Oye Ford… ¿y por qué a los (inchis) chinos sí?

La nueva pareja Taurus/Mondeo -uno ya y el otro  pronto totalmente renovado- se mantiene tan campante en el gigante amarillo.

nuevo

Lo triste es que, en México, los consumidores siempre siguen las tendencias y modas gringas. Hasta los europeos por más que se resisten, también se están volcando a favor de las camionetotas (llámalas SUV’s, CUV’s o como se te dé la gana).

En vez de darle su lugar al tipo de vehículo más seguro, más hermoso, más equilibrado y más divertido, ¡el sedán!

taurus

Desde luego, algunos reprocharán las malas experiencias del Taurus aquí, hace 20 años. Olvidan, quizá, que ese coche padeció por culpa de los DIPUTADOS MEXICANOS, no de su concepción técnica.

El decreto que absuramente prohibió los V8 esos años forzó al óvalo azul a “recortar” su infalible motor “Windsor” de 5.0 litros, rebánandole dos cilindros a quedar en 3.8 con 6 en V.
Resultó un motor muy inestable, que era solo emergente (“stop-gap”) pero que tuvo que cargar su cruz  mientras el óvalo azul desarrollaba  sustitutos.

v6

Ese Taurus estaba “discapacitado” por culpa de una ley, mientras que el que había (y sigue habiendo) en EEUU se colocaba como uno de los autos más vendidos de la historia. Y este es el que sigue vendiendo en China.

Y no respinguen los adoradores de los coupés, porque al meter éstos a la pista, si no les añaden barras de tensión (entre poste y poste de la suspensión, casi siempre), se tuercen tanto en cada viraje que pierden contra idénticos modelos pero de cuatro puertas.
¿La culpa de ese errático comportamiento?

hueco

Nomás compara el claro que deja una sola puerta por costado, contra la retícula estructural al tener dos más chicas de cada lado y con un tirante en medio. 
Sin contar el peso muerto de dos puertotas mero donde no debería haberlo.

¡Arriba el sedán, jijos del máiz!