Peugeot anda de cacería. ¿Jaguar-Land Rover en la mira?

El fabricante de automóviles francés PSA Group causó gran revuelo cuando adquirió Opel y Vauxhall de General Motors hace dos años, y es posible que la compañía aún no haya terminado. Un nuevo informe no-oficial afirma que PSA Group está interesado en adquirir Jaguar-Land Rover.

2020-land-rover-range-rover-evoque_100696238_l

Tata, de India, posee actualmente las acciones de JLR y se cree que la compañía está insatisfecha con su reciente desempeño financiero, informó el jueves The Guardian. El informe de The Guardian dijo que los altos ejecutivos de PSA y JLR han estado revisando un “documento de integración posterior a la venta” que detalla los beneficios potenciales de una venta.
Pero Tata emitió un comunicado en el que negaba cualquier idea de vender las marcas de lujo británicas.

Sin embargo, eso no descarta el anhelo potencial de PSA para JLR. En su propia declaración, PSA dijo que está “abierta a todas las oportunidades”, específicamente aquellas que crean un valor “a largo plazo” para el fabricante de automóviles.
La declaración agregó que el fabricante de automóviles francés no tiene prisa por ningún tipo de adquisición en este momento.

No está claro qué puede ver PSA en una posible adquisición de JLR, aunque podría darle a la compañía un punto de apoyo en el mercado de automóviles de lujo. PSA actualmente opera Peugeot, Citroën, Opel y Vauxhall. DS sirve como su marca de lujo, aunque marcas más consolidadas como Jaguar y Land Rover le podrían ser útiles especialmente Land Rover ya que el segmento de SUV continúa en auge. Cualquier adquisición por parte de un fabricante de automóviles más grande (aunque Tata es enorme, pero muy disperso) también ayudaría a JLR a disponer de recursos para tecnologías futuras.

Un analista europeo dudó de la compra de JLR por parte de PSA y dijo que es más probable que el fabricante de automóviles esté esperando una fusión más innovadora, como con Fiat Chrysler Automobiles. Algunos chismes a principios de año indicaron que ambos fabricantes estaban “abiertos” a una alianza, y potencialmente a una fusión francoitaliana total.

Un indudable beneficio para PSA sería una red de distribuidores en EE. UU. que FCA ya tiene gracias a la casi desaparecida Chrysler. La compañía francesa ha anunciado “intenciones” de regresar a los EE. UU., pero necesitará una estructura para vender autos en ese mercado.

Anuncios