Anuncios

A PRUEBA: TOYOTA C-HR

6.png

¡Avísenle a los Supersónicos que ya llegó su camioneta!

4.png

Uno luego luego se da cuenta de que ahí viene una Toyota C-HR, por su diseño futurista. En realidad, es una extrapolación de lo que es una camioneta, pero casi casi diseñada y fabricada para deleite de los Supersónicos, aquella simpática serie de la televisión.

Y sí, los diseñadores de la marca —que casi siempre se van por el camino fácil— esta vez emprendieron la ruta de la exploración. Y dado que su apariencia ayuda, uno se los imagina aventurándose hasta Marte en ella.

2.png

El toldo parece que flota, aunque la pendiente hacia el final trasero es el de un fastback en sus buenos tiempos. Un diseño así tiene un precio, claro, y los pasajeros detrás tienen que medio doblar el cuello. Y otro, que la visión hacia atrás es limitada, por lo que se sugiere la instalación de una cámara de reversa porque si no, no se ve nada.

El efecto futurista, siguiendo con la mirada su contorno, nos jala hacia la ausencia de manijas detrás, ocultas en los bordes. De lado, destacan los abultamientos bordeando las ruedas y ofrece líneas de carácter un poco complicadas. Pero es que a los japoneses, siempre atorados en un tapón de tráfico, les gusta curiosear el coche del vecino.

8.png

Sorprende que hayan tenido cuidado de no romper la aerodinámica ni con los espejos laterales, que se contemplan con desahogos para el paso del aire. Por delante, medio asusta al verla venir con sus extraños diseños de faros y parrilla, mientras que las luces traseras son más convencionales. Sin duda, tendrá sus amantes y sus enemigos, los diseños atrevidos siempre provocan división de opiniones. Nosotros le damos palomita, por innovadora, particularmente por la marca que representa.

5.png

El motor que le instalaron no pretende romper récords, pero tampoco es exiguo con 148 caballos y casi la misma cifra (142) de torque. El desplazamiento es ya casi estándar, de dos litros con cuatro válvulas en cada uno de los cuatro cilindros.

No pinta llantas al despegar, pero ya casi ninguno de los autos en el mercado lo hace gracias al control de tracción disponible. Usa una caja de relación variable (CVT) que acá en Motor y Volante no nos desagrada, solo que muchas veces viene aparejada a motores no muy brillantes. Uno puede, para entretenerse, “simular” que escoge un engrane, pero es solo eso, un simulacro.

Hablando de entretenerse, el tablero es genial, con planos horizontales que dan ganas de meterse entre ellos a explorar. La pantalla ahí está, como en casi todos ya, y no vale la pena detenernos a detallarla, pero el sistema de conexión se limita a solo bluetooth.

 

Se maneja de manera convencional para un esquema de suspensión y dirección como el que trae, pero no se siente torpe en ningún momento. No le dedicamos más espacio al desempeño porque no hay mucho qué decir. Pero estamos seguros de que quienes la adquieran lo harán por sus ”looks” más que por su movilidad.

 

      Ficha técnica

 

Motor 4 cilindros 2.0 litros

Potencia 148 hp

Torque 142 lb-pie

Transmisión Automática tipo CVT que transmite la fuerza a las ruedas delanteras.

Precio anunciado $374,900

 

@ToyotaMex

Anuncios