Ford Modelo T ¿Qué tanto conoces de este auto genial?

Reconocido en todo el mundo y fabricado más por año que ningún otro (era tan genial que no necesitó cambios entre 1908 y 1927) el Ford Modelo T sigue siendo uno de los autos más importantes jamás fabricados.
Gracias a técnicas de fabricación eficientes, incluida la producción en línea de ensamble, el Modelo T se vendía a la mitad del precio que sus principales rivales.

ford-model-t (2)

En consecuencia, considerado como el automóvil que abrió el automóvil al mundo entero, Ford ya alcanzaba un impresionante 48% del mercado mundial de automóviles en 1914.

ford-model-t

Cuando se lanzó, el Modelo T con sus 20 caballos de fuerza, fue considerado como un automóvil potente, cuyo desempeño sorprendía aún más que el novedoso uso de acero liviano de vanadio.

Estos factores, combinados con la reputación de aguantar cualquier abuso, llevaron a Henry Ford a informar con tristeza que 15 millones de modelos T ya eran suficientes a mayo de 1927. Si analizamos que muy pocos podían comprarse coche entonces, comprenderemos que 15 millones reflejan un éxito infinitamente superior al de 21 millones del escarabajo tras 50 años de producción.
El T fueron 15 millones de unidades en apenas 19.
Y además, Henry Ford tuvo la decencia de reconocer que ya podía y era hora de hacer coches más avanzados, no como VW que insistía e insistía vendiendo su anacrónica cucaracha en países pobres y/o a mentes desinformadas, como ocurrió vergonzosamente en México.

ford-model-t (1)Noventa años después de que este último auto saliera a la calle, se estima que unos 60,000 Ford Model Ts aún sobreviven hoy. Increíblemente, 50,000 de estos ¡están en condiciones de circular! No es por nada, pero si miramos las calles de nuestro país, donde el VW sedán dejó de fabricarse hace no tanto, ya casi no se ven rodando.

Para apreciar verdaderamente un Modelo T se requiere entender la simplicidad mecánica y adoptar una forma de conducir ya anticuada, eso sí.

ford-model-t (4).jpg

Un Ford Modelo T típico producía (¡y sigue produciendo, de ahí lo extraordinario!) alrededor de 20 hp  con su sólido motor de cuatro cilindros en línea, (le decían de cabeza en  “L”). Con un torque cuatro veces más alto  (83 lb-ft) se trepa donde sea y se puede esperar una velocidad máxima de 70 km/h. Ah, y el gastazo  de unos 8 km por litro. Este auto, en breve, se merece un monumento o por lo menos un aplauso y de pie.

¡Clap, clap, clap, clap, clap!

 

@FordMX