Cuando alguien de M/V anda de ocioso…

Breve cápsula del primer encuentro del Doc Montaño con un Toyota Camry híbrido.

camryh1

Hace como cuatro días, andaba por ahí de ocioso y me dió curiosidad de ir a ver la RAV 4 híbrida, ya que entre mis pasatiempos está el de ir a ver rallies y está el de México, que dura tres días, y hay que recorrer muchos kilómetros de terracería. Los tramos de competencia están en muy buen estado, pero como organizador luego hay que ir un poco aprisa, o meternos en ciertos caminos no tan buenos, ya sea para usarlos de atajo, o para estacionar fuera de peligro.
El punto es que no la tenían, pero a cambio había un Camry híbrido, que estamos en espera de un 2020 para su prueba formal, pero mientras tanto, me daba curiosidad manejarlo, así que pedí una prueba, de esas que se dan a quienes quieren comprar.
Una vez que el vendedor me dió las indicaciones de cómo se activa y cómo se maneja, procedí a manejarlo.

camryh3
Como es de esperarse, el arranque cuando lo hacemos exigiendo poco, y nos vamos en modo eléctrico, el cual me dicen que puede durar hasta por unos 30 minutos cuando está completamente recargado.

El arranque es muy silencioso, y cuando uno acelera un poco entra el motor de gasolina.
La combinación que dan los dos motores es muy placentera.
El Camry está diseñado para llevar a sus pasajeros en total confort, y aunque fue una vuelta muy corta, fue interesante ver cómo la aceleración es aceptable, y que la suspensión absorbe bien las irregularidades del camino (en México, eso es muy deseable) si bien nuestro interés principal en este auto son las cifras pasmosas de curveo que lo sitúan -según colegas respetables en otros países- a nivel de autos de nivel deportivo.
El ruido del motor es casi imperceptible.
En el tramo dictado por la agencia, había un par de curvas; la verdad es que no quería espantar al vendedor y lo manejé como lo manejaría una persona decente.
Se siente bien balanceado, a pesar de que, repito, no lo llevé ni cerca del límite.

camryh2
Los cambios de la transmisión son prácticamente imperceptibles, casi parece una CVT (que no es tan malo como muchos creen, depende del motor al que vaya adosada) y al principio, inclusive pensé que cambiaba de velocidad cuando quería el coche y no cuando yo quería, aunque ya usando las manos (que para eso son) ya vi que obedecía muy bien al cambio con las paletas.
En la pantalla principal no hay tacómetro, aunque sí en el HUD.
En pocas palabras (ya en la prueba serán muchas) para ser un auto familiar y con miras a introducirnos al mundo de los motores combinados, lo hace muy bien.

Francisco Montaño Benet