Colega Invitado: 65 años de VW en México ¿Hay algo para celebrar?

En estos días Volkswagen de México celebra el 65° aniversario de haber llegado por primera vez al país, en aquella exposición llevada a cabo en Ciudad Universitaria llamada “Alemania y su Industria”, de la que ya mucho hemos hablado; sin embargo, existe un pero.

vw

Este “pero” es la ceguera de la marca a comprender las necesidades y cambios del mercado mexicano, así como su incapacidad para responder en tiempo y forma a un púbico cada vez más ávido de novedades. Es como si hubiera un muro psicológico que separara a la planta de Puebla del resto del mundo, algo que veo muy parecido a lo que pasa con el Partido Revolucionario Institucional de este país, que lejos de entender que el pueblo mexicano no los quiere más en escena, celebran su 90 aniversario como si nada hubiera pasado y sintiéndose muy seguros que son todavía amados y queridos por las mayorías en el país.
Exactamente igual está Volkswagen de México, que no ha hecho más que perder posiciones de venta desde 1997, cuando salió a la venta el Chevy Pop, que le arrebató al Volkswagen Sedán el primer lugar de ventas en este país. La respuesta de Puebla llegaría seis años más tarde, con el Pointer City que, sin embargo, fue incapaz de recuperar las posiciones de ventas arrebatadas por General Motors y por Nissan, mientras en Puebla se respiraba un aire de negación y hasta de fanfarronería, confiando la gente de marketing en que la ingeniería alemana de la marca lo haría todo para seguir teniendo al público mexicano cautivado.
Han pasado muchos años desde entonces y Volkswagen ha sobrevivido todavía a la oleada de modelos y marcas japonesas. Mazda y Toyota, además de Honda, han sido marcas que han atraído legiones de clientes gracias al trato que reciben en sus agencias, y aunque no han ofrecido tradicionalmente modelos tan eficientes ni con la misma calidad, los clientes se han convencido que han comprado mejores coches. ¿Volkswagen ha hecho algo para mejorar la atención de sus áreas de venta y posventa? Particularmente no he percibido nada al respecto.
Volkswagen todavía tuvo un segundo aire bajo el mando de Ferdinand Piëch, nieto del Ing. Dr. Ferdinand Porsche, quien demostró un gran amor por la marca al dotar a los vehículos de niveles de tecnología y calidad nunca antes vistos, con aspiraciones a entrar a segmentos premium.

bora

Los autos fabricados entre la tercera y quinta generación son prueba de ello, además del lanzamiento de topes de gama formidables como Touareg y Phaeton.
Sin embargo, en la segunda mitad de la primera década de este siglo, ya bajo el mando de Martin Winterkorn, se introduce una política de reducción de costos, que desgraciadamente se mantiene hasta la actualidad. Esto sumado a la actitud de arrogancia del personal de Puebla, han perjudicado muy gravemente a la marca. Por un lado, los niveles de calidad bajaron al piso, siendo esto muy palpable en el Jetta de sexta generación presentado en 2010 como modelo 2011, un modelo muy inferior al Jetta de quinta generación (Bora en México) al que reemplazaba. Esta política ha detenido la oportunidad de actualizar las mecánicas, manteniendo en prácticamente toda la gama vendida en nuestro país con motorizaciones anticuadas y obsoletas, dejando el camino libre para que las marcas de la competencia ofrezcan opciones muy superiores por el mismo precio y en ocasiones, menor.

g7

Hubo un respiro en 2014 y 2015 con la presentación del Golf 7, un coche multipremiado a nivel global que, sin embargo, conforme ha pasado el tiempo, se le han adoptado acabados y materiales de cada vez menor calidad, aumentando su percepción entre el público mexicano como el de un coche excesivamente caro para lo que ofrece.
Todavía, hace un año, Volkswagen tuvo una gran oportunidad con el Jetta 7, que sin embargo, tiró tristemente a la basura, ya que sus ingenieros, me imagino que sujetos a “hay que hacerlo lo más barato posible”, se limitaron a actualizar a éste, su modelo más importante en América del Norte, a los niveles de 2011-2012 poniéndole al fin, la plataforma MQB. Sin embargo, vuelve a decepcionar al ser un coche excesivamente torpe y grande, y al ponerle nuevamente la misma suspensión que introdujo el Corsar en 1984 y para colmo, los precios que le ponen son tan altos, que lo hacen quedar totalmente fuera de mecado respecto a su competencia. ¿El resultado? Volkswagen le entregó en bandeja de plata a Kia Motors, el primer lugar de ventas de autos medianos, demostrándonos así que ya casi nadie tiene ahora un Jetta en la cabeza.

