VIDEO: El Ford GT no necesitaba más atractivos… ¡pero se los pusieron!

En el salón de Chicago, el óvalo azul le metió más caña a uno de los coches ya de por sí más atractivos del mundo. ¿Como para qué?

gtgt2

 

En ese salón (muy cercano al corazón de M/V por ser el primero al que nos invitaron, que fue Ford, por cierto, la que decidió darle su lugar a la primera revista de autos mexicana) ahora presentaron dos nuevos modelos de edición especial, uno que le hace cosquillas al botón de la nostalgia, mientras que el otro se viste con gloriosa fibra de carbono. Quizás la noticia más importante es que ambos modelos (en realidad, todos los modelos) también verán un aumento de potencia.

                                 Mira el video aquí:
https://motorsport.tv/embed/lH2bABtF-2020-ford-gt-liquid-carbon-debuts-with-660-horsepower?autoplay&t=00m04s

Comenzamos con las nuevas versiones porque, francamente, el Ford GT se ve como desnudo así nomás en fibra de carbono. Se llama Liquid Carbon y, como puedes ver, la estructura ligera del GT está completamente desprovista de pintura. Sin embargo, eso no significa que carezca de protección. Ford aplica una capa transparente especial que está diseñada para resaltar y proteger su piel de fibra de carbono. Si esto te parece demasiado, le puedes agregar personalización en forma de franjas por encima o una franja central de la serie Carbon, hasta con los espejos coordinados. Los rines de fibra de carbono también son equipo estándar, por razones obvias.

El 2020 también trae a la mesa una edición actualizada del célebre color de Gulf Racing. El familiar esquema en azul y naranja todavía está ahí, pero rediseñado con un nuevo estilo que incluye una franja negra con sombras y todo. Este le rinde homenaje al GT40 que ganó Le Mans en 1968 y 1969, y con su número 6 también.
Y dado que la fibra de carbono parece ser algo muy importante para Ford en este nuevo año, el pintado de Gulf Racing también se puede obtener con los rines en esa misma y éxotica fibra.

Pero el gran chiste está bajo el “cofre”. No suena a mucho, pero ahora son 660 caballos de fuerza (492 kilovatios) la nueva norma para el V6 biturbo de 3.5 litros del GT, que representa una ganancia de 13 caballos de fuerza. Sin embargo, hay más cosas detrás de la escena, con una nueva calibración del motor que crea una curva de par más amplia. Se utilizan pistones y bobinas de encendido mejorados, y los cambios aerodinámicos en los conductos de aire de refuerzo aumentan el flujo de aire al motor en un 50 por ciento.

Los intercoolers más grandes aprovechan al máximo el aire y, cuando le pisas al acelerador, un nuevo sistema de escape de titanio Akrapovič crea un tono más profundo mientras reduce el peso en 5 kilos. Combinado con una más dura amortiguación de la suspensión en el modo de pista, parece que Ford está ansioso por mantener el GT como el más emocionante ante la creciente competencia de súper deportivos.
Para qué, sí ya así les rompe el hocico.