A Prueba: Suzuki Ignis GLX “La nave del Espacio”

El  Ignis es una bien planeada apuesta de Suzuki para participar en el mercado de los crossover de tamaño pequeño, a nivel global. Con un exterior bien logrado y un diseño francamente versátil y funcional, el Ignis recupera el nombre que la marca no había usado en años. Pero bien pudo haberlo llamarlo “Space X” .

Suzuki-Ignis--1024-68

El Ignis representa a la perfección el ADN Suzuki, pero con un estilo renovado y actualizado, que desprende sencillez, robustez y versatilidad.
La más obvia característica es su altura, pues se eleva hasta los 180 cm sobre el suelo.

Suzuki-Ignis--1024-6c

Si analizamos más a fondo, el Ignis comienza a atraernos con una distintiva cara frontal que integra faros LED y unas líneas fuertes en la parrilla delantera. Es un diseño simple que al mismo tiempo presenta una expresión familiar y amable. Combina detalles de diseño del Cervo (que no se vende aquí) y del Swift, con otros elementos distintivos de los SUV de Suzuki como se aprecia desde las salpicaderas y el cofre.

31f6e18b898f4ac3658668f31a1a4397452601b4.png

Pero es la silueta misma la que lo hace único, sobre todo con su enorme estatura de 1.80 m, casi tan alto como nuestro gigantón Herr Editor, que cupo aun poniéndolo en todas las plazas (que son 4) y hasta doblándolo o estirándolo a lo largo de sus 1.90 m.

Suzuki-Ignis--1024-7a

Jeje, nos divertimos haciéndole todo eso al jefe (¡agáchese, jefe! y él obedecía, jeje) en aras de hacer una prueba bien hecha como él mismo nos ha enseñado (Jeje).

Y es que, de plano, la principal virtud de este auto de pequeñas dimensiones es la sorpresa interior, con un espacio inesperado y una amplitud que desde afuera no se puede creer.

Suzuki-Ignis--1024-69

Por ejemplo, se ha reducido al máximo el cuadro de instrumentos para aumentar al máximo el espacio disponible para los ocupantes. Rodillas, codos, cabeza, pies enormes, todo cabe y queda cómodo y sobrado (¿verdad, Herr Editor?, jejeje)
Además, la altura del asiento y del vehículo en sí, proporciona una excelente visibilidad.

En cuanto al cuadro de mandos, se ha logrado un efecto futurista de la cabina con formas redondeadas y la utilización de materiales o apariencias como de titanio, otorgando también una sensación de mayor calidad al interior. Particularmente adelante pues atrás -en comparación- se siente algo austero pero igual de amplio, sin dejar de recalcar que está pensando para dos ocupantes a lo ancho.
Tres ya no caben, excepto para recorridos cortos.

Otra característica es la gran capacidad de espacio para el equipaje de 267 dm cúbicos, aun con el asiento trasero hasta atrás. Porque los asientos posteriores pueden deslizarse hacia delante o plegar los respaldos para lograr una todavía mayor capacidad de carga.

El sistema de infoentretenimiento, integrado en el panel, incluye una pantalla táctil intuitiva en la que se puede interactuar con el teléfono móvil. Si se conecta un teléfono inteligente a través de Bluetooth o cable USB, se pueden utilizar las aplicaciones de teléfonos inteligentes compatibles a través de la pantalla del vehículo. Sin embargo, nos costó trabajo aprenderlo, porque algunas funciones son confusas, como la de apagar el radio directamente sin tener que cambiar de pantalla.

5e86435da2b13b1a3fd8effe1f506dc2324e6a72

En lo que respecta a seguridad, el Suzuki Ignis tiene, aparte de las protecciones de ley, un original bastidor muy robusto que incluye un “atajamulas” (así lo bautizamos nosotros) que es como una barda en las puntas de los largueros, para detener intrusiones en choques frontales, vengan a nivel bajo o más alto.

No olvidemos que es un auto ligero (apenas 800 kilos) así que todas las ayudas estructurales son fundamentales.

bastidor

El Suzuki Ignis utiliza un divertido y bien dispuesto motor 1.2 de 82 hp con valvulado de paso variable (VVT) que favorece una gran eficiencia de combustible. Además, como está construido con un gran porcentaje de acero de alta resistencia ligero y fuerte, y el peso del vehículo es menor, se mueve con vivacidad haciendo uso juicioso de la caja de 5 cambios. Eso sí, una vez que uno entiende el idioma del clutch que tiene el suyo propio y además medio voluble, porque cada vez que lo sacábamos parecía tener el punto de corte a diferente altura del pedal.
¡Ya lo malacostumbraste!, nos decíamos uno a otro al cambiarlo de manos, o más bien de pies.

f9e22db281991d3bacdcbf25dee83535aca7a383

Hay en opción con caja CVT que, aunque a muchos no les gusta, nosotros pensamos que con su millón de cambios es fantástica siempre y cuando el motor al que esté acoplado le sepa dar suficiente potencia o torque en cada rango de rpm. O sea, la limitante de una caja CVT no es la transmisión, sino el que no la sepa usar.

O sea, en ambos casos, manual o automático, este simpático Ignis se sale con la suya y nos da lecciones. Pero es tan grato (aunque los resortes resultan algo brincones pese a la generosa distancia entre ejes) cómodo y frugal que sí, lo queremos en nuestra cochera.

 

                                                                                                                 Staff

 

@Suzuki_Mex

 

 

Anuncios