Carlos Ghosn ¡El Gran Escapista!

wp-15778983646237537699108404217947.jpg

Argumentó que la justicia japonesa es abusiva y pretendía declararlo culpable a toda costa.
Huyó oculto en un enorme estuche musical.

estuche

 

Aparentemente, funcionarios libaneses ayudaron a su escape puesto que él no tenía pasaporte (lo había entregado al juzgado nipón) pero usó uno “viejo” francés (su nacionalidad adoptiva) que se encontró en un cajón, para trasladarse en un avión privado, haciendo escala en Estambul y luego a Beirut.

          REGISTRO DEL VUELO:

✈️ TC-TSR

 

🛫11.10pm Osaka Kansai

🛬 5.26am Istanbul Ataturk 

 

Utilizando los servicios de un seguidor de vuelos, pudimos ver la ruta seguida por el Canadair Bombardier matrícula TC-TSR de una compañía francesa de charters, que despegó de Osaka y 14 horas más tarde bajó en Istanbul, con declaratoria de “solo mercancías” a bordo. ¿Quizá un enorme estuche para contrabajo, pero vacío?  

ruta
Aunque parezca una ruta “curva” sobre Siberia, en realidad así es el camino más corto por la curvatura de la Tierra.

Ya de ahí a Beirut fue cosa de unos minutos de vuelo, ya sentado como la gente y desayunando ricos pastelitos con miel y un cafecito muy cargado, al estilo árabe.

Las acusaciones en su contra están en entredicho; se especula que quizá los accionistas japoneses se sentían desplazados por Ghosn (no beneficiaba sus intereses) y le metieron un cuatro fiscal para meterlo bajo arresto domiciliario.
Ciertamente, hace años Ghosn compró (como Renault) un paquete accionario controlador, aprovechando que Nissan andaba al borde la quiebra y al parecer los nipones no se la perdonan.


En Líbano fue recibido (sin preocuparse por atravesar aduanas e inmigración) como un héroe, puesto que Ghosn nació en Brasil, hijo de padres libaneses, y es una figura muy admirada en ese país por sus logros empresariales. Incluso ya fue recibido (foto abajo) por el presidente de ese país. 

Lebanon Ghosn  
Hace meses, en Japón, Ghosn había sido forzado a depositar una fianza de cerca de 20 millones de dólares, que por supuesto va a perder.
Pero a cambio se duda muchísimo que el Líbano atienda las solicitudes de extradición que seguramente extenderá la autoridad japonesa.
Al consultar abogados libaneses sobre la posibilidad de una extradición, más bien les gana la risa.

Ghosn anunció que hará declaraciones a la prensa “ahora sí, en entera libertad”.