Dodge Charger SRT Hellcat ensanchado ¡Es un escándalo!

Literal y propositivamente, el coche ancho más ancho es también el bronco más bronco.

2020-dodge-charger_100719436_l

La tarjeta de presentación de Dodge Charger SRT Hellcat siempre ha sido su absurda capacidad de 707 caballos de fuerza (la relación tecnología/potencia de esta combinación le da una ​​escandalosa presencia, pero carece desesperadamente de tracción.

Hay una solución para eso: llantotas.
Llega entonces al Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020, que a la manera de las llantotas Duraglas que les ponían a los GTS y Barracudas de hace décadas, los convierte en acuaplanos.

Porque unas llantotas no sirven más que para eso: dejar más hule en el piso mientras arrancan patinando al lucir un generoso torque. Pero son un problema con piso mojado o incluso cuando van ligeros y el apoyo específico por cm2 se reduce demasiado y el “agarre” se disipa.

Por si nunca se te ha ocurrido, al medir la presión del peso del auto contra el piso  (aun estático, si bien rodando se puede agravar) se reduce no proporcionalmente, y de 25 kilos por cm2 puede bajar a apenas 8 si multiplicas la pisada del parche de contacto apenas en un 15%.
A tomar en cuenta, si haces tus cuentas tal y como aprendiste en la escuela secundaria.    

De todas maneras, Dodge le puso al anchísimo  Charger Widebody unas 305/35ZR20 Pirelli P Zero en cada esquina, así como una suspensión reajustada con resortes más delgados, le añadió una aerodinámica mejorada y, por no dejar, le puso algunos nuevos detalles de diseño para hacer que el auto que define el “exceso americano” sea aún más excesivo por dondequiera que lo mires o lo uses.
¿Resulta útil sobre el asfalto, todo eso?

2020-dodge-charger_100719476_h

Pues las cifras alcanzadas en diversas pruebas demuestran, en resumen, que las llantas más anchas del Hellcat y haciendo uso de la suspensión reajustada (en realidad, suavizada para que brinque menos) en realidad sí ayudan a que este demonio heredero de las glorias de los R/T domine y/o baje la potencia que efectivamente llega al piso y logra mantenerse estable a alta velocidad, siempre y cuando el piso sea rugoso y seco.

También se agarra mejor en las curvas, con un fenomenal 0.96 g de CGV o curveo.

Pero no te confíes demasiado, esas cifras de caballaje no son deleznables y si abusas, te pueden dar una coz que te dejará hospitalizado porque, como sea, este bruto feroz no es sofisticado, sino más bien salvaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s