La Ciencia dice “no es posible” a los 650hp que prometía el Corvette Z51 para 2020

¿Te gusta la investigación técnica? Aquí tienes un regalo para pensar.

vette 650 no

Según evidenciaron nuestros colegas de Motor Trend, los medios cometemos errores.
Nosotros mismos metemos la pata a cada rato, cómo no.

Pero a veces, son varias las personas que cometen los errores en cadena, lo que complica el asunto.

Y ese parece ser el caso de un artículo reciente de la revista Motor Trend en su reprtaje sobre el Chevrolet Corvette Z51 (de preproducción para salir como modelo 2020) dijo que trae “558 caballos de fuerza y ​​515 libras-pie de torque llegando a las ruedas”.

Y vaya, por eso en muchas ocasiones M/V señala claramente que si al dar una cifra hablamos de potencia a las ruedas (o contra el asfalto, según suene más bonito) o simplemente caballos erogados (generalmente medidos en el cigüeñal) y que algunos europeos le llaman “caballos al freno” o BHP.
Típicamente, la potencia que llega al suelo es entre 18 y 20% menos que al cigüeñal.

Porque esto, según la revista, se traduce en un V8 de 6.2 litros con aspiración natural que genera 656 hp y 606 lb-pie de torque en el cigüeñal.
Con esa aseveración se alzaron muchas cejas en la industria y en sus analistas, considerando que esas cifras publicadas son mucho más que los datos certificados por la SAE que sumaron 495 hp y 470 lb-pie de torque.
Aparentemente, al operador del dinamómetro se le fue el avión al mirar la aguja. Y luego a Motor Trend se le fue otro al tomar dichos números a su valor nominal.

El caso es que muchos colegas se pusieron a investigar los datos y sin siquiera saber qué pasó en realidad, sabemos que los números del dinamómetro no pueden ser válidos por dos razones:
primero, los resultados  de la prueba de la muy respetable revista gringa proporcionaron el desempeño a esperar de los 495 hp y 470 lb-ft de torque que certifica SAE del motor;
y segundo, porque obtener 650 hp y 600 lb-ft de este V-8 de 6.2 litros es mecánicamente imposible, dijeron los que se dieron a la tarea de comprobar esos dichos.
Veamos cómo: los resultados de las pruebas de Motor Trend dieron un 0-60 millas por hora en 2.8 segundos y el cuarto de milla en 11.1 segundos a 123 mph.
Estos datos son casi idénticos a los resultados de Road y Track que publicó 2.8 segundos y 11.1 segundos a 121 mph.

Ese desempeño de 0-60 mph es, sin duda, espectacular: es casi un segundo más rápido que el Stingray anterior, que tenía una relación potencia/peso similar a la del nuevo C8.
El empuje adicional del nuevo automóvil proviene de dos cosas: engranaje y agarre. La segunda velocidad en la nueva transmisión automática de doble embrague de ocho velocidades del Corvette 2020 es solo un poco más larga que la primera en el viejo manual de siete velocidades.
Y la masa adicional sobre las ruedas traseras (por la ubicación del motor) le da al C8 la capacidad de apoyarse y mandar más fácilmente su fuerza brutal contra el suelo.

2020-chevrolet-corvette-stingray


El “sprint” de 2.8 segundos del C8 a 60 mph o 0.9 segundos más rápido que el de su predecesor, fue suficiente para desencadenar este escepticismo, así que usando “marcianos” como el nuestro, mas no el nuestro porque nos los robaron, nuestros colegas descubrieron el acto fallido al pasar los resultados creando una gráfica  del dinamómetro y las demás métricas conocidas para calcular la aceleración teórica y los números de velocidad máxima. 

Y no dan. O sea, la teoría del operador del dinamómetro que llegó desvelado a trabajar, y del analista de MT que también, se les fue el avión. Y conste que este aeroplano, el Z51 2020 en efecto promete mucho, pero no tanto. Hay dos competidores por ahí (nos reservaremos los nombres pero los expertos saben cuáles son) que se lo ponen manotas.

Si quieres más detalles, tendrías que conocer lo que es la presión promedio efectiva al freno (BEMP, que es el primer ingrediente para calcular el BHP) y hacer tus propias tablas incorporando las relaciones de cada engrane, diámetro efectivo del hule, etc.  y creemos que ya es entrar en excesiva ciencia para un público que fundamentalmente quiere saber si jala más o jala menos.
No una clase de Física Cuántica.