Nueva normativa europea obliga a los coches eléctricos a emitir sonidos para advertir de su cercanía y prevenir accidentes

Cuando Motor y Volante probó en Lake Tahoe el primer EV-1 de GM hace muchos años, notó y propuso eso mismo.  Y se los pusieron, pero el experimento terminó con ese modelo experimental que se distribuyó por tres años entre 1,000 usuarios californianos.

b

Ahora, en Europa se convierte en obligación. El pasado 1 de julio entró en vigor una nueva normativa de la Unión Europea que obliga a los coches eléctricos e híbridos a emitir ruido cuando circulen a baja velocidad. El objetivo es que estos vehículos, más silenciosos que los de combustión, adviertan de su presencia a los peatones en general en las ciudades y, concretamente, a las personas invidentes, que se guían en muchos casos por el sonido para cruzar.

a

La normativa en concreto afecta desde ya a los vehículos eléctricos puros e híbridos de nueva homologación en la UE, esto es, a nuevos modelos que lleguen a partir de ahora. Pero en 2021 todos los vehículos de estas características comercializados en el territorio comunitario deberán llevar este nuevo sistema también.

c

El sistema de aviso acústico (AVAS por su siglas en inglés) es algo que los fabricantes ya llevaban bastantes años teniendo en cuenta y valorando, aunque no todos los modelos contaban con él. Según especifica la normativa europea, ese sonido de alerta deberá activarse ahora desde el arranque hasta los 20 kilómetros por hora, y también cuando el vehículo circule marcha atrás. Por encima de esa velocidad se valora que el rozamiento de las ruedas ya produce un sonido audible. El sistema ya estaba incorporado en muchos coches eléctricos, no así en los híbridos, también afectados

¿Y con qué volumen sonarán? Bruselas estipula que su nivel de ruido debe ir de los 56 decibelios (el ruido que genera una conversación a voz viva) a los 75 (que es el nivel estándar estimado para los motores térmicos). Además, se especifica que este sonido deberá ir adaptándose en función de la velocidad del vehículo y sea reconocible o emule en cierto modo el de un motor de combustión. Es decir, que haga más ruido conforme más deprisa vaya y viceversa. También se especifica que, con respecto a los híbridos, este sistema AVAS podrá estar desconectado cuando el vehículo funcione bajo combustión.

Para buena parte de los conductores de eléctricos, la entrada en vigor del requisito no es una novedad. Los modelos más vendidos en Europa en los últimos años como el Renault Zoe o el Nissan Leaf ya contaban con estos sistemas, e incluso permitían cambiar de tipo de sonido. Aunque daban la opción de desactivarlo para que no funcionara, algo que la nueva norma prohíbe. Los autos Tesla (y otros) ya a la venta allá tendrán que adoptar el sistema.

 

Anuncios