FCA suspende ensamble del Fiat 500

Afectan bajas ventas en EU al fabricante italoamericano y suspende el ensamble de dos modelos en planta de Toluca

2019-Fiat-500-Ubrbana-Edition-exterior-shot-with-white-paint-color-parked-at-a-broken-down-pier-with-a-city-skyline-of-skyscrapers-in-the-background_o

Fiat Chrysler Automobiles detendrá la producción de sus modelos con puerta trasera Fiat 500 y 500e eléctricos en América del Norte, la última medida del fabricante para frenar la exposición a un mercado automovilístico decreciente en Estados Unidos.

A medida que la producción de ambos modelos finalice en una planta en Toluca, México, el inventario restante se venderá el próximo año, dijo la compañía en un comunicado.

Las ventas de la marca Fiat cayeron 38 por ciento en el primer semestre de 2019 y las entregas del modelo 500 bajaron 25 por ciento, a mil 692 unidades. Las ventas del 500 disminuyeron a más de la mitad el año pasado a sólo 5 mil 370.

En 2014 las ventas de todos los automóviles de la marca Fiat en Estados Unidos alcanzaron un máximo de 46 mil unidades, y han ido en caída libre desde entonces.

El año pasado disminuyeron un 41 por ciento, a sólo 15 mil 521 vehículos, el nivel más bajo desde la reintroducción de la marca en el mercado estadounidense tras 30 años de ausencia en el país.

El fabricante italoamericano de automóviles no precisó qué vehículos pueden reemplazarlos en su planta ubicada en la capital del Estado de México.

Fiat Chrysler continuará las ventas en Estados Unidos del crossover 500X, una versión un poco más grande; la camioneta 500L y el convertible 124 Spider.

Sin embargo, la decisión de retirar el modelo principal 500 finaliza un experimento de ocho años y vuelve a centrar a la compañía en sus vehículos más rentables y más grandes, como los todoterreno Jeep y las camionetas Ram.

Fiat regresó al mercado estadounidense en 2011, apostando a que el elegante auto italiano podría competir con el Mini Cooper del Reino Unido al tiempo que cumplía una promesa al Gobierno de Obama de ayudar a vender a los estadounidenses autos pequeños de menor consumo de combustible.

A pesar de una campaña de marketing de alto perfil, el modelo 500 no alcanzó el pronóstico inicial para las ventas de 50 mil vehículos al año en Estados Unidos.

“Pensamos que íbamos a aparecer y sólo por el hecho de que a la gente le gusta el helado y la pasta, lo comprarían”, dijo el exdirector ejecutivo Sergio Marchionne, quien reconoció los pasos en falso del marketing en la iniciativa en el Salón del Automóvil de Detroit en 2012.

La caída de los precios de la gasolina y la historia de amor de los conductores estadounidenses con los grandes vehículos utilitarios deportivos frustraron los esfuerzos de Fiat por ganar terreno.

Fuente: Bloomberg