos una hamburguesa y al rato cruzamos la calle de regreso y arrancamos todos contentos.

Excepto que, si mientras se recarga tú tienes que caminar o tomar un taxi para atender otras ocupaciones y regresar más tarde, con cierta preocupación si son horas inhábiles y tuviste que dejar al coche ahí solito en la banqueta donde está el aparato de recarga.
Mañana pensamos hacer un scouting por la ciudad probando los sitios de recarga libres o en agencias de otras marcas, a ver si es cierto que son compatibles.

O sea, dicho en pocas palabras, ese tema todavía no está resuelto, al menos en nuestro mercado. Pero bueno, si vas a invertir poco más de un millón en tu coche, el costo extra para también equipar tu casa como centro de recarga durante la noche, lo resuelve.

2018_bmw_i3_45_1280x960

Y sin embargo… nos enamoramos del i3S con su techo diferente, puertas extrañas, diferentes fascias, suspensión deportiva que es 10 mm más achaparrada, una rodada 4 cm más ancha, ruedotas de 20 pulgadas (con llantas también 2 cm más anchas) y elementos de colores distintivos como la franja en el volante, exóticos pero que se ven bastante bien.
También obtiene un aumento de potencia de 14bhp y 15lb/pie sobre el i3 estándar, por lo que produce 182 caballos y 199 lb/pie.
Quizá no suene a mucho para un auto de espíritu deportivo, pero bien que se le notan en un arrancón de arranca cabezas. (Para eso trae unas cabeceras geniales, suavecitas pero firmes).
Y de todo eso los demás también se dan cuenta y se quedan con la boca abierta en cuanto lo observan o lo miran rodar.
Y es que el i3S es realmente muy divertido. Salta hacia adelante mucho más rápido que los demás al ponerse la luz en verde y eso de que sean “7 segundos para el 0-100” no terminan de contar la historia de lo que se siente en el primer salto de 0 a 50 que resulta puritito gozo, donde este auto sobresale incluso sobre autos con fama de deportivos.
Se los juramos, ni el Corvette más tosco salta más rápido que el i3S. Por lo menos en los primeros metros. O centímetros, da igual, se lo come vivo, jeje.

2018_bmw_i3_14_1280x960

Ya en circulación, literalmente puede saltar como desde los matorrales y meterse a los carriles de alta en la via rápida – Paso Express, Segundo Piso, Autopista urbana, lo que quieras y se mueve como si ya viniera con vuelito, de forma rápida y segura,  aunque eso sí, el vigoroso impulso acelerador decae como a los 80.
Y bueno, después de todo es un auto urbano, aunque lo divertido es la sorpresa. Cada vez que arrancas. Y que frenas con su freno regenerador. O que le abres las cuatro puertas. ¡Diversión!
Y esa es una combinación poco común, ¿a poco no?

Honestamente, el i3S aprovecha que todo es grato en la entrega de la energía voltaica: es instantánea, urgente y silenciosa.
Realmente se siente mucho más rápido que muchos híbridos por ahí que se sorprendían de ver un auto tan alto, que se cierra raro y tan comparativamente chiquito (si lo ves desde una SUV) y que, ¡carambas! arranca tan endemoniadamente rápido.
De hecho, padrotear en zig-zag entre el tráfico citadino es genial (como cuando aprendimos a andar en patineta) y sorprendente para los demás. En una palabra, pases por donde pases, ruedes a lo que ruedes en un i3S… DESTACAS y en buena onda porque todo el mundo se te queda viendo con cara de antojo, no de mala onda.

Al volante, se maneja de manera muy obediente, se siente más seguro que autos más bajos y hasta hace chirriar las llantas alrededor de una glorieta despejada o en una calle curveada sin sentir que te vas a volcar. Es extraordinariamente estable. No encontramos un alce acá en Morelos como para hacer la prueba de esquivarlo, pero seguro la aprueba.
Lo rugimos duro, sin salir a carretera y descubrimos que los del kit de prensa inglés se azotaron con lo de la coleada. No, no sobrevira, más bien subvira y mete la nariz cuando se empuja un poco más a través de las ruedas traseras que están buscando divertirse, y eso es suficiente.

13067938-NmYF2

En pocas palabras, el i3S es un auto de categoría especial y manejo  fantástico. Una muestra de excelencia técnica cuidadosamente dirigida a un manejo urbano fuera de lo normal.
Manejarlo es lo que seguramente buscan los que pagan varios millones por autos exóticos: la satisfacción de traer algo diferente, algo especial.

No le hace que nunca vayas a saludar al tío ese que te queda lejos.
¡Que venga él, a ver tu coche!

                                                                          Gabriel Novaro