Anuncios

Los dos Ford GT ¿cuál te gusta más?

El Ford GT, presentado por 1a vez en 1966 y ganador de las 24 Horas de LeMans (se quedó con todo el podio, ¡con los 3 primeros lugares!) o su hermano Mustang GT ¡que sí puedes tener!

2018-ford-gt

De hecho, Ford revivió el GT en 2004 y de nuevo lo hizo en 2016.
Nomás por presumir… ¿y qué?

El original era puramente para pista (ya sabemos que algunos locos como Steve McQueen lo sacaban a la calle) y el actual es un poquito mas civilizado… aunque no deja de ser básicamente una “tina” de fibra de carbono, pero una tina voladora que le rompe el hocico a lo que le pongas enfrente.

El Mustang, por su parte, nació con pretensiones más modestas pero se convirtió en uno de los autos más populares y más deseados del planeta, pues acercó la deportividad a cualquiera que pueda pagar apenas un poco más que por un coche de los de siempre.

2018-ford-gt_

El GT trae una maquinota (no tan grande en realidad, pero quema las llantas de manera que huelen a hule quemado a tres millas de distancia) de 3.5 litros de desplazamiento, que genera 647 caballos y 550 libras/pie con los que se catapulta a a 100 km/h en un pelo MENOS de TRES SEGUNDOS -que Porsche presume en sus top-of-the-line, pero un pelo ENCIMA de los 3 seg, fracciones que en ese rango hacen toda la diferencia en el estómago del piloto.
Y de quienes lo estén mirando.

El GT llega hasta los 350 km/h en menos que canta un gallo (El Mustang GT, con su V8 de 5 litros tampoco hace malos quesos, pero bueno, cuesta MENOS que la décima parte). Incluso, cuando le pisas y el coche se da cuenta de que está en una pista, solito se “agacha” 5 cm, haciendo un rarísimo sonido de “¡pppffft!” y presto, ya está listo para dejar unos 4 o 5 kilos de hule sobre el asfalto.

A la hora de detenerlo, el GT tampoco se hace esperar. El pedal de freno queda casi a la altura de las rodillas pero apenas haces como que lo tocas y los discos de cerámica de carbono ya te pararon en seco.

GT

Eso sí, no es cómodo; para eso está el Mustang GT, que tampoco es una sala, pero te acoge mucho más sabroso.
Y no empieces con albures. Y por dentro parece una ferretería, con todos los fierros asomados y nada de aislamiento de ruidos. Si tienes casco, ponle más algodón antes de subirte y darle vuelta a la ignición.
Y persígnate.

O la otra opción, mejor cómprate un Mustang GT y disfruta como niño en feria.

@FordMX

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: