¡Grrr! China vs. USA y comienzan por los coches, por supuesto

¿Y si comenzamos a exportar a China en vez?
Además, les podríamos rentar una playa en Tijuana, por si quieren poner una base naval militar justo en las barbas del Tío Sam

La decisión de China de imponer un arancel de 25 por ciento a los vehículos de Estados Unidos vuelve a colocar al sector del automóvil en el centro de la creciente guerra comercial entre los dos países.
Las autoridades de Beijing anunciaron ayer 75 mil millones de dólares en aranceles a productos estadounidenses, incluido un gravamen de 25 por ciento a los vehículos importados desde EU y que entrará en vigor el 15 de diciembre.

Además, las importaciones de componentes estadounidenses para la fabricación de vehículos recibirán un arancel de 5 por ciento. La tasa a los automóviles ya había sido anunciada en la ronda inicial de represalias que China adoptó contra EU, pero suspendió la medida en abril de este año de cara a las negociaciones comerciales bilaterales.

No obstante, tras el anuncio del Presidente Donald Trump de que su país impondrá 300 mil millones de dólares en aranceles a China en los próximos meses, Beijing decidió recuperar el arancel de 25 por ciento a los automóviles estadounidenses importados.
Los aranceles se dan en un contexto en el que las ventas de automóviles en el gigante asiático ya registran una baja en los últimos meses a causa de la ralentización de su economía, lo cual ya ha empezado a afectar las cuentas de los fabricantes estadounidenses.
Para General Motors (GM), por ejemplo, su principal mercado es China, incluso por arriba de EU. Si bien, desde hace tiempo la mayoría de su producción la realiza en el país asiático, ellos, al igual que Volvo, ya sufren las consecuencias de la imposición por parte de Washington de aranceles de 25 por ciento a los todoterreno SUV que producen en sus plantas chinas.

nuevo

En cuanto a Ford y Tesla, éstos se podrían ver sumamente afectados, pues son los dos principales exportadores de vehículos al mercado chino. En estos momentos, Tesla, que está trabajando en abrir su primera planta de montaje en Shanghai, produce todos sus vehículos en su planta californiana de Freemont.
Ford, que en 2018 vendió 752 mil vehículos y que es el mayor exportador de vehículos fabricados en Estados Unidos a China, solicitó a ambos países que negocien para evitar las barreras comerciales.
“Es esencial que estas dos importantes economías trabajen de forma conjunta para avanzar un comercio equilibrado y justo”, urgió la automotriz en un comunicado.
Los otros dos fabricantes que más se verán afectados por los aranceles son las marcas alemanas Mercedes-Benz y BMW, que destinan gran parte de los vehículos que producen en Estados Unidos a China.

2

De hecho, los dos fabricantes alemanes producen en EU varios de los vehículos más vendidos en el gigante asiático, como los BMW X4y X5 o los Mercedes-Benz GLE y GLS.

Tras el anuncio de Beijing, los valores de General Motors, el Grupo Ford, Fiat Chrysler y Tesla perdían ayer entre 2 y 4 por ciento en las Bolsas, aunque hay que recordar que existe un salvavidas para Ford y BMW, al ya contar estas marcas con plantas muy versatiles en México, desde donde bien podrían hacer sus envíos al gigante amarillo, en vez de al muñeco color zanahoria.

Uno nunca sabe, pero tal vez si Trump sigue imponiendo barreras para que les exportemos autos, podamos suplirlas mandándolos a China.

Y de paso, les podríamos rentar a los chinos un enorme terrenito costero, justo abajo de Tijuana, para que, como amigos, les permitamos poner una base naval militar bajo las meras barbas del Tío Sam.

con información de EFE

Anuncios