El Mustang serie 001 y el cliente 001 se reúnen tras 55 años

En 1964, Ford mandó a un distribuidor en Canadá un lote de autos. Entre ellos iba el Mustang número de serie 001, un convertible blanco que fue el primeritito en fabricarse.

1ermustang

Este tenía la función de atraer público, no de venderse, pero un despistado vendedor, Harry Phillips, se lo vendió a un piloto llamado Stanley Tucker. El coche de todos modos cumplió su función porque Tucker, buena onda, accedió a que el coche se quedara unas semanas en exhibición.

Mucho más tarde, se descubrió el error y la matriz lo pidió de regreso y todos casi se desmayan cuando supieron que se lo había llevado Tucker. Lo localizaron y vieron que por suerte no le había metido muchas millas, pues como andaba siempre volando por todo el mundo para Canadian Pacific, casi nunca estaba en casa ni lo usaba.

Para convencerlo de regresarlo, FoMoCo le ofreció uno nuevo sin rodar además de la lana que había pagado.
Desde entonces, el 001 está en el Museo Ford de Dearborn tal y como lo vemos en la foto y donde Motor y Volante lo pasa a visitar cada vez que va a Detroit.
Hasta le hacemos “pat, pat”  en el marco del parabrisas porque el cuidador ya nos conoce.

Pero hete aquí que tanto Phillips como Tucker, ya viejitos y sin mucha lana, de repente expresaron el deseo de volverlo a ver, así que sus amigos y parientes (ya sabes cómo son de solidarios los canadienses)  formaron un comité llamado “Harry y Stanley, vayan con Henry” para reunir fondos y mandarlos a saludar a su héroe involuntario.

Y así fue y se acaban de reunir de nuevo.

Lo que no sabemos es si también le hicieron “pat, pat” en el parabrisas.
Ojalá.

 

@FordMX

Anuncios