FIAT – RENAULT: la cadena de acontecimientos que dio lugar a la posible fusión entre ambas

ppk

Tal y como ayer difundimos tras un análisis propio, prestigiadas publicaciones mundiales llegaron a conclusiones similares acerca de por qué y para qué estos dos gigantes contemplan fusionarse. Dos nombres poco conocidos (Jean-Dominique Senard y John Elkann) son ahora los que tienen la batura en las manos.

marchionne
Marchionne
ghosn
Ghosn
elkann
Elkann
Jean-Dominique_Senard
Senard

Lo primero en ocurrir en la cadena de acontecimientos, fue el fallecimiento de Sergio Marchionne en Suiza, de una enfermedad que no se dio a conocer. Era una figura poderosa y magnética, así como un negociador agresivo con el que nadie quería sentarse a la misma mesa.

Pero Marchionne no dejaba de ser un empleado de los herederos de la familia Agnelli, la más rica de Italia. Por lo mismo, en 2004 Marchionne aceptó incorporar como “segundo de a bordo” a John Elkann Agnelli, hijo de la hermana del propietario de FIAT, así como de Magneti Marelli (de gran importancia para esta fusión, ya veremos enseguida) bancos y otros.
Este sobrino fue nombrado vicepresidente a los 28 años de edad y aprendió cómo manejar a FIAT -y luego a FCA- pero jamás mostró interés en el ramo. Vive en Nueva York, donde nació, y habla buen italiano y lo que quiere es invertir en tecnología, no en coches.

park

En octubre, Elkann y Mike Manley, su CEO nombrado en sustitución de Marchionne, le vendieron Magneti Marelli a Calsonic Kansei, con sede en Japón, propiedad de KKR, en 6,2 mil millones de euros (casi siete mil millones de dólares), un precio más alto del que todos creían. Esto le dio al grupo mucho dinero fresco, no tanto para usarlo sino para convertirse en un socio más atractivo.
Al mismo tiempo, en Renault nombran a Senard como sustituto del entrampado Carlos Ghosn, cuya figura prepotente hartó a sus socios japoneses (tanto la empresa como el gobierno) quienes supuestamente buscaron la manera de deshacerse de su presencia. Y lo lograron.

Pero Marchionne y Ghosn ya habían platicado informalmente de las ventajas de unirse, si bien el carácter fuerte de cada uno los mantenía suspicaces y distantes.

pk.jpg

Elkann, con la lana en la mano (la de los magnetos) se da cuenta de la oportunidad y le propone al nuevo CEO francés lo que ya todos sabemos. Acceso a sus respectivos campos de influencia, que son complementarios y un ahorro al hacer desarrollos conjuntos con economías de escala.

Ambas empresas (y todas las automotrices en realidad) tendrán que reinventarse en cuando mucho un lustro más, pues en 5 años la demanda de coches eléctricos y autónomos superará sus capacidades actuales. Un problema, sin embargo, persiste: ¿qué postura tomarán los socios japoneses?
Ya hasta el Wall Street Journal opina hoy -igual que ayer nosotros- que esta fusión franco-italiana es un arma de dos filos para los orientales y es posible que dedidan separarse, pero esto último es, al menos todavía, una mera especulación