vw

Hoy nos presenta un Beetle Final Edition, una versión que ni siquiera fue pensada para el mercado mexicano, ya que se hizo para Estados Unidos, sin embargo, Volkswagen nos vuelve a tratar como mierda al ponerle el megaobsoleto motor 5 cil. 2.5 L que debió haber quedado atrás hace 10 años por ineficiente, mientras que para nuestro vecino del norte sí le pone el 1.4 TSI, que sin ya ser sobresaliente, es todavía competitivo en el mercado actual.
El día de hoy, la gama Volkswagen para México está llena de modelos víctimas de esta terrible política de reducción de costos que en lugar de beneficiar a la marca, la han perjudicado enormemente, junto con su tradicional arrogancia, con la errónea desaparición del Gol Sedán del mercado mexicano, así como del Golf Trendline.
El Polo es un modelo obsoleto que se trae de la India para vendérnoslo a precios infladísimos, con sólo dos bolsas de aire y ABS, a un precio al día de hoy de $215,065.00 cuando te puedes ir a la SEAT de junto y te puedes comprar un Ibiza Reference $241,401.00 ($26,000.00 de diferencia) que es de la generación actual (una generación por delante del Polo), con 6 bolsas de aire, ABS y ESP, que a pesar de tener casi el mismo motor 1.6 L (5 cf más para el modelo español), el SEAT es infinitamente superior, a pesar de que en el grupo el ranking de SEAT es menor que el de Volkswagen.

VWVIRTUS15

Tenemos el Vento como auto de batalla cuando podríamos tener el Virtus que existe en otros países del mundo, coche una generación arriba, además que puede equipar amenidades tales como el “Digital Cockpit” que los pseudoconocedores de autos tanto parecen idolatrar.
El Golf, por su parte, con todo, sigue siendo de los mejores autos de la gama, pero ya carga con su sentencia de muerte, que al igual que el Beetle, será este mismo año. Lo que sabemos es que el nuevo Golf 8 ya no será hecho en México, por lo que su futuro en nuestro mercado es incierto, aunque podré adivinar que el Golf GTI y tal vez, el Golf R podrían continuar como modelos importados desde Alemania.
Tiguan, a pesar de la nefasta política de reducción de costos y de altísimos precios al público ha hecho un papel decente, sin embargo, lo podría hacer aún mejor si en Puebla quisieran.
Jetta. Tal parece que en Puebla están empeñados en acabar con él. Ya no vende como antes y ahora, gracias a él, #DonMexicanito ahora tiene un Kia Forte en la cabeza. Me parece vergonzoso que Volkswagen se haya dejado arrebatar el primer lugar de ventas en autos medianos por una marca que escasamente lleva tres años en el mercado.

En cuanto al Passat, está por llegar una renovación que seguramente se venderá como cambio generacional, pero es sólo un profundo restyling del actual. Se seguirá trayendo de los Estados Unidos, lo cual es una pésima noticia, aunque ya no se ofrecerá con el nefasto motor de 5 cilindros, a menos que en Puebla decidan ofrecérnoslo todavía. Este auto se está volviendo igualmente obsoleto respecto a su competencia, por lo que un Chevrolet Malibu es más recomendable, y lo más vergonzoso del asunto, es que para Europa, Sudamérica y la mayor parte de Asia se acaba de renovar el Passat 8 que, ya presenta tecnologías que le permitirán un manejo semiautónomo además del Digital Cockpit, elementos a los que el Passat NMS que nos ofrecen, ni de broma podrá traer.

download (1)

Teramont es otro producto que, al igual que Jetta y Passat NMS, ni de broma se venderá en Alemania. Es una SUV grande, competidora que Ford Explorer, que ya nació obsoleta, ya que la Ford será renovada por completo este año con una nueva generación. ¿Realmente tendrá chance de hacerse de un lugar en México? Yo de verdad tengo mis reservas.
La decisión de descontinuar Touareg de la oferta mexicana no considero que haya sido afortunada, ya que, aunque nunca fue un producto de volumen, se encargaba de darle prestigio a la marca. Productos que prometían como el up!, no alcanzaron a cuajar en el mercado porque en ningún lado del mundo ha sido un coche accesible a comparación de la competencia.
Para colmo, el Volkswagen-Gate tampoco ayudó a mejorar la imagen cada vez más deteriorada de la marca. Pero en Puebla creen que todo está muy bien. El futuro tampoco se ve muy prometedor: se va a introducir Tharu, un producto diseñado en China que también será fabricado en Argentina, cuando podrían hacer uso de Tiguan versión corta, T-Roc o T-Cross (que aunque dicen que llegará este año de Brasil, creo que se esperará todavía dos o tres años más para traerla de la India, ya que ya no quieren importar autos de ningún otro país), o de los nuevos Polo y Virtus. Otro producto que se va a fabricar en Puebla va a ser SEAT Ateca
¿Y Volkswagen? Perdiendo cada vez más y más clientes y lugares de ventas y evitando enfrentar estos gravísimos problemas.

                                                                                        Alfredo Acevedo A