Los autos Mazda son los que menos chocan: Reporte Estadístico desde Lloyd’s of London.

Las estadísticas no mienten.
Durante un reciente congreso en Londres de las compañías reaseguradoras, se informó que estadísticamente, los autos de marca Mazda son los que porcentualmente sufren menos accidentes (número de accidentes contra número de vehiculos asegurados rodando).

lloydslondon.jpg

El Reaseguro es una faceta poco conocida del manejo de riesgos.
Las compañías de seguros (las comunes y corrientes)  pocas veces conservan para su propio riesgo la totalidad de los bienes.
Los agrupan por ramo (o caso por caso si son riesgos complicados o muy costosos) y ceden -“reaseguran”- el mayor porcentaje.
Solo conservan, como promedio, un 2 o 3% del valor, quedándose ese mismo % de la prima y del riesgo; el resto se “pulveriza” entre decenas o cientos de participantes a través de Lloyd’s y/o usando una red global de reaseguro.

Estos contratos (o facultativos como se les llama a los casos dificiles) agrupan a los miles y miles de autos (o casas, empresas, aviones, edificios o personas) y el paquete se reparte a través de un entramado mundial que agrupa a grandes financieros. O apostadores financieros, si hablamos con claridad, ya que eso es lo que hacen y así es como surgió el mundo asegurador, apostando estadísticamente a que el barco no se hundirá, el avión no se caerá o el edificio no se incendiará.

O igualmente, que el señor 1,543,655 de los 49,728,544 asegurados por la compañía X será el único que se morirá este año y las primas de todos los demás lo compensarán y hasta dejarán una buena ganancia.

Un ejemplo, del terremoto de Septiembre 19 en México, los daños fueron pagados por compañias reaseguradoras en Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Australia, Rusia, Finlandia, Argentina, Islandia, Escocia, Italia, Egipto, etc, cada una de las cuales solo erogó un monto manejable que de otra forma las hubiera quebrado.

2

Todo comenzó en 1630 en un café en los muelles londinenses donde se reunían los “armadores” (shipbuilders o dueños de los barcos) con los “embarcadores” (shippers o quienes querían mandar sus mercancías a ultramar).

Ahi, aparte del “flete” se podía acordar una extraprima de riesgo (póliza) por la que se recuperaría su valor si algo malo sucedía.  Entre todos los shipbuilders formaban un fodo para desastres.
Andrew Lloyd, el dueño del café, firmaba como testigo del acuerdo.
Y lo sigue haciendo, ahora como el mercado de seguros más grande del mundo.
Todavía hoy en su enorme bóveda suena una campana (recuperada de un naufragio) con un solo tañido (“Good News!”) cuando un embarque importante ha arribado a su destino.
Y dos tañidos (“Bad News!”) cuando un petrolero se ha hundido o ha ocurrido un temblor en México, por ejemplo.

Y ha sido justo en ese foro donde se acaba de anunciar que la mejor marca para EVITAR ACCIDENTES es Mazda.

Taaang! Good News!

mazda-3-sedan-vlp-versiones-i-grand-touring

 

@MazdaOficial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s